5. Extraño sentimiento.

680 85 7
                                                  

Los hermanos despertaron desde la madrugada en espera de sus compañeros, la oscuridad era el escondite perfecto para el grupo de jóvenes mientras todo Asgard dormía, a excepción de unos cuantos guardias que cuidaban el castillo como de costumbre turnándose áreas y haciendo recorridos por los pasillos, Loki había memorizado parte de las zonas donde había más posibilidades de ser encontrados y gracias a ello pudieron tomar atajos sin levantar sospecha alguna de que estaban merodeando por el castillo.
Se encontraban a unos metros de la puerta más cercana al punto de encuentro con los demás pero estaba custodiada por dos guardias, por suerte estaban de espaldas y no notaron la presencia de los príncipes detrás suyo; Thor miró a Loki esperando que este tuviese una idea rápida para poder distraer a ambos hombres. Las puertas eran realmente enormes, hechas de madera fina con detalles de oro y plata, que en realidad se veían muy pesadas para abrirlas sin hacer un escándalo, normalmente estas estaban abiertas todo el día, fue un detalle que se escapó de la brillante mente de Loki. Después de pensarlo un momento, Loki comenzó a señalar el martillo que Thor traía colgando de la cintura, sabía que su hermano aún no tenía el control suficiente de su poder para causar un alboroto, pero solo necesitaba un trueno; originalmente iban a usar el martillo para causar una fuerte lluvia con algunos truenos solo para espantar a los caballos con el sonido, pero adelantar esta parte iba a ser necesaria para una buena distracción. El menor movía los brazos como si tuviera el martillo, indicándole que causara una fuerte lluvia, pero Thor parecía no entender ni un poco lo que Loki que quería; en ese momento deseaba decirle que era un idiota pero no podía decir ni una palabra. Loki nuevamente intentó esta vez moviendo sus labios como si le dijera algo, se lo repitió al menos 4 veces hasta que Thor entendió, —"Has llover y que un trueno alcance el árbol de allí".—, el pelinegro señalaba por el ventanal un gran árbol que estaba a unos 15 metros de la entrada.
Thor sacó el martillo de su cinturón y lo elevó por encima de su cabeza, hizo un par de movimientos en círculos y una fuerte lluvia comenzó a caer, esperaron un par de minutos cuando escucharon a los guardias hablar entre ellos y entonces Thor hizo un último movimiento cuando un feroz trueno hizo contacto con aquel árbol, haciendo que parte del tronco se rompiera y unas muy leves llamas se alcanzaran a ver. Loki apresuradamente intentó concentrarse para hacer crecer el fuego lo suficiente para incendiar el árbol entero, pero la lluvia no le ayudaba bastante; le dió un codazo a Thor para que hiciera que la lluvia dejara de caer únicamente en esa pequeña zona donde intentaba acrecer el fuego, el rubio obedeció de inmediato y entonces lograron su cometido. Tuvieron que esperar hasta que el olor a humo llegara a las enormes puertas y alertara a los guardias, quienes después abrieron poco una de las puertas para ver qué sucedía y no dudaron en salir corriendo para evitar que el fuego se expandiera por el jardín.

— ¡Vamos, ahora! —Apresuró Thor a su hermano y ambos salieron antes de que esos dos alertaran a más guardias—.

Se colaron por los enormes arbustos que adornaban el jardín de su madre para llegar lo antes posible detrás las caballerizas, donde encontraron a sus amigos empapados y con frío que enseguida los miraron mal.

— Lo... siento. —Sonrió Thor y al instante hizo que la lluvia no cayera únicamente sobre el grupo—.

— Pronto comenzará a amanecer, lo nublado del cielo nos dará más tiempo pero no hay que confiarnos, con el más leve rayo de luz somos blancos fáciles. —Dijo Loki— Thor, en tres minutos causa más truenos en el cielo después de que Volstagg abra las puertas de todos los caballos, si puedes hacer que caigan leves rayos para hacer que corran hacia el pueblo será mejor, intenta hacer que no lastimen a nadie. Fandral, Sif y yo volveremos al castillo y nos esconderemos cerca de la habitación.

El pelirrojo y el rubio acentuaron con la cabeza cuando sus tres compañeros salieron corriendo de regreso al castillo. Thor y Volstagg comenzaron a contar el tiempo.
Y como era de esperarse, más guardias rodeaban la entrada por donde Loki y Thor acababan de salir, los tres se escondieron detrás de un arbusto.

A thousand years with you.Donde viven las historias. Descúbrelo ahora