Nathan & Shelly

3.7K 305 3

Después de estar un rato mirando la televisión, estoy agotada y no son más que las seis de la tarde, oigo como llaman a la puerta principal pero no le hago caso ya irá mi madre, me desvisto y me meto en la ducha.

Después de una relajada ducha salgo envuelta con una toalla, en mi cama encuentro a Nathan apoyado en el cabezal con su consola jugando absorto en uno de sus videojuegos y a Shelly en mi escritorio con mi portátil, no les digo nada mientras saco ropa de mi armario y entro al baño y salgo después de vestirme con unos shorts y una camiseta sencilla.

—¿Puedo saber por qué tu madre me ha ofrecido sopa, me ha deseado que me mejore, me ha dicho que no debería salir si estoy resfriado y que porque pasamos tanto tiempo juntos? —Me mira Nathan arqueando las cejas.

—Pues porque se supone que acabo de llegar de tu casa y que he estado allí todo el día, además de que le he tenido que decir que estabas resfriado. — Respondo con indiferencia mientras cojo la crema corporal y me aplico un poco en las manos para luego pasármelo por las piernas.

—¿Algún día nos dirás dónde vas realmente? —Pregunta Shelly levantando la vista de la pantalla del portátil.

Sonrío y niego con la cabeza.

—Venga, somos tus mejores amigos. —Se calla unos segundos. —Bueno al menos yo. —Añade rápidamente Shelly.

Me río y Nathan le dedica una mirada asesina mientras mi mejor amiga le saca la lengua.

—Algún día os lo diré. —Me encojo de hombros queriendo quitarle importancia.

—Llevas diciendo eso desde hace ocho años. —Se queja Nathan dejando su consola encima de la cama.

—¿Bueno habéis vendido para algo importante? —Pregunto sentándome en la cama cerca de Nathan, Shelly acerca la silla y pone los pies encima del lecho.

—Bueno pensaba que venir a ver a nuestra desaparecida amiga, sería buena idea. —Comenta Nathan indignado.

—Yo también os echaba de menos, solo que estoy agotada. —Le digo poniendo un puchero para que no se tome a mal mi comentario anterior.

—Claro que lo estas, has estado fuera desde temprano, haciendo vete a saber que, con a saber quién. —Se ríe Shelly mientras me dedica una mirada picara. La miro entrecerrando los ojos.

—Que mal pensada que eres. —Me río también.

—Nathan tiene la teoría de que te ves con un tío. —Me río aún más fuerte.

—¿Qué? — Cuestiona Nathan ofendido. —Es mejor que su teoría, ella piensa que te fugas al bosque. — Cuando dice eso me pongo nerviosa pero no lo demuestro, me rio también como si fuera el mayor chiste que me han contado.

—Vaya tonterías, pero creo que la teoría de Shelly es más convincente porque no hay ningún tío. — Añado riéndome, Shelly también se lo toma a broma y también se ríe, burlándose de Nathan. Nathan nos mira ofendido

— Bueno vale, pero es que se nos acaban las teorías... —Se queja y esta vez Shelly lo apoya.

Pongo los ojos en blanco antes de procesar a cambiar de tema: — ¿Qué pensáis del nuevo sustituto del señor Welly? — Sé que Shelly le encanta el nuevo sustituto, por lo que hablar de esto es mucho más seguro.

— Bueno es guapo, guapísimo. —Dice ella emocionada y en mi opinión exagerando mucho. Nathan y yo nos dedicamos una mirada y nos reímos, ella no entiende porqué y coge una almohada y nos pega con ella, eso hace que nos riamos más.

OASIS¡Lee esta historia GRATIS!