Capítulo 10

55.3K 3.3K 1.1K

Escuché a mi madre dirigirse hacia la puerta, así que no me preocupé mayormente hasta que escuché una voz desgraciadamente familiar... Oh no.

No puede ser.

Atravesé corriendo el pasillo hasta llegar a la escalera donde confirmé mis horribles sospechas, ¡¿cómo se atreven?!

— Buenas tardes señora, ¿está Ana? Somos sus vecinos, queríamos saber si le gustaría pasar la tarde con nosotros —habló el rey ojiazul de los imbéciles con un dulce y educado tono que, sinceramente, no engañaba a nadie.

Me mantuve oculta escaleras arriba, escuchando la conversación sin poder ver mucho más que la espalda de mi madre.

— Hola chicos. —contestó mi madre visiblemente sorprendida y encantada. Juraría que está sonriendo. ¿Cómo se ha dejado engañar?— Estoy segura de que estará encantada de salir con vosotros, lleva todo el día encerrada en casa.

Y una mierda.

— Eso esperamos. —contestó Nash en el mismo tono y seguramente una de sus estúpidas sonrisas.

— ¡Ana! ¡Tus amigos han venido a verte!

Respiré hondo para no perder los papeles delante de mi madre y bajé las escaleras hasta situarme junto a mi madre donde todos me miraban expectantes. Junto con Nash venía El Clan Imbécil al completo, incluyendo a Matt y Shawn que me pedían perdón con la mirada.

— No son mis amigos. Y no tengo ganas de salir, tengo que deshacer las maletas.

Nash levantó una ceja divertido, sí, desgraciadamente él me había visto deshaciéndola. Imbécil.

— Vamos, no pierdas la oportunidad de salir y pasarlo bien con ellos. —me reprochó.— Además, son muy guapos. —me codeó cómplice y me guiñó un ojo descaradamente.

Sentí mis mejillas sonrojarse a la par que abría mis ojos horrorizada ante la carcajada grupal contenida.

Dios mío, tierra trágame.

— ¡Mamá! —me tapé la cara con las manos y bufé para segundos más tarde destaparla.— Tampoco son para tanto. —contesté con desdén y ellos se cruzaron de brazos mirándome divertidos— Me vuelvo a mi cuarto. —me giré para irme cuando una mano agarró mi brazo impidiéndome la huida.

Vaya, casi me libro.

— No tan rápido. Ponte las zapatillas, peinate el nido de pájaro que llevas por pelo, coge tu móvil y vete con ellos a pasar un buen rato.

Nash dejo escapar una risa ante mi mirada ofendida y yo le fulminé con la mirada.

— ¿Os importa que cene con vosotros? Esta noche vamos a salir y así no se queda sola —prosiguió mi madre hundiéndome el día.

Esto tiene que ser una jodida broma.

— ¡Mamá! No pienso...

— Por supuesto. —me cortó.— Será un placer, nosotras la cuidamos.

¿Perdón?

— Genial. —mi madre sonrió complice.— Sube a prepararte, no les hagas esperar más. —me empujó mi madre de vuelta a mi cuarto.

Esto es un complot con el enemigo pero en toda regla.

— Pero...

— No hay pero.

— ¡Mamá!

— ¡He dicho que no hay pero!

Bufé y subí a mi cuarto mientras mi madre invitaba a pasar a los chicos, me calcé mis New Balance, me recogí el pelo en una coleta, cogí el móvil y bajé deprisa. Tampoco es cuestión de dejar a El Clan Imbécil y mi madre sociabilizando.

El Clan Imbécil |Magcon Boys| EDITANDO¡Lee esta historia GRATIS!