Me encuentro en mi cuarto vistiéndome junto a mi hermana y pensando en todo lo que pasó estos años atrás. ¡Ya tenemos 22 años y seguimos juntos! Hoy iremos a cenar a algún restaurante cercano ya que los chicos quieren hablar.

-¿Estás nerviosa? -pregunta mi hermana riendo.

-Sí, Dani solo me habla para meterme más nervios.- dije negando con la cabeza y dejando mi móvil sobre la cama.

-Yo ya me voy que mi Jesús me espera. -besó mi mejilla sonriendo por última vez a la vez antes de marcharse.

Llevaba puesto un vestido rojo, unos centímetros más arriba de la rodilla pegado al cuerpo.

Picaron al timbre y fui a abrir.

-Estás muy sexy.- dijo besandome.

-También tú.- reí.- ¿Nos vamos?

-Claro.- sonrío. Salimos de mí casa para bajar y montarnos en su coche.

-¿A dónde vamos, mi amor? - pregunté dándole un beso en la mejilla.

-No te lo voy a decir.- río.

Seguí por un tiempo intentando comencerlo cosa que fue en vano.

Rodeó el auto y me extendió la mano para que bajará juntó a él.

Llegamos a un parque y nos sentamos en un banco.

- Mira.- dijo señalando hacía una niña pequeña de unos 3 años que corría por el parque.

-¿Qué pasa? - pregunté a lo que me sonrío.

-Te imaginas cuando tengamos hijos.- sonrío para juntar nuestros labios.

-Lo sé..- sonreí.-Pero, todavía es muy pronto Dani.- dije a lo que asintió.

- Podemos practicar con mi prima.- río.

-Tiene 14 años, no es pequeña..

-Cierto, como pasa el tiempo. Parece que fue ayer cuando te conocí.

-Cierto.- sonreí.-¿Qué era eso tan importante? - pregunté a lo que se levantó para arrodillarse frente mí y sacar una caja.

¿Le pedirá matrimonio? :O Soy mala y os lo dejó para el próximo capítulo. ¡Besos, guapetonas!

Recuerdos → Gemeliers. 2°T Mi verano¡Lee esta historia GRATIS!