Capítulo siete

319 32 0

El domingo Less y yo decidimos ir a un centro comercial que había a unos quince minutos de la Universidad para pasar un día de chicas.

Después de probarnos un montón de ropa, yo terminé comprando un par de blusas, una sudadera y mi parte favorita un vestido negro, que se adaptaba perfectamente a mi cuerpo, no tenía  nada de escote porque se sujetaba en el cuello, pero llevaba toda la espalda descubierta.

-¡Me encanta!, te queda perfecto-exclamó Leslie cuando salí del probador para enseñarselo.

-No sé..., no es mi tipo de vestido-dije mientras me miraba en el espejo.

-Te lo tienes que llevar, o sino te lo compro yo.

Y así fue como terminé comparándolo, pero tendría que esperar a que tuviera la oportunidad de ponermelo, aunque deseaba que fuera pronto.

Estábamos en una cafetería del centro comercial, hablando de tonterías mientras nos tomábamos unos Capuchinos y un trocito de tarta de manzana.

-Bueno, no te he agobiado  con las preguntas antes porque estaba esperando a que me lo contarás tú. Asi que me vas a contar que tal ayer o ¿Qué?

Di un sorbo a mi bebida antes de contestar.

-Fue bien-dije subiendo el vaso para que no viera mi sonrisa.

Less arqueó una ceja-Eso ya lo había notado por tu sonrisita de tonta.

-Bueno,pero que conste que sólo somos amigos, o bueno tampoco eso del todo, nos acabamos de conocer...-

-No te vayas por las ramas.

-Vale, me llevó al campo a ver las estrellas...

Le relaté todo lo sucedido, quitando muchos  detalles que prefería guardar sólo para mí.

Me escuchó en silencio pero me interrumpía para hacer algunos de sus típicos comentarios y exclamaciones.

****

Era Lunes y a última hora tenía clase de Filosofía, por una parte quería que llegara y poder verle pero cuando entré en el aula  y lo vi sentado al lado de donde yo me solía sentar quise salir corriendo, pero fui hasta mi asiento.

-Eyy-¿Eyy, desde cuando yo decía eyy?. Entonces se dio cuenta de mi presencia.

-Eyy- dijo  imitando mi saludo con una sonrisa-No te vi ayer en el comedor-

-Comí fuera, día de chicas -expliqué.

-Ya, seguro que os probasteis medio centro comercial, pero sólo compraste cuatro cosas y tomaste algún tipo de café raro.

«Imbécil»

-Oye mi Capuchino no tiene nada de raro-le dije y iba a darle otra contestación cuando, una rubia que iba medio desnuda, porque ese top y esa falda no dejaba mucho a la imaginación, se paró delante de nosotros.

-Hola Cameron-dijo mientras le acariciaba el cuello-¿Porque no vas a tu sitio de siempre?, las chicas y yo te estábamos esperando.

-Lo siento Marie, pero estoy bien aquí-Miró hacia la parte trasera del aula, yo seguí su mirada y allí había otras dos copias de ''Marie'' y entre ellas un asiento vacío destinado a Cameron- Seguro que os podéis apañar sin mí.

Al escuchar eso, se me formó una pequeña sonrisa.

-De acuerdo, si me necesitas ya sabes donde buscarme- dijo molesta y se marchó.

-Oye, a mi me da igual que te  vayas con ella.

-Pero es que no quiero ir- se había puesto serio.

-Vale- No pude contener la sonrisa y en ese momento entró el profesor y empezó la clase.

Al final el profesor nos dijo que teníamos que hacer un trabajo, de  dos mil palabras sobre un filósofo el cual podíamos elegir.

-Escoger una pareja, tenéis una semana-dijo el profesor y terminó la clase.

-¿Cuándo quedamos?-preguntó Cameron.

-¿Qué?

-Para el trabajo-dijo como si nada.

-No me has preguntado si quiero ir contigo- le dije mientras nos levantamos y salíamos del aula.

-Lo he dado por hecho-se encogió de hombros.

-¿Qué pasa si yo no quiero ir contigo?

Se paró y me cogió del brazo para que yo también me parara.

-De acuerdo,Eva Falls, ¿Quieres hacer el trabajo de Filosofía conmigo?-preguntó.

-Si quiero- empecé a reirme y el se me unió al escuchar mi risa, un poco especial.

-Mañana a las seis en mi habitación - afirmé

-No, vamos a mi apartamento, tendremos mayor privacidad-y me guiñó un ojo.

Puse mis ojos en blanco.

-¿No vives en la residencia?-pregunté, ya que casi todos los estudiantes lo hacían.

-Nop, mi apartamento está a cinco minutos en coche, te paso a recoger a las siete.

-Mmmm... Vale, hasta luego -me encaminé hacia el comedor donde había quedado con Lees y los chicos.

A la hora de la comida me lo encontré, pero me saludó con un gesto de cabeza y se fue a su mesa con sus amigos.

****

Estaba subida en mi litera, con mi portátil cuando miré la hora , eran las seis por lo que decidí ir a darme una ducha.

Me puse una camiseta muy cortita en color negro y unos vaqueros cortos de talle alto, me recogí el pelo en un moño desordenado  y  salí del baño.

En el cuarto estaba solamente Beth que me sonrió.

-¿Dónde vas tan mona?-preguntó.

-Tengo que hacer un trabajo con Cameron Roth y vamos a su apartamento.-contesté mientras me ponía mis vans.

-Con que un trabajo ¿Ehh?-dijo riéndose.

-Otra igual que Less y Annalise, sí, sólo un trabajo.

-Bueno es normal que nos sorprendamos, Cameron nunca ha tenido ...amigas.

-Pues conmigo es lo único que va ha conseguir- Dije, cogí mi maxibolso donde había guardado todos mis apuntes y mi estuche.

-Valeeee, por cierto ¿Vas a ir a la fiesta?-

-¿Fiesta?¿Qué fiesta?

- El viernes, un amigo de Josh monta una superfiesta en su casa, irá toda la Universidad.

-Me lo pensaré, bueno me voy que llegó tarde.

-Okay, xao-dijo y me mandó un besito.

Cameron estaba apoyado en la misma pared que el otro día, me acerqué y me fijé en que el también se había cambiado y dado una ducha porque llevaba el pelo mojado,  unos vaqueros y una camiseta lisa gris que acentuaba sus ojos.

-Hola, ¿Lista?-preguntó.

Asentí y empezamos a caminar hacia su coche.

No me olvides¡Lee esta historia GRATIS!