I

61 1 0

Los personajes no me pertenecen, solo los utilizo sin fines de lucro.

Todos los derechos reservados a la autora de la novela.

===================================

Wei Wuxian creyó que los efectos del incienso se habían acabado luego de una semana, ya había experimentado toda clase de sueños que habitaban en la cabeza de Lan Zhan, y de su cotidiana vida junto a él fuera de Gusu Lan y lejos de todas aquellas personas que aún le temían. Una vez más, ambos se durmieron tranquilamente en las cobijas que calentaba a ambos, Wangji aferró su mano en la cintura de su ahora pareja de cultivación, sujetándolo fuertemente con temor a que él otro se aleje de él. Wuxian tan solo dejó que el calor del otro entrara por sus delgadas ropas y se permitió cerrar los ojos ante la tranquilidad de la noche y de la protección de Lan Zhan sobre él, dándose tiempo de oler el suave y placido olor de su pareja que le arrullaban hacia un sueño tranquilo.

Y ahora se encontraba nuevamente en otro lugar, esta vez un bosque que no recordaba, el ruido de agua chocando fuertemente contra las piedras le llamó la atención. Wei Wuxian caminó sin prisa, dando cortos pasos hacia el ruido de los golpes de la naturaleza hasta que el sonido de una tonada ya conocida cruzaba por sus oídos. Era la música que Lan Zhan le había tocado y tarareado en la cueva de la secta Wen cuando habían luchado con la gran tortuga para salir de aquel tenebroso lugar. El Guqin de Lan Zhan sonaba tan perfecto y desgarrador, no podía escuchar en esos acordes el sonido de tiempo atrás, la tranquilidad que le produjo, ahora su guqin emitía tonadas melancólicas, tristes, y de una pena que no se podía expresar en palabras, solo en la incesante tonada del guqin que su pareja emitia en esa noche iluminada por la luna llena.

El rostro de Lan Zhan tenía una expresión lastimera, como si estuviera a punto de derramar un par de lágrimas, su piel que parecía un fino jade tallado tan pulcramente ahora tenía unas notorias ojeras, sus cejas se fruncían con cada toque de su citara. Luego el viento hacia mecer su cinta que iba en su frente junto a su largos cabellos. Era como ver una pintura de un joven que había perdido algo tan importante, no quedaba más que observarle tocar en el filo de unas rocas, mientras que la música cubría todo a su alrededor y se sumergía en sus pensamientos.

—Lan... —

Wei Wuxian intentó ir hacia el otro, pero se ocultó por la sorpresa de escuchar otra voz llamando también a quien seguía sentado tocando su citara sin descanso, viendo como las yemas de sus dedos comenzaban a ponerse de un color rojizo y las cuerdas a punto de romperse por la tensión de cada tonada. Lan Xichen apareció en la escena, acercándose a su hermano menor, quien dejó de tocar aquella canción, levantándose junto a su guqin en mano para saludar con cortesía al líder la secta Lan.

Su hermano apreció el saludo, devolviéndoselo para observarlo por unos segundos, y luego dándole una sonrisa.

— ¿Aun no vas a volver a Cloud Recesses?

Lan Zhan respondió con negación. —Aun no, no es el momento.

— ¿Hasta cuándo continuarás buscándolo?

—Aun no puedo rendirme.

—Ya veo... —respondió — entonces me adelantaré hacia Gusu, ya se acabó el patrullaje en este bosque. Cuando estés listo debes volver. —Lan Xichen se despidió, observando la tristeza en los ojos de su hermano, dejándolo nuevamente solo porque era lo que realmente necesitaba.

Lan Zhan era reticente a dejar ir, aunque no se lo había dicho con palabras, claramente el dolor por la muerte de Wen Wuxian lo tenía en un duelo profundo, como si lo único que tendría que hacer era tocar por siempre inquiry hasta que un pequeño destello de esperanza aparezca frente a sus ojos.

Wei Wuxian observó todo en cámara lenta, como Wangji luego de la partida de su hermano, se sentaba nuevamente sobre sus ropas en el suelo, colocando su citara en sus piernas y dejando que la melodía inunde la noche. Susurros escapan de los labios de Wangji junto al apagado sonido de aquella música tranquila que le había gustado tanto. Su citara rechinaba conforme sus dedos lo forzaban a soltar sonidos de él, un último sonido se escuchó cuando la cuerda de su guqin saltó con violencia de la madera y golpeó los dedos de su dueño, realizándole pequeños cortes, Wuxian quiso levantarse de entre los arbustos y correr hacia el otro, observar si se encontraba en perfecto estado y quizás acompañarlo ahora con su chenqing, pero no pudo hacer más que mirar al frente, hacia la espalda ahora encorvada de Lan Zhan que nunca antes había visto de esa forma, temblando poco a poco, con un fuerte golpe de su puño que iba directo al suelo mientras se deshacía en llanto ante la pérdida de alguien que no sabía que quería demasiado.

—Wuxian...—la voz de Wangji se escuchó en pequeños susurros, arrastrando su nombre, dejando a Wei Ying sorprendido. — ¿Tu realmente volverás?

Wei Ying no pudo hacer nada, sus ojos se abrieron con fuerza, abriéndolos lo más que podía ante aquel sueño tan diferente y desastroso. Intentó enfocar su vista para ver el rostro de Lan Wangji, sentándose y prendiendo una vela con rapidez, percatándose que el incienso que estaba a un lado de ellos ya se había acabado. Giró su vista para dirigirla a su pareja que ya tenía la vista fija en él, sus ojos estaban con rastros de lágrimas y tan solo pudo sostener esta vez las manos del otro, de apretarlas lo más fuerte que podía, recostándose frente a él y dejando que Lan Zhan lo tomara de la cintura y lo acercara más a su cuerpo, recostando su cabeza en la suya. Ambos se aferraron uno al otro, siendo alumbrados solo por una pequeña vela y cobijados por el calor de sus cuerpos.

======================================

Hola~

Entre borrones y correcciones, espero que haya quedado algo de la esencia que quería mostrar.

¡Muchas gracias por leer!

Até logo~  

Mo Dao Zu Shi - One ShotRead this story for FREE!