¡Bienvenidos a México lindoooo!

- Chicos, voy hacía el mostrador de coches de alquiler. Id cogiendo la maleta y ahora vengo ¿vale? - dice Arnold

- Si Arnold, nosotros nos encargamos tranquilo - le responde Sebastián

Hace 10 minutos que hemos desembarcado del avión y aunque no estoy nerviosa, no se que me esperará en México. Es la primera vez que vengo, aunque quede muy cerquita de mi país nunca he salido de EEUU. La verdad es que Estados Unidos es muy muy grande...A lo que iba, estamos dirigiéndonos hacía la zona de recogida de equipaje. México lo recorreremos con coche así podemos ir a nuestro rollo y con tranquilidad, aunque tenemos muchos recorridos, kilómetros y poco tiempo. (Si, poco tiempo. México es muy grande y con un mes...no hay suficiente, pero hemos conseguido reducir el tiempo para poder aprovecharlo al máximo y visitarlo de punta a punta).

- ¿Más tranquila? - me pregunta Alexander con una sonrisa comprensiva y tranquilizadora

- Si, estaba nerviosa, la verdad es que pocas veces he viajado en avión. Pero ahora más tranquila, y más en tan buena compañía. No muchas mujeres podrían decir que viajan con cuatro chicos.

Y todos me miran y me sonríen. Si es que son más majos...

- Hey, Cameron. ¡Tu maleta! - me chilla Joseph.

- Joder, hoy lo pierdo todo - digo en voz alta intentando coger la maleta que pesa un montón. Aún falta una. Pero  Alexander me presta atención y me ayuda a bajar la maleta de la cinta.

- Mientras no pierdas la cabeza o te pierdas tu... - me dice Alexander con ritintín

- Uhhh...que gracioso - le digo

Cuando ya hemos recogido todas las maleta, incluidas las de Arnold, nos dirigimos hacia la salida, donde hay los coches de alquiler. El coche de alquiler que ha decidió coger Arnold es un Land Rover enorme, pero sino las maletas no caben y es un coche cómodo para viajar, amplio y muy bonito de dentro. El que conduce primero es Arnold porque se conoce más la zona y sabe llegar al hotel en que nos alojaremos los próximos tres días. Aunque hemos decidido que nos iremos turnando durante los próximos días porque viajaremos largas horas. 

Llegamos al Hotel Hilton Mexico City Reforma. Un increíble hotel de 5 estrellas, moderno y lujoso. Como somos cinco personas, es imposible dormir en parejas todos, así que los chicos duermen de dos en dos y yo duermo sola en una habitación espectacular, con uns vistas panorámicas de la ciudad de México. La habitación es muy ámplia, con una cama King Size enorme, sabanas egipcias muy bonitas y delicadas y con un lavabo con mucho glamour. La luz que entra en la habitación es increíble y no hace más que mejorar las vistas. Hago una foto a la habitación y se la envio a Matt con un mensaje. "Ésta habitación seria estupenda...". Aunque le llamo de inmediato, no me basta un mensaje con indirecta.

- Mmm...me gusta esa habitación aunque sabes que no soy exigente - me dice con voz picarona y de seductor.

- Calla Matt que estamos a miles de kilómetros ja ja - le respondo

- Será posible...¡si has empezado tu! ¿Cómo ha ido el vuelo? - Matt siempre tan detallista y preocupado.

NO RENUNCIES AL AMOR¡Lee esta historia GRATIS!