Capítulo 5: Primera sesión, gran desastre.

8 1 0

Yo no quiero ir a terapia.

Pues sal de mi cabeza y así no vas.

Si hombre, y entonces me aburro.

Pues no te quejes tanto. Pienso ir si eso ayuda a que te largues.

- ¿Ya estás peleando con él?- Asentí. Aura y Marcos se han empeñado en acompañarme. Marcos lo entiendo, es su primo. Pero Aura...

Déjala que venga, pobre muchacha, solo quiere acompañarte.

- Aura, dame mi caja.

- Ay por Dios... Toma.

- Gracias. - la abro y suena la melodía. Mucho mejor.

- Aquí es chicas, hemos llegado. - Estamos frente a un bloque de pisos. ¿Una clínica en un bloque se pisos? ¿O solo era una visita?

- ¿Quién es?

- Primo, soy Marcos.

- ¡Hombre primo! Al fin te dignas a venir.

- Vengo con dos amigas, es una urgencia.

- Oh, vale vale sube.- Subimos hasta el cuarto piso, puerta A, nos abre el primo de Marcos.

- Hola primo, gracias por abrir.

- De nada. Hola señoritas...

- Hola.

- Pero primo, para estas cosas hay hoteles...

- ¿Pero qué...?

- Pero no pasa na, solo que no hagais mucho ruido.

- ¡PERO BESTIA DEGENERADA, QUE NO ESTAMOS AQUÍ PARA ESO, PUTO PERVERTIDO! - La cara de su primo es épica. Vaya pervertido está hecho.

- En... entonces a qué...

- ¡AQUELLA CHICA ES ESQUIZOFRÉNICA Y NECESITA AYUDA! Degenerado...

- Vale primo... Error mío, no pasa nada...

- A ver dime. Y qué te pasa.

- Pues que oigo voces.

- Ya veo...

- No, no se ven, se oyen.

- Ya me he enterado, graciosilla. Anda, empecemos.

----------

Llevamos aquí una hora... Pero me siento bien...

- Vamos a probar algo, ¿vale?

- De acuerdo.

- Bien... Cierra los ojos... todo está negro... no se ve nada, pero si se oye... Dime, ¿qué oyes?

- Estás como una puta cabra.

- ¿Cómo?

- Ahora mismo iría a la cocina y cogería un cuchillo para matarte, pero me has dormido a esta con tus aburridas terapias sobre esquizofrenia. - Yo estoy dormida. Me estou enterando de todo. ¡Este cerdo ha salido de mi mente! ¡Y me intenta controlar, lo noto! ¡Joder!

- ¡Esa no es Dafne! ¡Es la voz que oye!

- ¿Seguro que es esquizofrenia? Esto es típico de un trastorno de doble personalidad.

- Doble hostia te daba yo. Mira tío majo. Muevo un dedo. Es solo cuestión de tiempo que mueva todo el cuerpo.

- ¡Dafne, despierta! ¡Sal de ahí! ¡No dejes que te controle!- Ojalá pudiera Marcos... ojalá.

- Cállate. - Oh Dios. ¿Le he pegado un puñetazo en la cara? - Y tú, putita, quieres otro a que sí. - Aaaah no, a Aura si que no. - Te jodes.

- ¿Qué? ¡No! - Otro para ella. Maldito cerdo, sé que me oyes. Antes me has respondido. ¡Devuélveme mi cuerpo!

- Esto promete divertido... ¿Qué me dices Dafne? Si no quemas a tus padres... Quememos a estos capullos.

- Oye, tú, deja a mi paciente.

- Me aburres. - ¿No irás a darle con esa silla verdad? - Oh, si. - Golpazo. Joder, tengo que hacer algo. - ¿Donde tienes el alcohol? Oh, pobre, si está inconsciente.- Se te acabó el chollo, me toca a mí - Se irá viendo amiga. - Joder... Está cogiendo el alcohol y un mechero. Realmente voy a quemarles. De eso nada. Esto no será así. Algo haré. Y ya sé el qué. - ¿Qué vas a hacer? Dormida como estás no piedes hacer nada. - Pues despierto. Joder. Es difícil esto. ¡Sí! - ¡No! - Voy a recupersr mi control. Y aunque ésta sea la única forma de pararte lo haré.

Tomo mi control. Es muy difícil. Es como si me estuvieran agarrando. Levanto la mano de la botella. Y entonces...

- ¡Dafne!

Todo negro...

-----------

- ¡Dafne! ¡Despierta!- Marcos...

- Dafne por favor... ¿Estás bien? - Aura...

- Solo es un golpe. Mirad, ya abre los ojos.

- Y mi psicólogo loco...

- ¡Oh Dios Dafne!

- ¡Ay! Mi cabeza, cuidado cuando me abraces Marcos. - Espera. ¿Me está abrazando? - He intentado matarte Marcos... ¿Por qué me abrazas?

- Porque no eras tú.

- Ejem.... Perdón tortolitos. - ¿Qué dice este zumbao? - ¿Me has llamado loco Dafne?- Me empiezo a reir. Realmente es que lo está.

- Dafne... No hemos podido evitar que te diera en la cabeza... Lo siento.

- No Aura. Ha sido al revés.

- ¿Eh?

- Yo le he dado a él. Aunque eso haya hecho que el golpe me lo lleve yo. Pero tenía que pararle como fuera.

- ¡Pero Dafne! ¡Eso es genial! ¡Le has ganado! ¡Has obtenido tu primera victoria sobre él!

- Es.... ¡Es verdad! ¡Le he ganado! - ¿Ahora lloro de alegría? Es la primera vez que me siento tan feliz. Y ahora que lo pienso. Antes me he reído. Nunca antes me había reído. Esto... Es genial.

- ¡Qué bien Dafne! - Qué me mirais así...

- ¡Abrazo grupal no! ¡AAAAAAYYYYY ME CAGO EN....! - Risas. Muchas risas. Esto... Esto es genial.

Joder. Por fin... Le he ganado una batalla.

Punto para mi.

Que bien joder.

Mi caja de música.¡Lee esta historia GRATIS!