Prólogo.

230 7 4

Todo empezó cuando me llevaron a una sala muy curiosa, con un espejo cubriendo toda la pared de la izquierda. Habían pintadas unas letras de color azul, se podía leer bien que decía "Big Hit". Supongo que ese sería el nombre de la agencia. El suelo era de madera y las paredes de color blanco. Entré lentamente y al fondo había un señor mirándome. Decidí adentrarme más en la sala y dijo algo en voz baja.

- Quiero que me muestres lo que sabes hacer. -Dijo cruzado de brazos, mirándome un tanto serio.

Creí haber entendido bien, al parecer mi coreano no era tan malo. Se levantó de la silla en la que estaba sentado, y se dirigió hacia una radio de color gris (algo antigua), que estaba colocada encima de una pequeña mesa de madera. Al fondo de la sala. Le dio a los botones de la radio, haciendo sonar una música.

- Bien, empieza a bailar. -Me ordenó.

Comenzó a sonar una canción muy pegadiza que no conocía de nada, pero igual, empecé a improvisar algunos pasos que venían a cuerda con la canción. Él me miraba, observaba cómo bailaba como sabía hacerlo. Finalmente, la música paró y a la misma vez dejé de moverme. Jadeé silenciosamente, pues estaba cansada de haber bailado.

- Enhorabuena.

- ¿Yo qué?

Para estas cosas solía ser bastante corta de mente, me costaba pillar las indirectas de la gente. Pero suponí qué era lo que quiso decirme.

Por la puerta entraron 7 chicos de rasgos asiáticos sin permiso, maleducados. Me quedé observándoles, no estaba acostumbrada a ver a gente así. Con esos rasgos.

Comunicaron que tendría que vivir por allí cerca de ellos e ir conociéndoles, acostumbrándome a ellos, etc... ¿No sería más fácil buscar datos sobre ellos en Internet? Eran famosos.

Hip-Hop Lover¡Lee esta historia GRATIS!