Capítulo 10: Llegada a las costas de Jade.

51 4 2

 Lena miraba el horizonte al imponente mar delante de ella, se preguntaba si Nevra estaría bien, si la odiaría por haberse ido, pero no había tenido de otra, no iba a ser la concubina de Anker, primero se suicidaría antes de eso, no volvería a ser la esclava de nadie, jamás. Vicu observaba a Lena con preocupación, desde que se habían ido notaba a la chica muy decaída y era natural, se había encontrado con su captor de nuevo y además ahora el príncipe la buscaría por cielo, mar y tierra, no era algo sencillo de llevar.

- Lena...- llamo Vicu y la chica de ojos verdes le miro- sé que estas muy conmocionada por el encuentro con Anker, pero todo estará bien, nos esconderemos en las costas de Jade, nadie nos ha encontrado ahí en años, jamás te hallara te lo aseguro-

- No es cuestión de que no me encuentre, sino de que haremos para vivir, Vicu- dijo Lena- no podemos estar escondidos para siempre, necesitaremos comida, oro y salir-

- Pensaremos en algo, Lena, regresaremos a la andadas, viajando, robando-

- ¡No!- exclamo la chica- no podemos volver a robar, perdíamos a mucha gente así-

- Tampoco puedes seguir bailando en las ciudades, te reconocerían- recalco Vicu.

- Se me ocurrirá algo, me teñiré el cabello, me pondré una peluca, algo, pero robar no, Vicu- comento la castaña seria.

- Lo hablaremos con Eric, Lena, pero lo resolveremos te lo aseguro- dijo Vicu.

- Está bien- murmuro Lena.

Nevra estaba tomando demasiado, desde que Lena se había ido no era el mismo, tenía una tristeza enorme instalada en su pecho que no parecía irse y su único consuelo era beber hasta hartarse, era la única manera en la que podía dormir. Los demás se daban cuenta que algo le sucedía, era muy obvio, Ezarel había hablado con él, diciéndole que tenía que ponerse serio y dejar sus penas amorosas que no eran más que tonterías, pero él no entendía lo que sentía. Valkyon vio al vampiro de lejos y decidió sentarse a su lado, alguien tenía que platicar con él y no regañarlo ni reprocharlo, como Miko y el elfo, alguien que pudiera darle algo de consuelo, tal vez él no era la mejor opción, pero le dolía ver al chico así.

- Nevra- llamo el moreno y el chico se giró, mirándole.

- ¿Valkyon?- dijo Nevra- ¿vienes a molestarme, también?-

- Nada de eso, se perfectamente que te tiene así y quiero que sepas que estoy aquí para escucharte- dijo el chico serio- no voy a juzgarte-

- Valkyon...- pronuncio Nevra conmovido- nadie me entiende, ni siquiera yo me entiendo, me siento tan extraño... me duele el pecho y me siento tan triste, lo único que hago es pensar en ella...-

- En Lena, ¿verdad?- menciono el albino.

- ¿Cómo lo sabes?- cuestiono el chico.

- Te pusiste así desde que se fue, es obvio que ella sería la causa de tus penas, aunque creo que soy el único que lo ha notado- respondió Valkyon.

- Yo... no creí que me pasaría esto, nunca pensé que me pudiera gustar alguien así... creí que era curiosidad, pero no... cuando pensé que le había pasado algo yo... me iba a volver loco, Valkyon- explico el vampiro.

- Nevra, eso se llama amor y es totalmente normal, lo único malo aquí es que sea ella de quien estés enamorado- dijo el moreno.

- Yo nunca había experimentado algo así- comento el pelinegro.

- Lo sé, te conozco, siempre has sido un mujeriego de lo peor- dijo Valkyon riendo.

- ¿Gracias?- dijo Nevra con sarcasmo.

- Es la verdad, pero tienes que reponerte a esto, Lena se fue y no volverá-

- ¡Lo sé! ¡Carajo!- exclamo el vampiro, dando un golpe con el tarro de cerveza en la barra- estoy totalmente consiente de que se fue, pero me queda el remordimiento de que no pude decirle lo que sentía-

- Fue mejor que no lo supiera- menciono Valkyon.

- ¿Por qué?- pregunto el chico.

- Nevra... Lena es muy buena chica, pero es una humana ¿Qué crees que le harían tus fans si supieran que estás enamorado de ella?- cuestiono el chico con seriedad.

- Yo...- hablo el chico sin saber que decir.

- Le harían daño e incluso la matarían Nevra, y tú no podrías estar siempre al pendiente de ella, Lena es buena defendiéndose, pero al final es frágil comparada con nosotros- le interrumpió Valkyon.

- Pero... yo podría protegerla- menciono el vampiro.

- Nevra... te contare una historia, sabes que yo soy hijo de una humana y un faery ¿verdad?- dijo Valkyon- mi madre era una humana y mi padre estaba totalmente enamorado de ella, fueron felices un tiempo, pero un día los faerys del lugar se confabularon para deshacerse de mi madre, tenían la idea de que ella causaba mala suerte y que debía morir. Fueron hasta mi casa y comenzaron a incendiarla, para cuando mi padre llego era tarde, solo alcanzo a sacarme de las llamas y tuvimos que huir. ¿Quieres ese destino para Lena?-

- No...- comento el chico impactado.

- Es lo que terminaría pasando, Nevra, aquí aún tienen mucho odio por su especie, solo fue admitida un tiempo por órdenes de Miko- le dijo Valkyon.

- Lo sé, tienes razón- dijo Nevra.

- Además Nevra, nada te garantizaba que si te confesabas ella te aceptara- menciono Valkyon- te hubiera dolido más su rechazo-

- Quizás, pero tal vez hubiera sido más fácil sobrellevarlo si me hubiera rechazado- menciono el vampiro.

- Nevra, si ahorita estas así, te hubieras puesto peor, te conozco- dijo Valkyon- pero ahora necesitas salir de esto, tienes que volver a ser el mismo, no te digo que te olvides de ella, sólo que regreses a hacerte cargo de tu guardia-

- Tienes razón Valkyon y lo hare, gracias por escucharme- dijo Nevra- solo por hoy déjame ahogarme en mis penas, mañana estaré mejor, te lo juro-

- Confió en tu palabra, así que te acompañare en esta noche de copas- menciono el moreno.

- Gracias, salud- dijo el chico alzando el tarro, Valkyon hizo lo mismo y chocaron los objetos, bebiendo su contenido. Mientras tanto en otro lugar, un barco surcaba el océano en la noche, Lena se levantó de la hamaca donde descansaba, no podía dormir, subió a cubierta y se recargo en el barandal, mirando las estrellas. La chica comenzó a llorar, no podía soportarlo, estaba tan triste desde que había dejado Eel, sabía quién era la causa y eso era lo peor. Vicu noto la ausencia de la chica y subió a buscarla.

- ¿Lena?- llamo la chica de cabello marrón.

- ¡Vicu!- exclamo la castaña, limpiándose los ojos- ¿Qué haces aquí?-

- Lo mismo podría preguntarte- respondió Vicu- Lo he notado desde que zarpamos, has estado muy extraña-

- ¿Yo? Para nada Vicu, solo necesitaba tomar aire fresco-

- A mí no me engañas, has estado sumamente decaída desde hace unos días y se porque- dijo Vicu seria- Es por ese chico, Nevra-

Lena le miro totalmente sorprendida, cómo se había dado cuenta, creía que lo había escondido bien, pero para su amiga ella era transparente, no podía callárselo más.

- Si... es por él- hablo Lena- Sé que está mal, no me lo digas, por favor-

- No está mal, no me agrada esto, pero soy tu amiga y trato de entenderte-

- ¡Yo no sé cómo paso!- exclamo Lena- Nunca planee esto, no quise esto, sólo sucedió y para cuando me di cuenta, quise negarlo, pero cuando nos fuimos de Eel, lo entendí-

- Está bien, Lena, cálmate, no te estoy juzgando- comento Vicu.

- ¡No está bien! ¡Es una tontería! ¿Cómo pude enamorarme de un faery? y lo peor de todo un jefe de guardia, estoy estúpida ¿o qué?- menciono Lena.

- Lena, no es tu culpa- dijo Vicu acercándose- A veces estas cosas pasan y no podemos detener a nuestros sentimientos- añadió, abrazando a Lena, la castaña se aferró a su compañera, llorando, no paraba, se sentía tan mal.

- Vicu... lo extraño tanto... me duele no verlo y es una tontería, porque nunca se fijaría en mí y lo sé... aun así yo... estoy llorando como tonta...- decía la chica entre lágrimas.

- Tranquila, Lena, está bien, sácalo todo- murmuraba Vicu con voz dulce, Lena continuo llorando largo rato, su amiga solo le acariciaba la cabeza tratando de darle consuelo. Cuando al fin Lena paro de llorar, la castaña se alejó, limpiando su rostro con un pañuelo.

- Lo siento, te ensucie la ropa- dijo Lena.

- No importa, la lavare después- comento Vicu- Ahora Lena, ya lloraste, ya dijiste lo que querías, no puedes seguir así, los demás están notando que algo te pasa y no pueden saber la verdadera razón, tienes que sobreponerte a esto y ser la de siempre ¿entendido?-

- Si Vicu, lo sé y gracias por acompañarme, sólo hoy déjame hundirme en mis penas, mañana estaré mejor- dijo Lena.

- Bien, te dejare sola, cumple tu promesa-

- Lo hare- dijo Lena. Vicu bajo a dormir en las hamacas, mientras Lena se quedaba en cubierta mirando el horizonte.

- Creo que nunca podré olvidarte, Nevra... aunque tú y yo nunca pueda ser, tendré que guardarme este amor- murmuro a la nada.

Luego de dos días el barco llego a las costas de Jade, Eric y sus hombres amarraron el barco a un pequeño puerto que estaba habilitado, lo demás humanos que residían en la isla les dieron la bienvenida junto con la tribu kappa. Vicu les había mandado un pergamino avisando que llegarían antes al poblado, pues habían tenido un contratiempo y una emergencia, el líder de los kappas les saludo con una reverencia de cabeza y todos en el barco respondieron el saludo.

- Bienvenidos- saludo un hombre parecido a una tortuga bastante alto, con arrugas, una hoja pequeña en su cabeza con agua, ojos hundidos color amarillo, un pico en el lugar de una nariz, vestido con una túnica larga color canela, con detalles tribales amarillos y azules en las mangas, era el maestro kappa.

- Lamentamos llegar tan de repente, maestro kappa- hablo Eric- Tuvimos algunos problemas-

- Fui informado de todo Eric, lamento mucho lo sucedido en Eel, pero saben que aquí siempre tendrán un refugio seguro y que nadie sabrá que aquí los escondemos-

- Muchas gracias, maestro kappa- comento el rubio con una sonrisa.

- Por ahora es mejor que pasen a comer, deben estar cansados, mi gente y sus amigos les atenderán con alegría, no se preocupen por descargar, no encargaremos de todo- añadió la tortuga con una sonrisa en su arrugado rostro, Eric asintió y la tripulación acompaño a los kappas, pasaron por entre hojas, ramas, tierra y parajes lleno de vegetación hasta llegar a la aldea, la cual era bastante modesta solo con unas chosas de paja y un circulo en el centro que servía como punto de reunión, allí se juntaron todos. El maestro kappa mando pedir la comida que fue entregada a los humanos, esta consistía en unas cuantas hojas y verduras en general, la comida de los kappas no era la favorita de Eric ni de ninguno de los demás, pero por educación se la comieron. Terminando los humanos se retiraron a su campamento ubicado a un lado de la isla, donde ya los esperaban sus compañeros, sin embargo Eric se quedó con el maestro kappa, debían platicar como líderes de sus respectivos grupos.

- Veo que estas alterado, Eric- hablo el maestro kappa.

- Regresar así de rápido, huyendo, no me agrada y tampoco lo sucedido- comento Eric.

- Cuéntame, Eric-

- Estoy muy preocupado, Lena se encontró con el príncipe Anker y ese hombre no va a descansar hasta recuperarla, atraparla de nuevo y no puedo permitir eso, maestro kappa-

- Obviamente el príncipe de Sternia querrá recuperar a su sirvienta que fue robada por ustedes- comento la tortuga.

- Liberada por nosotros, Lena no merecía ser la esclava de nadie- aclaro Eric.

- En eso estoy de acuerdo contigo, pero las leyes de cada región son diferentes- menciono el maestro kappa.

- Lo sé, pero ahora no sé qué haremos, Lena ya no podrá presentar su espectáculo en las ciudades sin que la reconozcan, ¿Cómo ganaremos oro? No quiero que tengamos que regresar a robar-

- Es una cuestión bastante complicada- menciono la tortuga- Pero se puede arreglar-

- ¿Cómo?- pregunto el chico.

- Existen diferentes pociones en Eldarya y hay una que puede hacer cambiar la apariencia física de los faerys cubriendo cualquier rastro- narro el maestro kappa.

- Maestro kappa... ¿usted nos enseñaría a crearla?-

- Por supuesto, no pienso permitir que mis queridos amigos sean atrapados por la guardia, se sus circunstancias y estoy con ustedes, lo saben-

- Se lo agradezco mucho- dijo Eric haciendo una reverencia.

- Sabes que eso no es necesario, los kappas no permitiremos que les suceda algo- comento el patriarca con una sonrisa- Todos los ingredientes que necesitamos se encuentran en la isla, ustedes podrán utilizar la poción las veces necesarias, pero como todo tiene un tiempo límite-

- ¿Cuánto dura?- pregunto el rubio intrigado.

- Solo funciona una vez por día, 24 horas y desaparece- respondió el kappa.

- Está bien, lo entiendo-

- Hare una lista de ingredientes para recolectar, después te mostrare como crearla-

- Muchas gracias, maestro kappa en verdad tiene toda nuestra gratitud-

- Y ustedes la mía Eric, jamás olvidare que recuperaron a nuestros niños del enmascarado, eso es algo que no podré pagarles por lo que me reste de vida- menciono la tortuga- También Eric sobre la manera de ganar oro, sabes de sobra que en esta isla hay ingredientes, vegetales y pociones que solo se encuentran aquí, pueden volverse comerciantes de ello y ganar bastante bien, sin el miedo a ser descubiertos-

- Es una excelente ida, maestro kappa-

- Bueno Eric, ahora que todas tus preocupaciones están solucionadas, ¿ya estas más tranquilo?- pregunto el maestro kappa.

- La verdad si maestro kappa, ya puedo estar más seguro de que no nos atrapen, de que no se lleven a Lena, pero también hay algo más que me tiene inquieto-

- ¿Qué es?- cuestiono.

- Es sobre Lena, ella desde que nos fuimos de Eel ha estado muy decaída, sé que la impresión de volver a ver a Anker podría ser un factor, pero hay algo más, estoy seguro-

- ¿Y qué crees que sea, Eric?- cuestiono el kappa.

- Cuando estuvimos en Eel, Lena hizo un trato con la guardia para presentar un espectáculo a un embajador, por eso tenemos tantas raciones de comida y ropa nueva, pero ahí conoció a un chico, un vampiro llamado Nevra y desde entonces ha estado muy cambiada- narro el rubio.

- Entiendo...- comento el maestro kappa- El amor surgió en la jovencita y ahora no puede olvidarse del vampiro mencionado-

- Eso es lo que temo, Lena es muy sensible y no podría estar con ese chico, ¡es un faery!- exclamo Eric- Además usted sabe lo que yo siento por ella-

- Lo sé, pero así como muchas veces hemos hablado de esto, te diré lo de siempre, debes ser paciente, mi amigo- dijo el maestro kappa- El estar desesperado no te llevara a nada, la señorita Lena un día vera todo lo que haces por ella y entonces tendrás tu oportunidad-

- Gracias maestro kappa, sé que tiene razón, pero no puedo evitar morirme de celos-

- No hay razón para ello Eric, Lena no volverá a ver a ese joven ¿o sí?-

- Es poco probable-

- ¿Lo ves? El tiempo es el mejor aliado y tú tienes todo el del mundo, convives con ella a diario, así que no hay nada que temer-

- Muchas gracias maestro kappa, usted es el único que me hace ser sensato en estos temas-

- De nada Eric, ahora si me disculpa quisiera tomar una siesta-

- Claro, me retiro y le vuelvo a dar las gracias- menciono el chico, salió de la tienda para dirigirse a su campamento, donde su familia le esperaba.

El maestro kappa soltó un suspiro, se sentía un poco mal al darle ánimo a su amigo Eric sobre su enamoramiento con Lena, pero le daba pesar cortar las alas de la ilusión. La tortuga sabía perfectamente que Lena jamás vería a Eric con otros ojos, que como un hermano o amigo fiel, así como también había visto en su futuro un gran amor que era alguien más, un joven que estaba ligado al destino de la chica y cambiaria para siempre la vida de todos.

Eric regreso a su campamento con alegría, en el lugar se veía a toda la gente reunida, algunos acomodaban las provisiones, mientras otros saludaban a la familia y amigos. Vicu y Lena cargaban un costal con cosas para subirlo a las casas en los árboles. El escondite de los humanos consistía en pequeñas chosas en los arboles echas de madera que se cubrían entre los arbustos, para subir había un elevador y un mecanismo en cada esquina, las casas se conectaban por puentes y en la parte del suelo había una fogata en donde se reunían para comer o para algún suceso importante.

- Lena ¿Cómo te sientes?- pregunto Eric al acercarse a la castaña.

- Estoy intranquila, no sé cómo vamos a sobrevivir sin que baile en las ciudades- menciono la chica.

- Eso está resuelto, el líder de los kappas me ha dado muchas ideas para resolver el problema, reuniré a la gente para contarles- comento el chico con una sonrisa.

Eric reunió al grupo contándoles todas las ideas del líder kappa, todos estaban asombrados y felices de que habría una solución a la problemática del dinero y los viajes, incluso Lena quien estaba muy preocupada al principio, pudo respirar tranquila.

- El maestro kappa me enseñara a crear la poción en los próximos días, por ahora solo les pido paciencia y que me ayuden a recoger ingredientes y vegetales para convertirnos en comerciantes ¿les parece bien, mi gente?-

Se escuchó un gran si de júbilo, para que después la gente se dispersara a hacer sus tareas, aún faltaba acomodar las provisiones y ordenar las cosas, para saber de cuánto tiempo dispondrían antes de tener que volver a viajar.

La noche cayo en las costas de Eel, los humanos se reunían para cenar con sus amigos, mientras los niños jugaban a corretearse entre los árboles, se hizo tarde y todos regresaron a sus chosas, excepto Lena quien le informo a Vicu que era su compañera de cuarto que subiría un poco más tarde, quería quedarse un rato en la playa a mirar el mar. La castaña se quedó en la costa contemplando el océano pensando, solo podía recordar a Nevra, en como su último adiós había sido tan rápido, que no había tenido tiempo de decirle sus sentimientos y ahora así de lejos nunca lo volvería a ver. La chica comenzó a llorar sin poder evitarlo, pensar en el vampiro le causaba un pesar en el corazón que no podía controlar.

Lena decidió irse a pasear por los bosques de Jade, era la única manera de tener aunque sea un poco de sueño y también de distraerse para dejar de llorar. Otra vez miraba las estrellas, sentía que de esa manera podía estar cerca de Nevra, al menos él miraba el mismo cielo, eso la consolaba un poco. La chica estaba tan concentrada en sus pensamientos, que no noto que alguien se acercaba, hasta que una voz la sobresalto.

- Veo que sigues paseándote por aquí- dijo la voz del jefe de la tribu kappa.

- Maitre- dijo Lena al verlo, bajando la cabeza.

- Señorita, sabe que eso ya no es necesario, nos conocemos desde hace bastante- dijo el hombre con voz tranquila- Ustedes nos devolvieron a nuestros niños-

- Aun así, usted es el jefe de la tribu y hay que mostrarle respeto- comento Lena.

- Está bien, jovencita- dijo el kappa sonriendo- ¿Por qué sigues paseándote a estas horas?-

- No puedo dormir- respondió la chica.

- Eso veo, ¿alguna razón específica?- pregunto la tortuga.

- Es una tontería- contesto la joven sintiéndose avergonzada.

- Nada que no permita que usted pueda dormir es una tontería, puede contármelo no la juzgare- menciono el kappa.

- Me enamore de un chico- comento Lena.

- Ya veo-

- Pero él es un jefe de guardia y un faery, no podría estar conmigo-

- ¿Cómo se llama?- cuestiono el maestro kappa.

- Nevra... y yo no sé cómo olvidarme de él, tengo que hacerlo, porque no volveré a verle- dijo Lena con voz quebrada.

- Eso no lo sabes querida, además veo que ustedes están destinados a encontrarse de nuevo- menciono el kappa.

- ¿Qué quiere decir con eso? ¿Usted ve el futuro?- pregunto Lena sorprendida.

- No tanto así, sólo presiento que tú tienes destinadas grandes cosas y además tu hilo rojo del destino está unido a ese chico, lo veo en tú meñique- explico el maestro kappa.

- ¿Mi meñique?- dijo Lena confusa, el maestro kappa tomo su mano izquierda, mostrando su dedo.

- Mi meñique también está unido a mi alma gemela, mi esposa- contó él kappa- Por eso sé que tu destino es encontrarte con ese chico, pero también que hay tangentes a otro futuro, tendrás que elegir bien jovencita o traerás un gran dolor a las personas que quieres-

- ¿Por qué me dice esto?- pregunto Lena, confundida.

- Tienes que estar preparada, te esperan decisiones difíciles, pero no olvides seguir a tu corazón, él siempre tendrá la verdad sobre tu razonamiento- comento el maestro kappa con una sonrisa.

- Entonces, ¿Nevra y yo nos volveremos a ver?- cuestiono la chica esperanzada.

- Así es, este lazo destinado es irrompible, aunque el tiempo pase se seguirán encontrando y deberán afrontar obstáculos para poder estar juntos- respondió el maestro kappa.

- No sé si sea verdad lo que dice, pero me gustaría creerlo- comento Lena- Así como me gustaría creer que Nevra puede amarme-

- Eso no puedes saberlo a menos que se lo preguntes a él- menciono el maestro.

- Tengo miedo de la respuesta- dijo Lena.

- Dime algo, jovencita, que es peor ¿la incertidumbre o la verdad?- y diciendo esto último el jefe de los kappas se retiró, desapareciendo por entre unas hojas enormes.

Lena le vio irse, mientras se quedaba pensando en todo lo dicho por el maestro kappa, sabía que la tortuga era muy sabio, no por nada tenía tantos años de vida y quería creer todo lo que decía, pero aun dentro de ella el miedo y la duda sobre los sentimientos de Nevra la carcomían. Lena lanzo una plegaria al cielo, pidió por ver a Nevra y poder decirle que estaba enamorada de él, luego de esto último volvió a su casa en el árbol para recostarse en la cama y dormir.  

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Hi!

Ya subí al fin el capitulo 10 acá, ya pueden seguir el fanfic en esta plataforma, ya pronto vendrán los capítulos sin censura, que sólo se subirán aquí.

Sigan el fic por aquí!!!!

Sangre de gitanaWhere stories live. Discover now