Bianca se fue a la mañana siguiente quedando como amigos, nos dimos los teléfonos y dijimos que nos llamaríamos para la próxima fiesta, también me dijo que mejor no decirle nada a Alice porque sabiendo cómo era, haría un mundo de esto, cosa que me extrañó pero que más tarde entendí, la verdad es que aquella noche lo pasamos tan bien que lo volvimos a repetir alguna vez más, sobre todo recuerdo la noche que Alice me explico por qué me dijo aquello cuando se fue con el barman de que con él no tendría que volver a encontrarse, si no recuerdo mal, fue la segunda vez que salimos juntos pero habían pasado una par de semanas ya...

-Hola Dani, ¿Cómo va?-Dijo Alice dándome un abrazo.

-Muy bien ¿y a ti?

-la verdad es que no puedo quejarme.-Dijo sonriendo.-Esta noche toca donde nosotros.-Dijo refiriéndose a que esta vez mis amigos y yo habíamos ido al local donde frecuentaban ir ellos.

-Sí, eso parece, oye ¿qué tal fue con el barman?

-Divinamente, hacía mucho tiempo que no me lo pasaba tan bien. ¿Y tú al final con Bianca qué?

-No ocurrió nada.

-¿Te fuiste solo a casa?

-He dicho que no pasó nada con Bianca no que no pasó nada con nadie.

-Ay, es verdad, que tengo aquí delante al sex simbol de la ciudad.

-Claro que sí, ¿lo dudabas?

-Oh venga ya.-dijo dándome en la rodilla con el bolso de fiesta y empezándose a reír cosa que al instante se me pegó y empecé a reírme junto a ella.

-Alice ¿puedo preguntarte una cosa?

-Claro, otra cosa es que la responda.-Dijo guiñándome un ojo.

-La pasada noche cuando me dijiste refiriéndote al barman que con el no tendrías que encontrarte, ¿a qué te referías?-Al momento dejo de sonreír y  me miró a los ojos.-Si no quieres responder no hace falta que lo hagas es simplemente que...-al momento me cortó.

-Dani déjame hablar, tienes razón, necesitas una explicación, la verdad es que... a ver cómo te explico yo esto...

-Hola chicos ¿Qué tal?-Dijo de pronto Tyler nos interrumpió.

-Hola Tyler.-Dijo Alice.

-Ei, ¿cómo estás preciosa?-Dijo guiñándole el ojo, al momento Alice puso los ojos en blanco.

-Voy a por algo de beber, ¿queréis algo?-dijo levantándose

-Mmm... no me hagas esas preguntas que...-Dijo Tyler, yo le di un codazo en el costado para que se callase.

-Yo quiero lo de siempre gracias.

-Muy bien, ahora vengo.

-Joder, podrías haber venido en otro momento más oportuno ¿no?-Le dije yo pensando que me había cortado justo en el momento que Alice iba a contarme aquello.

-¿Os he cortado el rollo?-Dijo levantando las cejas.

-¡No! Estábamos hablando de una cosa importante.

-mmm... ya claro, una cosa importante.-Dijo haciendo unas comillas con las manos al decir la palabra importante.-Ahora se le llama así.

-Mira em, dejémoslo y vete con Susana un rato.

-Que va, yo con esa no vuelvo, está loca...

Tyler y Susana tenían una relación un tanto extraña que ninguno del grupo la llegábamos a entender, no tenían una relación de pareja, pero tampoco de amistad, la verdad es que muchas veces se llamaban para pasar la noche y nada más, pero pasaban de ser las personas que más se apreciaban a las que más se odiaban y la verdad, ninguno sabíamos cómo tratarlos ya.

aceptando lo inevitable (Editando)¡Lee esta historia GRATIS!