Perdida en la confusión como una ilusión.

35 3 1

-No, no, no me gusta. -Dije nerviosa.

-Menos mal, no quiero más competencia, llevo enamorada de él desde, buf, ni ne acuerdo. -Dijo riendose.

Asentí con los ojos entre cerrados.

-Bueno, pues si tienes la oportunidad de hablarle de mi, te lo agradecería.

-Claro. -Dije sonriendo (falsamente).

Se volvió a ir, y me quedé pensando mientras le seguía viendo jugar, bueno, ya esta Elena, olvidate, me dije a mi misma mientras me levantaba.

-¡Qué coño te pasa! ¡Se te ha olvidado darle al balón! -Gritó un chico dirijiendose a Javier.

Me giré y estaba mirando, sonreí delicadamente mientras me iba de camino a la residencia.

Enrtre a mi habitación en la cual ya estaba Tiffany.

-¿Dónde estabas nena? -Dijo mientras se incorporaba n la cama.

-Por ahí, ya sabes. - Subí los hombros.

Poco después alguien llamo a la puerta, era un chico alto y muy musculoso.

-Tiff, ¿Nos vamos ya? -Dijo el chico.

-Eh, claro.-Dijo Tiffany guiñandome un ojo, mientras se iba.

Apenas eran las ocho, y no me apetecía quedarme en la habitación, asique me baje al salón, con el móvil para intentar localizarles.

Me senté en sofá y marqué a Jessie.

*Llamada telefónica*

-Hola, Elena.

-Hola, Jess, ¿Qué tal vas?

-Purs ya sabes, a semanas del parto, aunque tu hermano se esta portando muy bien conmigo y con el tema...

-Me alegro, me encantaría poder estar allí, pero me es imposible.

-Ya, claro, porcierto Sam ha vuelto a por Ian, y Austin esta con Madison, a y Cameron, bueno Cameron se ha ido del pueblo, pero nose a donde...

-Me tengo que ir.

Colgué.

Sus palabras me acababan de destrozar, todos eran más felices ahora que yo me había marchado, Ian estaba con su novia de toda la vida, ¿no?, Austin con esa, Cameron viajando y mi hermano estaba con Jess y feliz...

Una lágrima insonora me recorrió toda la mejilla, me sentía indiferente y eso me dolía.

Me juré no volver a llorar por ellos, pero aqui me tienes, sufriendo egoistamente, tal vez es eso, soy una egoísta, pero no lo seré más, la chica esa, esto.. Peyton, me ha dicho que le gusta Javier, pues ya esta no existe para mi, porque al final acabaré enamorandome y haciondoles daño y seré egoista, asique no.

Volví a subir a mi habitación, el salía de la suya.

-Buenas noches Elena. -Sonrió con esa hermosa sonrisa.

-Hola Javier. -Dije sin apenas mirarle.

-¿Te bajas a cenas? -Preguntó apollandose al lado mia.

-No, no tengo hambre. -Mi corazón me decía se tu, se amable, dile que si, besale, casate con él y se feliz, pero mi corazón me ha fallado tantas veces que esta vez y aunque se que me arrepentiré no le voy ha hacer caso.

-De acuerdo. -Dijo quitando esa sonrisa.

Di un profundo suspiro y entré en mi habitación dejandome caer sobre la cama como si fuese una pluma, intente no pensar y me dormí.

¿Es Elena egoísta o tan solo impulsiva? la verdad, esque aunque a ella le ha salido mal siempre te tienes que guiar por el corazón nunca por la razón asique esperemos que se de cuenta pronto, por cierto mi Javier se va a Italia :''(

BETTER THAN WORDS.¡Lee esta historia GRATIS!