Testigos.

2.3K 213 1

En el bosque no oigo ni el ruido de disparos, ni de gente gritando, ni las pisadas de los soldados. Eso es buena señal. Aunque podría ser que ya fuera demasiado tarde y todos estuvieran....

No.

Me niego a pensarlo siquiera. Están bien. Todos están bien. Sí, eso es todo el mundo está bien.

Cuando llego a la obertura de la fábrica está todo oscuro. Tan oscuro que me asusta que realmente sea demasiado tarde.

Bajo las escaleras lentamente, con miedo de encontrarme con sangre y cuerpos. No podría soportarlo. Seguramente me volvería loca.

Cuando llego me doy cuanta que hay una sola hoguera encendida, que se está apagando. Y aunque no deslumbre mucho puedo ver suficiente, todo el mundo está metido en sus camas. Sanos y a salvo. Durmiendo.

Me acerco hacia el colchón de Ally y al verla dormida tan plácidamente, lágrimas empiezan a bajarme por la cara.

Me acerco a ella y a Juliette y la abrazo mientras lloro cerca de ella.

Juli se despierta.

-¿Noah?- pregunta sorprendida.

No digo nada solo me abalanzo encima de ella llorando.-¿Qué pasa? - Pregunta preocupada. Alison también despierta.

-Pensaba, pensaba...- no continúo. Sollozo, en su cuello.

Mis sollozos retumban en la oscuridad y el silencio. Juliette tampoco dice nada más solo me abraza y me despeina el pelo. Mientras Alison se acomoda sobre mi pecho.

Evan aparece delante de mi. Sin camiseta y despeinado. Me mira sin entender nada, veo que aún sigue dormido.

-¿A qué viene tanto ruido?- pregunta rascándose la cabeza con aire cansado. Y al verle casi me río. Claro. Tiene el sueño ligero.

Me abalanzó encima de él. Llorando. Él no dice nada solo me abraza. Siento como se encoje de hombros. Supongo que Juli le ha preguntado si sabe lo que me pasa.

-Vale. - me separo de él y me limpio las lágrimas. Odio que la gente me vea llorar.-Es mejor que escuchéis lo que tengo que decir.- digo aún restregándome los ojos.-Es muy importante.- aviso. Juliette se levanta y dice de ir a avisar a Gabrielle y a Gorge, mientras que Evan va a despertar a Grace, Seth y a Alex.

Después de cinco minutos los tengo a todos, más que despiertos delante de mí.

-Van a hacer una redada aquí. No sé cuando va a ser ni como o cuanta gente van a traer. Solo sé que pretenden acabar con todo el mundo.-Saco los papeles de mi bolsillo y se los doy a Gabrielle, ella los mira atentamente y se los pasa a Gorge y así hasta que acaban en las manos de Alex.

-¿De donde has sacado esto? - pregunta él moviendo los papeles.

-De un ordenador del ejército. Me he colado con una amiga en el despacho de este tío. El oficial Collins. Y lo he encontrado todo. Cuando me he enterado de que pretendían hacer he venido corriendo aquí, para comprobar que todo el mundo esta bien.

-¿Por qué te has colado en el despacho de un oficial del ejército? - pregunta Juliette.

Miro a Alison que nos mira a todos atentos y vuelvo la vista hacia ellos.

-Quería saber que haría ese tío con el archivo de mi hermana.

-¿Qué? - pregunta Seth sin comprenderlo.

-Hoy este tal Collins, le he pedido a mi padre unos archivos, que resultaron ser los de Alison. Nos hemos colado en su despacho para saber para que los quiere.

OASIS¡Lee esta historia GRATIS!