For every story tagged #WattPride this month, Wattpad will donate $1 to the ILGA
Pen Your Pride

CAPÍTULO SIETE.

0 0 0

-¿Puedo preguntarte una cosa? -le pregnto mientras acabo de cenar. Oh, qué poco me gusta comer.

-Claro, dime.

-Si tienes novia...¿por qué vas dejándole post-its sobre lo guapa que es a cada chica con la que te echas un serio?

-Jajajaja, sabía que me lo preguntarías. Bueno, no me encuentro chicas tan guapas como tú todos los días ni les echo serios a todas -dice en todo serio pero gracioso y no sé si es vacile o qué, pero insisto.

-¿Y qué le parece a tu novia?

-No lo sabe. Pero no suelo pasar del piropeo y eso no considero engaño...¿tú sí?

-Oh, no, pero tenía curiosidad...por cierto, hace una hora que hemos empezado a cenar y no has tocado tu móvil en toda la cena...¿estás bien? -le digo con tono irónico mientras le pongo la mano en la frente haciendo comp si le tomara la temperatura- no, no hay fiebre -le miro divertida.

-Ja ja ja -me dice apartando con delicadeza su mano de mi frente- sólo es que mis amigos son unos mierdas y mi novia, no por mucho tiempo, estúpida.

-Vaya, vaya, vaya, ¿a don perfecto le van mal algunas cosas? A ver cuéntame.

-No soy perfecto, tonta. Y nada, es que habíamos estado planeando mis amigos y yo ir este verano a Barcelona a un piso y con lo de mi padre y tal dijimos que no y los muy gilipollas van y suben a Instagram una foto de los cinco en la playa. Y me revienta porque la idea fue mía y porque...no sé.

-¿Te duele que no tengan empatía contigo?

-Exacto y...y encima me llaman aburrido por no ir y caradura por pretender que se quedasen en Salamanca mientras yo vengo a Madrid. Pero no es por gusto, me refiero, vengo a trabajar. Y la idea era ir todos y buah.

-Te entiendo. Pero ya habrá más veranos, el siguiente, por ejemplo, en el que tu padre estará genial y podrás irte a donde quieras con tus amigos -me dedica una sonrisa- y ya lo arreglarás con tus amigos, anda. Y a ver...con tu novia, ¿qué pasa?

-Ah, mira, es muy gracioso. Se puso celosa porque me venía a vivir aquí con un padre y su hija y me dijo que la iba a poner los cuernos y no sé qué. Y anoche, mientras yo venía con la moto, ella se fue de fiesta con sus amigas y se lió con tres. ¡Tres! Y le pido ecplicaciones y me dice que no es más de lo que yo haría aquí. No la soporto, en serio. ¿Qué la he hecho para que me haga esto? No la he engañado nunca y ella a ñi cuatro veces. Y lo peor es que me entero siempre por cuartos de lo que hace por ahí. Y lo peor es que sigo con ella. Pero es que cada vez me gusta menos.

Vaya. A mi a la primera vez que me pusieron los cuernos le dejé.

-La debes querer mucho para aguantarle tanto.

-Antes sí, ahora sólo estoy con ella porque nuestras familias son amigas y sí corto con ella se rompería la relación.

-Pero...tienes que hacer lo que realmente quieras. No lo que le conviene a los demás porque si no, nunca serás feliz.

-Ya, pero es que ahora...

-Ni ya, ni yo. ¿Ahora mismo qué quieres hacer?

-Quiero dejarla. Ser libre, salir de este horno de ciudad e irme con mis amigos a pasarlo bien.

Me duele que quiera irse, pero lo entiendo. Y bueno...lo de su novia me saca una sonrisa, pero sé qué no debo ni ilusionarme ni alegrarme por las desgracias ajenas así que me muerdo el labio como siempre que algo me preocupa o quiere salir de mí pero no debe, como una sonrisa.

-A ver, no te lo tomes a mal, contigo seguro que me lo pasaré bien, sólo es que...me falta mi gente y playa.

Me ha sonado demasiado mimado.

-A mi también me falta eso y no digo nada -y es verdad, él lo tiene todo y tan sólo por pasar una mala racha, ya se está quejando.

-Sí bueno, no me refería a eso pero...no era el verano que me esperaba. Si esto tuviera playa o si tú estuvieras en Barcelona, estaría mejor. Quitando lo de mi padre también, claro.

-Ya verás cómo mejora. Y en cuanto lo haga, te llamaré tan sólo para decirte 'te lo dije'.

-¿Sólo para eso? Todavía está por ver -me dice sonriendo.

-Y tan que está por ver jajaja.

Yo recojo los platos y los friego y él quita lo demás de la mesa junto con el mantel y seca los cacharros. Una vez acabado este trabajo en equipo, me temo que se va a descubrir lo verdaderamente sosa que soy porque querrá salir a beber y a pasárselo bien y yo ni conozco sitios ni gente con la que ir.

-Bueno...¿y ahora qué quieres hacer?

-me pregunta.

-Mmm no sé.

-¿Quieres ir a tomar algo?

-Vale pero...no conozco casi sitios.

-¡Da igual! Vayamos a ciegas, es como me gusta ir a mí.

-Guay, supongo.

Me sonríe. Madre mía.

-Venga, pues ponte más guapa y nos vamos.

Oh. Más guapa. Espero que no sea un pelota y que lo diga de verdad. Giro hacia mi cuarto y me miro en el espejo...¿cómo lo va a estar diciendo de verdad?

Nunca digas nunca.¡Lee esta historia GRATIS!