Capitulo 2 - Aliados a la fuerza

27 0 0

Nicolas siguio mirando con desagrado a la chica que acababa de entrar, Melanie no entendia nada.

-¿Tu tan desagradable como siempre? -dijo la chica con cierta sorna.

Nicolas tenso los labios guardandose un par de cosas, estaba en plena mision y no podia perder el tiempo discutiendo con ella.

-¿Que haces aqui, Ashley?

-Me mandan los jefes, piensan que una mano femenina vendria bien en este caso.

-No es la primera vez que protego a una chica yo solo.

-Pero esta va a ser para largo -dijo Ashley entrando al salon y sentandose-. Bonita casa.

Nicolas la miro, le diria que se fuera y lo dejara hacer su trabajo tranquilo, pero sabia que si lo hacia tendria que pelear con la jefa al terminar la mision y eso podria costarle el trabajo. Suspiro y miro a Melanie.

-Ella es Ashley, otra chica de la misma organizacion que yo y parece que la han destinado a la misma mision que yo -le explico.

Melanie solo asintio.

-¿Podriais llevarme a donde vaya a dormir? -dijo Melanie tras unos segundos tensos de silencio.

Nicolas asintio y la guio a la primera planta, subieron despacio las escaleraz y la llevo a la habitacion del fondo, la mas alejada de la escalera, la mas segura. Espero que Melanie entrara y cerrara la puerta para volver a la planta baja. Fue asegurando la casa, Ashley lo comenzo a seguir, pero no se dijeron nada. La casa estuvo varias horas en silencio, Nicolas decidio prepararle algo de comida a Melanie, entro en la cocina, Ashley lo siguio y se apoyo en la encimera de cocina y lo observo. Nicolas empezo a cocinar varios platos ligeros y colocandolos en una bandeja.

-A ninguno de los dos nos gusta esta situacion -dijo al fin Ashley-. Yo no elegi venir aqui, discuti un poco con Lily para no venir, pero no sirvio de nada. El padre de la chica pidio que alguien mas viniera a protegerla y que no queria dejar a ningun hombre solo con su hija...-Ashley fruncio los labios-. Sabes que Lily confia en ti en esos aspectos, pero las preferencias de los clientes siempre ante todo.

-Lo se -dijo asintiendo Nicolas-. Pero por una vez tengamos la fiesta en paz o al menos mejor que otras veces.

Ashley asintio.

-Tienes razon -se acerco a Nicolas y le ofrecio la mano para estrecharla-. ¿Trato hecho?

-Trato hecho -dijo Nicolas mientras le estrechaba la mano-. Hay que subirle la comida a la chica.

-Lo hare yo -dijo Ashley cogiendo la bandeja.

Nicolas se quedo en la cocina y Ashley subio la bandeja a la primera planta, se acerco a la puerta y llamo con la punta de la bota.

-¿Melanie? Te traigo algo de comer.

No recibio respuesta. Ashley volvio a llamar. Y tampoco recibio respuesta, acabo soltando la bandeja a un lado de la puerta cerca de la pared e intento abrir la puerta, estaba atrancada o algo por el estilo, Ashley pego una patada a la puerta, nada, otra patada, nada, a la tercera patada la puerta cedio y se abrio. Nicolas escucho el ruido de la puerta y subio corriendo arriba. Mientras Ashley entraba, miro por todos lados, buscando a Melanie. No estaba en la cama, retiro las ropas revueltas para asegurarse, miro en cada rincon donde podria haberse escondido Melanie. Acabo por entrar al baño y lo que vio la dejo helada.

-¡Nicolas!

El precio del amor¡Lee esta historia GRATIS!