Capitulo cuarenta y seis

7K 401 31

—Todo lo jodido en mi vida es por tu culpa. Simplemente no puedes dejar de ser una puta, ¿verdad? —Cerró los ojos y arrugó la nariz, como si estuviera herida.
—Mira, _______, esto no es lo que… —empezó a decir algo, pero yo no quería oír una palabra de lo que tenía que decir. 
Empuñé la mano, la eché hacia atrás y me imaginé la cara como una agradable almohada mullida. Le di un puñetazo en la cara tan fuerte que gritó, perdió el equilibrio y cayó hacia atrás.
Todo, desde ese momento, pasó a toda velocidad.
—¡Mierda! —tronó Justin.
—¡Jesús! —Oí detrás de mí justo antes de que Adam me agarrara por la cintura y tirara de mí hacia atrás mientras estrechaba mi mano. ¡Dolía como una puta!
Justin atrapó a Destiny justo antes de que cayera al suelo. La sangre corría por sus brazos mientras se cubría la cara con las manos.
—¡Maldita sea, nena! —me gritó Justin—. ¡No tuve sexo con ella! ¡Vino aquí en busca de Trish! ¿Estás herida? —Justin me miraba, y me hablaba como si estuviera preocupado por mí. Al mismo tiempo, continuó consolando a Destiny, mientras ella estaba medio apoyada en su muslo.
¡Mi visión era borrosa y estaba viendo rojo! 
Quería arrancarle la cabeza. 
Lo que dijo sobre Trish ni siquiera se registraba en mi mente.
—¿Sabes qué, Justin? ¡Vete al infierno! Ya no existes para mí. Nunca hubiera imaginado diciéndotelo de esta manera, mientras que la puta con la que me engañaste dos veces, que yo sepa, estuviera en el suelo entre tus muslos, en los que tan claramente la quieres en todo momento —Miré fijamente a Destiny con disgusto, luego de nuevo a Justin—. Estoy embarazada, imbécil.
El cuerpo de Justin se estremeció y se abrió hacia mí. —¿Estás embarazada? —preguntó en voz baja, haciendo caso omiso de todo lo demás que acababa de decir. Incluso sonaba aliviado, lo que me molestó aún más.
—Estoy de sólo cinco semanas de embarazo, y es mejor que reces para que no aborte después de la tensión que tú y tu perra acaban de causarme —le escupí. Todavía no pensaba con claridad y no podría estar demasiado segura de sí mis amenazas tenían sentido, pero las palabras no dejaban de salir de mi boca—. Yo estaba embarazada de cinco semanas y en esta misma situación la última vez que te atrapé. ¡Al menos esta vez no voy a vivir con el remordimiento de no decirte que estás a punto de ser padre!

Me entraron tantas ganas de llorar, pero me gritaba “No llores", una y otra vez en mi cabeza. 

En su lugar, me reí con dureza ante mi próximo descubrimiento. —Parece una locura que Ryan tuviera razón desde el principio. Cuando te enteraste de Layla, solo debería haberte dicho que me llevaras a los tribunales en primer lugar. Nunca debí haberme permitido mezclarme de nuevo contigo.
Comencé a moverme con impaciencia por el agarre de Adán. —Déjame ir, detective —exigí antes de continuar—: Justin, si quieres ver a Layla o a este bebé, me llevarás a los tribunales. ¡Pero buena suerte encontrándome! 

ηєηα. (Jυѕтιη у тú)¡Lee esta historia GRATIS!