Voy a intentar poner día fijo para subir capítulos. De momento será los martes, pero no prometo nada. Ya sabéis que de esto no se vive y cada uno tiene su vida fuera de Wattpad. De todas maneras pondré todos mis empeños para que cada semana tengáis un nuevo capítulo. Aún queda bastante de historia, así que tendréis que soportarme bastante tiempo. Os quiero hacer una pregunta, ¿como os gusta mas que narre la historia? ¿En primera persona desde el punto de vista de Hermione o en tercera persona? Es que como habréis podido comprobar empecé en primera, pero ahora lo estoy haciendo en tercera.

Bueno y ahora a leer. No olvidéis votos y comentarios.

Seamus Finnigan corre veloz por los pasillos de San Mungo, empujando a diestro y siniestro a quien se interponga en su camino. Debe de dar un mensaje muy importante. Los destinatarios están a tan solo unos pasos más.

Los encuentra riendo de algo que Blaise ha dicho. Sin duda el moreno es único sacando ánimos. En el buen sentido de la palabra por supuesto.

La pelirroja es la primera que nota la presencia del muchacho que va corriendo hacia ellos y no puede evitar soltar un gemido asustada. Todos siguen la dirección de los ojos de Ginny. Seamus llega a la mesa en que se encuentran y se sujeta el costado. Desde luego recorrer corriendo un hospital mágico es agotador.

- ¿Qué ha pasado?- pregunta Harry con autoridad sacando la varita. Si uno de sus mejores hombres ha desobedecido sus ordenes y sale corriendo de su puesto de vigía, no puede ser nada bueno. Todos se levantan de la mesa asustados.

- Her...mi..one...- Ginny aferra el brazo de su marido con fuerza-. Ella ha... despertado.

Las reacciones no se hacen esperar. Más bien la reacción. Todos salen corriendo al unisono hacia la habitación de la castaña. La gente se aparta para que pasen. Es un secreto a voces que Hermione Granger se encuentra hospitalizada. El motivo, mentira. Los implicados se habían encargado de que el tema de Ron no saliera a la luz, así que se habían inventado una historia. Hermione había sido atropellada por un camión en el Londres muggle. Y desde luego todo el mundo mágico se lo había creído. ¿Qué más podía haber pasado? ¿Qué Hermione hubiera sido atacada por su marido? Imposible.

En la puerta de la habitación se encuentra Pansy esperándolos de brazos cruzados.

- Pasareis de uno en uno. Yo iré con vosotros por si sufre algún ataque- comenta cuando ve llegar a sus amigos.

Confía en mí (Pausada Temporalmente)¡Lee esta historia GRATIS!