Capitulo 4

235 26 2

Camine hacia el estacionamiento con Izzy y Axl, y me monte en el auto. Mientras esperaba que Axl arrancara, pude ver por la ventana a Steven. Axl, arranco y salimos de ahí, los chicos me pidieron la dirección y yo se la di. Al llegar a casa les agradecí y baje del auto, entre a la casa y no había nadie. Camine a la cocina y tome un vaso de agua, subí a mi habitacion y deje el bolso, tome un poco de dinero y Salí a caminar un poco. Pase cerca de una tienda de animales y entonces vi… un hámster. Entre a la tienda y vi los precios, me gustaban los animales. Le dije a la chica y esta me atendió, compre a la pequeña mascota y camine de nuevo hacia mi casa. Al llegar vi a mama, ellos odiaba los roedores. 

Mama: Carrie, ¿Dónde estabas?

Carrie: Salí a dar una vuelta. Regreso en un momento

Corrí hacia mi habitacion y guarde al animal. 

Carrie: Tú y yo haremos una travesura mañana. 

¨* * *

Camine por los pasillos hasta llegar a mi salón. Estaba vacío y eso favorecía mi trabajo, mire los asientos y vi el bolso de Steven sobre la mesa. Camine hacia este y saque de mi bolso al pequeño animalito.

Carrie: Espero y el bruto ese no te haga daño. 

Metí el pequeño animal en el bolso de Steven y escuche el timbre. Acomode todo y me senté en mi puesto, me coloque los auriculares y todos comenzaron a entrar. Vi a Steven entrar hablando con Slash y camino hacia su asiento. El profesor… ¿Cesar?, si él, entro y coloco su bolso en el escritorio. Saque mi cuaderno y escuche un grito. Mire a Steven y vi que había encontrado el roedor.

Steven: ¿Quién fue el hijo de puta? –dijo molesto.

Cesar: ¡Adler!, modele su vocabulario. 

Steven: ¿Quién fue?

Vi al pequeño roedor correr cerca de mi puesto y lo tome discretamente. Guarde en mi bolso y me hice como si no hubiera escuchado nada. Aunque debo admitir que me costaba mucho reprimir la risa. Steven, no tuvo de otra que sentarse sin seguir discutiendo, el profesor dijo que si no se calmaba, lo sacaría.

La clase avanzo normalmente. Mire a Kate e imagine el grito que ella daría si lo encontraba en su bolso. Sonreí y entonces vi a Steven, mirándome. Al sonar el timbre, todos salieron y yo como siempre me quede de última. Tome mi bolso y camine a la salida, Steven me tomo fuertemente del brazo.

Carrie: ¿Qué te pasa imbécil?

Steven: Fuiste tú. –eso no fue una pregunta, fue una afirmación.

Carrie: ¿De qué hablas?

Steven: De la rata. –dijo aun molesto.

Carrie: Steven, estas paranoico y me quieres culpar de todo. –Él estaba rojo de rabia-. Y por lo que vi no era una ratita, era un hámster. 

Supongo que Steven, estaba muy molesto. Cerró los ojos y suspiro, me soltó y yo mire mi brazo el cual estaría rojo en pocos segundos. 

Steven: Hare como si nada hubiera pasado. –dijo calmado.

Carrie: Bien por ti. 

Intente salir pero él me detuvo. Me gire molesta y lo mire.

Carrie: ¿Ahora qué?

Steven: Te invito a salir. Tu y yo… esta noche. –dijo con una gran sonrisa.

Carrie: ¿Qué?, estas muy loco. No saldré contigo.

Steven: Carrie Fiennes, deberías de sentirte afortunada. Yo, Steven Adler estoy invitándote a salir. –sonrió.

Carrie: Yo, Carrie Fiennes, no me interesa en los más mínimo salir con el tonto Steven Adler. Primero me comería el vómito de un perro, antes de salir contigo. 

Le guiñe un ojo y Salí del salón. ¿Qué demonios se creía?, yo no soy como las otras chicas que caerán rendida a sus pies. Era lindo pero listo, además no es mi tipo. Compre un jugo y Salí hacia el jardín, allí estaba Brooke.

Crarie: Hey. –sonreí.

Brooke: ¿Fuiste tú?

Carrie: ¿Qué cosa?

Brooke: El hámster, la broma a Steven.

Carrie: Ah… -me senté-. Si fui yo. ¿No fue divertido?

Brooke: Mucho. –sonrió-. Me ha encantado. ¿Y qué paso con el animal?

Carrie: Esta aquí. –Señale mi bolso-. Es mío. 

Ella sonrió y yo saque un poco al pequeño roedor. A partir de hoy mi mascota, mi amigo. 

Carrie: Tal vez le ponga… Adler.

Brooke: Pobre roedor. –ambas reímos.

Carrie: Sí, ha de sentirse feo. 

Guarde de nuevo la mascota y tome un poco de jugo.

Attitude.¡Lee esta historia GRATIS!