NUEVO: Tap - Historias en forma de chat para tu 📲 . Disponibles en español
Obtenlo ya

2

¿Y bien? —espetó con fastidio.

Tragué saliva intentando que mis nervios no se notaran. El mantenía sus ojos en mí sin ningún tipo de pudor. Apenas podía mantenerle la mirada. Nunca había estado tan cerca de un chico y mucho menos de un chico tan atractivo. Las piernas me temblaban y en cualquier momento saldría corriendo.

—Soy nueva aquí y no conozco nada ni a nadie —expliqué mientras jugaba con mis dedos y bajaba la mirada avergonzada—, creo que vamos al mismo instituto… Siento mucho haberte molestado.

—No te disculpes, da igual.

Rápidamente lo miré. Su tono se había tranquilizado, sonaba algo cansado. Giró sobre sus pasos y comenzó a salir del callejón. Lo observé marcharse y por un momento me entristecí, pensé que podría haber hecho mi primer amigo. En cualquier caso estaba agradecida con él, probablemente haberme sacado de ese aprieto antes no había significado nada para él pero me ayudó.

Haber estado tan cerca de él me había avergonzado más de lo que debería, creo que mi cara aún seguía roja.

¿Piensas quedarte ahí parada mucho tiempo? —gritó Suga observándome por el rabillo del ojo. Él se había detenido a esperarme. Inconscientemente una sonrisa se dibujó en mis labios.

Corrí hasta llegar a su lado, lo miré por última vez y comenzamos a caminar juntos, uno al lado del otro.

Seguramente él piensa que soy una loca.” No lo culparía, yo jamás permitiría a un chico acompañarme después de haberlo descubierto siguiéndome y él lo hizo. Sé que le di lastima pero era la primera persona que había sido “agradable” conmigo aquí.

—Gracias por dejarme acompañarte, soy _____ —Sonreí abiertamente en su dirección tratando de sonar lo más simpática posible. Pero él no me contestó, ni siquiera se tomó la molestia de mirarme.

Eso me desilusionó, de nuevo. Definitivamente era alguien difícil, muy difícil.

                                                                ***

En todo el camino se pudo apreciar el silencio, ninguno de los dos decía algo. Él no había tardado en ponerse sus auriculares y yo no podía evitar preguntarme qué clase de música le gustaba. Llegamos a las puertas de la institución y el aceleró el paso para entrar solo.

—¡Espera! —Paró en seco dándome a entender que había logrado captar su atención—. Te llaman Suga, ¿verdad?

Sin girarse asintió y continuó su camino hacia el interior. Observé su silueta desaparecer entre la gente, su rojizo cabello destacaba ahí, parecía un modelo de revista.

Presté atención a mí alrededor para darme cuenta de que todas las miradas estaban sobre mí y no precisamente por ser nueva y extranjera. La multitud estaba confundida y yo aún más. ¿Me miraban así por Suga? Habíamos llegados muy justos de tiempo y ya la mayoría de los estudiantes habían llegado.

Entré en el gran lugar y fui directa a mi clase.

                                                                ***

—Hemos recibido bastantes alumnos nuevos este año —Comenzó el profesor después de presentarse—.  Me complace saber que alumnos extranjeros se han sentido atraídos por el nuevo programa. Pero creo que las presentaciones no son necesarias, con el paso del curso conoceréis a todos vuestros compañeros. Prefiero empezar a hablar de los libros electrónicos.

foreigner | rap monster, suga.¡Lee esta historia GRATIS!