For every story tagged #WattPride this month, Wattpad will donate $1 to the ILGA
Pen Your Pride

     ''Departamento de Misterios''

     La voz de la mujer en el ascensor avisó que llegaron a su destino. Elizabeth fue la primera en salir de esa caja del terror, había estado tan apretada como sardinas en una lata que pensó que no había suficiente aire para llenar medio pulmón. Arreglándose su túnica que se había girado, escuchó como los chicos saliendo del ascensor ahogaban un grito, estaban en una sala circular llena de puertas, completamente iguales.

      —Oh, mierda —Elizabeth fue la primera en hablar—, Potter, espero que en tu lindo sueño esa puerta haya tenido un número fluorescente pegado en ella...

     —Tendremos que probar algunas puertas —admitió Harry.

     —Bueno, supongo que nos toca abrir puertas como locos —sentenció Elizabeth que abrió la primera puerta cerca de ella, pero en ella no había más nada que artefactos de magia oscura, Elizabeth lo supo porque ella podía sentir la magia oscura de aquello objetos—. Aquí no hay nada, seguro artefactos de origen oscuro confiscados por el ministerio.

     Después de eso, cada uno empezó a abrir puertas, y cada uno encontró la incorrecta, cada puerta contenía algo distinto súper extraño, incluso Luna abrió una que contenía objetos hechizados que atacaban a la gente apenas las miraban. Tuvieron que encargarse de ello antes de que una tetera golpeara a Ginny, pasaron varios minutos sin dar con la puerta hasta que Harry exclamó:

     — ¡Es esta! —Harry estaba frente a una puerta abierta.

     —Muy.... bien... —dijo Elizabeth, no sabía por qué vaciló, pero camino junto con los otros al interior de aquella puerta.

     Caminaron por entre los estantes repletos de esferas de cristales, Elizabeth sabía que eran aquellas esferas gracias a Snape quien parecía hablar de todo con ella, eran profecías, y como también sabía que las únicas personas que podían tocarlas eran de quienes hablaba y.... La chica palideció.

     — ¿Qué ocurre Elizabet? —Pregunto Luna con su voz soñadora cuando la chica había parado en seco a su lado.

     —Aquí no está Sirius —Elizabeth empezó a respirar violentamente—. Esto es una trampa.

     — ¿Como puedes estar tan segura? -pregunto Harry fulminandola con la mirada, estaba irritado de su voz sabelotodo, él tenía una misión y era rescatar a su última familia; que Elizabeth interviniera lo ponía de lo nervios.

     —Porque Snape...

     — ¡Eh, Harry! ¡Esta tiene tu nombre!— gritó Ron al ver una profecía en una estantería y Elizabeth supo con certeza que pasaba; Harry automáticamente se olvidó de Elizabeth y caminó hacia Ron.

     — ¡Harry, no! —gritó Hermione cuando observó a Harry acercando su mano a la esfera—: ¡Harry!

     Pero Harry ya había tomado la profecía esperando que algo sucediera, pero no fue así, todos miraban a Harry expectantes, Elizabeth esperó y esperó hasta que segundos después lo sintió, una presencia, luego varias, la chica sabia que se había metido en completo problema cuando una voz fría habló.

     —Muy bien Potter, ahora date la vuelta.

     Elizabeth conocía tan bien esa voz que se escondió detrás de Neville y Luna, deseando desaparecer, si ellos estaban ahí, su identidad será revelada, y estaría muerta antes de cumplir los 16 años. Temblorosa se puso la capucha de su túnica y retrocedió lo más que pudo.

     —Dame eso, Potter —ordenó Lucius fríamente, al parecer estaba tan concentrado en Harry que no reparó en la presencia de Elizabeth en aquel peculiar grupo.

La hija de Voldemort ➻Harry Potter¡Lee esta historia GRATIS!