2.- Nuevos encuentros.

Comenzar desde el principio

Básicamente hablaba sobre un contrato renovable de dieciocho meses, indicaba que estaba a cargo de los niños, el salario. ¡Madre mía! ¡El salario era tres veces más de lo que ganaba en la cafetería de Inglaterra! ―Y por si no lo mencioné, en esa cafetería me pagaban bien― El contrato era encantador, ¿podía yo casarme con él? Aunque sería muy materialista, y bastante extraño. 

Alto ahí amiga, ¿vivir aquí? ¿Cama adentro significa dormir aquí, verdad? 

—Uhm, tengo una duda. Dice aquí que… eh, ¿vivir aquí? —pregunté algo confundida, ella sonrió y asintió. 
—Sí, voy a necesitar que vivas aquí. Me contaste que vives sola, así que sería lo mismo, ¿verdad? Dime que puedes, por favor —pidió suplicante y yo no hacía más que mover la mirada de ella a la hoja— ¿Es el sueldo? Digo, puedo aumentarlo… Solo que no sabía si… 
—¡No, no! —reí negando con la cabeza— El salario está más que bien. Es solo que me tomó por sorpresa el hecho de que tenga que vivir aquí, pero… no es mala idea —¡Claro que no es mala idea, Abril! ¡Le debes dinero al casero, esta mujer ha caído del cielo como un regalo divino! 

Me tomó media hora, algunos minutos más quizás. Pero lo pensé bien, era un buen contrato y solo debía cuidar a dos niños lindos, me pagarían y viviría en una residencia genial. ¿Acaso estaba llegando a mí el momento “después de la tormenta” díganme loca, pero así lo sentía. 

                                                          -×××-

Una semana. 
Había pasado una semana y ya estaba dejando mi departamento. Tenía mis maletas hechas, ropa y algunos aparatos tecnológicos, con lo que siempre viajaba. No tenía muchas pertenencias porque siempre me movía de lugar. Me estaba mudando a un lugar y no me movería de ahí, que raro sonaba eso. Chloe había enviado a su chofer –sí, chofer- para que me ayude a llevar las cosas hacia allá. La señora Collins estaba siendo tan buena conmigo, ¿es que acaso le daba pena? Yo creo que mi hermana Zoe me envidiaría mucho en este momento, pero yo no debo nombrarla. ¡Ella no me importa! 

¿A qué iba? Oh claro, mudanza. 

Chloe se había empeñado en pagarme el mes que debía, pero al final accedí solo porque lo descontaría de mi sueldo del mes. 

Por otra parte, durante esa semana estuve en esa casa ‘conociendo’ a –casi- todos los miembros de la familia. Sus abuelos son muy buenos, Anne más que todo. Max es bastante diferente al estereotipo de abuelo que pintan las personas. La señora Rose, es ama de llaves y quién se encarga de la casa y el orden. ¡Ella es quién mantiene todo así! Es como un ángel. 
También está el papá, Kyle que es un cuarentón con el climaterio al cien por ciento y hace actividades para sentirse joven. ¡Vaya personaje! Pero cuando no está tratando de verse joven, es socio de una firma de abogados. 
Sin embargo, también está el misterioso hermano mayor, Nate, que solo permite que Rose entre a su habitación. 
Theo y Alai son los más pequeños –y ya conocidos- de la casa. Son un poco inquietos, pero nada que no se pueda controlar. Y como dije antes, está Chloe, diseñadora de interiores, madre hiperactiva, esposa. 

Volvamos a Nate, ese chico realmente me intriga. ¿Tiene alguien una foto suya? 

—¡Bi! —gritó Alai, la pequeña niña de alrededor de dos años, juntaba sus pequeñas manos con emoción formando en ellas un pequeño aplauso. Yo sonreí y agité mi mano saludando. 
—¡Sí, Abby! —gritó también Theo corriendo hacia mí, este último tenía cuatro años, casi por cumplir los cinco. Me lo había dicho varias veces el día que lo conocí. Al llegar lo tomé en mis brazos cargándolo y dando vueltas en el mismo sitio, el pequeño reía mientras miraba hacia arriba y me abrazaba por el cuello. 
— ¿Cómo estás bebé? —pregunté besando su mejilla y dejándolo sobre el piso con cuidado para que hiciera equilibrio. 
—Bien. —encogió los hombros y corrió hacia su mamá, que esperaba en la puerta junto a su hija en brazos. 

True Colors (Retirada de Wattpad)Donde viven las historias. Descúbrelo ahora