XXIII-FINAL

38 3 13

           

Las lágrimas del moreno no tardaron en empapar sus mejillas, sus manos formaron puños los cuales apretó con tanta fuerza que sus nudillos se tornaron muy blanquecinos para ser moreno.

El castaño lo observaba con expresión neutral, sin embargo Zayn pudo percibir, a través de sus lágrimas, el sutil temblor que se había instalado en el labio inferior del menor.

—Niall...—mumuró soltando un fuerte sollozo y llevando sus manos hacia ambos lados de su cabeza.

El chico se sobresaltó un poco y quiso acariciar su espalda mientras lo consolaba pero se contuvo y, por el contrario, se quedó inmóvil, observando todos los movimientos del moreno.

—Tú...—volvió a hablar el mayor— ¿Ya no me quieres? ¿Es eso? —lo miró directo a los ojos.

El joven sabía la respuesta, sin embargo, algo que desconocía le impedía hablar en ese momento.

—¡RESPONDE! —casi gritó el mayor— Dime que ya no me quieres y te prometo que no me verás nunca más. —espetó.

Niall solo lo miraba con los ojos muy abiertos mientras un par de gruesas lágrimas brotaban de los mismos.

—¡¿No dirás nada?! —Zayn se puso de pie— ¡Es que ese es el puto problema! ¿Por qué mierda no solo podemos decir todo lo que sentimos de un maldita vez?

El castaño frunció el ceño, sabiendo que el otro joven tenía razón. Ya no debían callar, no más.

—Yo...—dijo con la voz temblorosa— yo...

—Yo sé que has sufrido mucho, lo sé porque yo también pasé por algo parecido, —sorpresivamente las mejillas del mayor se tiñeron de un bonito color carmesí— también sé qué todo esto fue causado por mi estupidez y la de Shawn, pero, Nini, ¿En serio crees que sería justo para ambos estar separados? ¿Vale la pena?

El menor ladeó la cabeza, recordando las palabras de Liam. Dejarse guiar por su orgullo solo le había traído sufrimiento, se preguntó si darle una oportunidad a Zayn significaba dejar de lado su dignidad pero pensó que eso no tenía nada que ver porque no solo estaba en juego la felicidad del moreno, sino también la suya, entonces ¿Qué debía hacer? Su corazón le gritaba una cosa pero su razonamiento otra, ¿Cuál sería la elección correcta?

—Yo, realmente no sé que más hacer, pequeña potato— el castaño reprimió una sonrisa y se limpió una lágrima a punto de caer— de hecho, en estos momentos lo único que sé es que te amo. —suspiró— Demonios Niall, te amo tanto, no te alejes de mí otra vez, por favor.

Y Niall realmente no pudo decir lo que tanto deseaba pero la pequeña sonrisa que esbozó le bastó a Zayn para acercarse a él y apretarlo contra su pecho.

No supieron exactamente cuánto tiempo habían permanecido en aquella posición, sin embargo, lo menos que querían era romper el contacto.

Zayb acarició con ternura el cabello de Niall, mientras este tenía pequeños espasmos gracias a las lágrimas que caían libremente por sus mejillas.

Tal vez aún habían muchas cosas por aclarar, pero, después de tanto tiempo, el poder abrazarse de esa manera, como si nada ni nadie existiera... Definitivamente no existía cosa en el mundo que les hiciera alejarse, en ese preciso momento, el uno del otro.

Sin embargo algo tan precioso no podía ser eterno, pues a los minutos (o eso supusieron ambos jóvenes) la puerta fue abierta descuidadamente, dejando a su vista a un curioso Liam y un agitado Shawn.

—Nini, yo... —trató de hablar el castaño, pero le fue imposible pues aun no podía acompasar su respiración.

Liam solo se quedó en silencio, con las manos resguardadas en los bolsillos de su abrigo, observando cada detalle del contexto en el que había encontrado a Zayn y Niall.

Quedate~~~ZiallWhere stories live. Discover now