Capítulo 1: Remember when...

116 11 0

Me desperté de golpe, aún con la sensación de la cálida piel de Priya contra mis labios. Levanté la cabeza y abrí mis ojos, parpadeando varias veces para enfocar bien, descubriendo que aún era noche cerrada. Suspiré, estaba empapada, no solo yo, sino también mi ropa interior y mis sábanas... Nunca antes había tenido un sueño húmedo y creía que eso era competencia exclusiva masculina, quizá mi cuerpo había llegado ya a su límite y necesitaba desahogarse con eso...

Fui al baño para lavarme la cara helada y, viendo que no recuperaba la serenidad, decidí darme una ducha helada para aclarar mis pensamientos y calmar a mi corazón. Era inevitable no pensar en todo lo que acababa de ocurrir en mi mente cada vez que mis dedos rozaban alguna zona que hubiera sido tocada por sus pieles suaves y candentes.

«¡Maldición, Sucrette! ¡¿Cómo vas a poder mirar a Chani mañana a los ojos?! ¿Qué vas a hacer si te cruzas con Priya?» pensé para mí misma, en un intento de eliminar aquellos pensamientos subidos de tono de mi mente.

Salí de la ducha y me metí de nuevo en la cama, cuyas sábanas estaban medio húmedas todavía... Era una pervertida con todas las de la ley.

La noche pasó más rápido de loque me hubiera gustado, parecía que solo había cerrado mis ojos un momento y, por suerte o por desgracia, no volví a soñar. Los rayos cálidos del sol me despertaron, incidiendo en mis ojos. Decidí permanecer así por unos minutos, la sensación de mi piel siendo calentada por el sol era algo satisfactorio.

Salí de la cama y fui al cuarto de baño, pisando el suelo de madera con mis pies descalzos. Me miré al espejo, intentando encontrar una respuesta a la noche alocada de mi sueño húmedo, consiguiendo solo que todos los recuerdos que compartía con Priya regresaran a mi mente.

FLASHBACK

«¿Es cosa mía o aquella figura femenina que se ve en la distancia es Priya? ¡Deja de soñar, Sucrette, sería demasiada casualidad!» pensé para mí la noche en la que nos reunimos en el Snake Bar.

Mis sospechas resultaron ser certeras... lo sabía, no había nada que se resistiera a mis sentidos si se trataba de mi antigua compañera de instituto.

Cuando se acercó a nosotros, me quedé muda y no supe muy bien qué decir. Mi mente solo podía pensar en lo preciosa que se veía y lo bien que le habían sentado esos años de universidad. Su cabello castaño oscuro y sedoso llegaba hasta sus glúteos, seguía llevando su bindi rojo y sus tatuajes de henna se mantenían, aunque eran más complejos y sensuales, según mi punto de vista.

Vestía una blusa verde agua sin mangas y con adornos dorados, sus senos podían adivinarse bastante bien y su figura cuidada y tonificada podía ser contemplada a la perfección gracias a ella y a los pantalones de tiro alto entallados... Su cuerpo había terminado de desarrollarse y se había convertido en toda una diosa de la sensualidad que me hacía imposible apartar mi mirada de ella o ignorar el latido frenético de mi corazón.

«¿Por qué me ocurre esto? Solo es mi amiga, ¿no? Además, ambas somos chicas...»

Me saludó como si el tiempo no hubiera pasado y estuvimos charlando, poniéndonos al día. Ella y yo comenzamos con unas cervezas, mientras que Alex y Rosa disfrutaban de unos mojitos. Descubrí que estaba estudiando Derecho y que ella también vivía en la residencia universitaria.

Justo cuando iba a invitar a otra ronda, ella se interpuso con su carisma solar y ese magnetismo hechizante, dedicándome una mirada intensa con una sonrisa traviesa que ordenaba que corría a su cuenta. Solo pude tragar saliva ante aquella vista sublime y ella me dedicó una mirada divertida y un guiño burlón.

[Fanfic CDMU] [Priya] Enséñame a amarRead this story for FREE!