Introducción

7.3K 254 70

Era otra tarde como todas en Londres: fría y con viento moviendo mi pelo. Volvía del trabajo como era normal un jueves a las 7 pm. Me dirigía a paso rápido hacia mi apartamento que se encontraba en unas calles alrededor de la catedral St.Paul. Hacía el mismo frío que todos los días, llevaba el mismo abrigo de todos los días y me cruzaba las personas de todos los días. Mi vida era bastante repetitiva la verdad.

Cuándo por fin llegué a mi piso y cerré la puerta y me quité el abrigo con rapidez para encender el ordenador. Como ya he dicho mi vida era un poco aburrida, y quería cambiar eso para hacerla un poco más interesante. Una de las mejores opciones para ello era encontrar pareja, pero en todo Londres parecía que espantara a los chicos decentes y se escondieran de mi. Estaba tan desesperada que había recurrido a webs penosas que me emparejaran con "mi media naranja". Había estado todo un mes rellenando cuestionarios para ello, pero cada día que pasaba seguían sin aparecer chicos, como si mis respuestas fueran tan extrañas que a nadie le llamaran la atención. Día tras día revisaba las webs, y no pasaba nada. Solo lo volvía a rellenar, y volvía a esperar desesperadamente. Eso también se había vuelto parte de mi aburrida rutina.

Me senté enfrente del ordenador deseando tener suerte, aunque una parte de mi sabía que no iba a suceder nada nuevo.

Nombre: Nadine

Edad: 19

Sexo: F

Preferencias: ninguna en especial

Ocupación: Secretaria y escritora

Aficiones: Trabajar y escribir

Era basicamente lo más común, fácil y resumido que se me ocurrió. Lo volví a enviar y espere respuestas; nada. Decidí levantarme a por un chocolate caliente para quitarme los escalofríos que quedaban en mi cuerpo del recorrido de vuelta a casa.

Cuando volví algo me llamó la atención: tenia una, ¿respuesta? Me senté rapidamente y cliqueé en ella.

Nombre: Harry

Edad: 20

Sexo: M

Preferencias: Chicas discretas que no llamen la atención

Ocupación: Ninguna

Aficiones: Pasear por los grandes jardines y calles de Londres, leer y cocinar

Sus respuestas eran bastante interesantes, y si eran correctas estaba más que interesada en él. No quería ser presuntuosa, pero necesitaba ver su foto de perfil antes de contestar.

La seleccioné y espere a que cargara mientras marcaba un rápido ritmo con mi uña sobre la mesa. Se cargó: era bastante guapo. Su nariz era puntiaguda y su piel blanca. Tenía los ojos grandes y verdes, acompañados de una rizada y castaña melena. Había más que superado mi puntuación mínima para responderle.

"Hola, me llamo Harry Styles y creo que lo demás ya lo has leído en mi perfil. Habrás intuido que vivo en Londres y que me encantaría conocerte. Espero tu respuesta con ansias."

"Es un placer conocerte Harry, y me encantaría conocerte también. Podríamos quedar bajo el London Eye, ya que me parece un lugar más que exquisito para pasear. El sábado a las 8 de la tarde."

Harry parecia un joven educado, fuera de esa clase de chicos con gorras y groseros. Parecía culto y un gran partido, nevesitaba que respondiera a ese mensaje. Estaba desesperada y acababa de suceder un milagro.

"Perfecto, hasta el sábado entonces Nadine."

No iba a desperdiciar esa gran oportunidad que la vida me había dado después de estar esperando meses por ella. Así que cerré el ordenador con una sonrisa en la cara y deseando que llegara el sábado para por fin cambiar todas las cosas de una vez. Esta era mi única oportunidad, y quizás fuera la última. Aunque sea joven, tengo la sensación de que mis puertas se cierran poco a poco dejandome encerrada en esta horrible y estresante rutina.

Possessive - Harry Styles¡Lee esta historia GRATIS!