No es mi hija

2.4K 183 2

A la nena le pongo un gorro de tejido blanco con una flor  al frente, se ve hermosa con accesorios en la cabeza, tiene unos ojos verdes que no sé de donde los sacó, nosotras todas somos cabello oscuro, piel morena y ojos oscuros.

Tomo el cochecito y salimos a la calle, las vecinas se desbordan cuando ven pasar a la princesa, tengo vecinas muy buenas, todas le hablan a Marylú con pucheros y hablan aniñadas, yo me río y  sigo mi destino. Llegamos al supermercado hay mucha gente, que extraño aquí siempre está vacío, algo estarán regalando, tomo una canasta y al entrar veo un grupo de señoras pidiendo autógrafo a alguien que por el tumulto de gente no logro divisar quien es, deberían pedirme a mí también, soy escritora, ¿sabían? casi les grito con desdén,  no saben lo feliz que me harían, sueño despierta, pero claro no prestan atención a los autores de los libros de cuentos que sus hijos leen, me imagino que debe ser alguna modelo que de vez en cuando aparecen en el supermercado para armar revuelo, pobre no la dejan respirar. Talvez la próxima vez me ponga un rótulo en mi frente que diga "pídame un autógrafo" creo que alucino mucho.

 Voy tomando pañales, cremita de bebé, pan y veo al acosado por las señores ¡por Dios! si es un bombonazo de esos de telenovelas, con traje, parece un muñequito de esos que van encima del pastel. Mmm... Como pa'chuparse los dedos.

Paso de largo no creo que una acosadora más le haga gracia, bueno en mi caso sería una acosadora y media- miro a mi sobrina dormida- sigo con mis compras estoy leyendo la información de los colados para bebés cuando un aroma a perfume caro me penetra los sentidos, está de espaldas a mí, es éles el bombonazo.... pero no lo acosaré, que va, ese pobre debe estar obstinado. Aunque me deje babeando por él. …uyy Dios de los pervertidos apiádate de mi alma...

-Vaya ¿usted también quiere un autógrafo?- dice serio, pero le diviso una media sonrisa en los labios ¡que labios!

-¿Qué? no...¡Yo no...!- me descubrió mirándolo de arriba abajo ¡qué vergüenza!

- Sólo dime dónde te firmo- dice arrogante y con una ceja levantada. ¡Es un cretino arrogante!

-Pero, que arrogante ¡no quiero nada suyo para mí es un simple mortal, no sé ni cómo se llama, ni quién es!- me mira intrigado con la cabeza de medio lado, en eso Marylú despierta llorando, él se queda congelado frente a nosotras, yo saco a la bebé para que se tranquilice y veo que ella está viendo al frente sin llorar, veo al frente y ahí está el bombonazo con una espléndida sonrisa a la pequeña, vaya también Marylú quedó prendada del arrogante. Vaya que las mujeres somos masoquistas.

-Que preciosa bebé- dice en tono tierno. A mi aún no se me pasa su arrogancia.

-Gracias, se llama Marylú- le digo mientras acaricio el vestido de la bebé sin mirarlo, cuando lo miro esta hipnotizado con la bebé, ya me dio miedo y me dispongo a caminar. Tanto loco que anda suelto,  secuestradores etc. etc. etc...

-Hasta luego- dice y  me clava la mirada de arriba a abajo, tiene una mirada verde intensa. Yo quito la mirada es demasiado intensa.

-Adiós -digo nerviosa y doy la vuelta.

-Estas segura que no quieres el autógrafo, luego te arrepentirás- dice sonriente y alzando la voz.

- Buff- bufo y le hago señas con mi mano que paso por esa oferta, que engreído que es, me parece haberlo visto, pero no sé dónde, ni quiero saber, yo para eso de artistas soy fatal.

Cuando termino de comprar voy a las cajas y me doy cuenta que he dejado tirado el cochecito de la bebé en alguna parte del gran supermercado, miro a mi alrededor como buscando ayuda y de repente.

Marylú¡Lee esta historia GRATIS!