Necesito una explicación.

115 29 6

Alexander no estaba entendiendo nada de lo que tenía lugar en el departamento de su novio.
El instituto no lo necesitaba en esos momentos, así que salirse con la suya para poder ir a ver a Magnus era una de las pocas cosas que se le permitía.

Miro al azabache inclinado en el sillón, sobre lo que parecía ser un cuerpo. Pero no estaba realmente seguro gracias al ángulo que se encontraba al entrar al lugar. Presidente Miau se pasaba entre sus piernas ronroneando para llamar su atención y ser cargado. Alec lo hizo sin protestar, él gato era toda una ternura cuando se lo proponía.

—Magnus—llamo con calma—¿Está todo bien?—cuestiono cerrando lo mejor posible la puerta, gracias al gato entre sus brazos.

Camino hasta él hombre con cuidado de no soltar al gato. Pero no hizo falta ya que este salto con elegancia desde sus brazos para ir hasta Magnus.
Cuando estuvo lo suficientemente cerca. Alec miró todo con desconcierto. ¿Qué estaba haciendo aquel chico lleno de sangre en el departamento que compartía con Magnus? ¿Qué diablos estaba sucediendo?

—Magnus, necesito una explicación—exclamo sorprendió acercándose al que intuía era un mundano que se quejaba.

Algo dentro suyo se activo al ver al chico castaño moverse en el sillón entre pequeños murmullos y lo que parecían sollozos. Algo le impulsaba ha tomarle la mano y quedarse a su lado hasta logrará despertar.

—Lo encontré en el mismo lugar que ha presidente Miau—declaró el brujo acariciando la frente con calma y moviendo los dedos usando magia para ayudarlo—lo encontré abandonado en un callejón cerca del edificio de apartamentos.

—¿Y tú mejor idea fue traerlo a casa?—pregunto fuera del calor de disputa.

—Estaba lleno de sangre, tierra y parecía aturdido, ¿Qué esperabas que hiciera?—frunció el ceño en concentración.

—¿Tierra?—empujo al hombre mayor con ligera fuerza—debiste revisarlo, ¿Y sí es un vampiro novato?—se quejo sacándole la ropa al chico.

—Pudiste simplemente pedirme que me hiciera a un lado—se quejo un poco.

—Hazte a un lado—movió su mano señalando su cuarto—trae ropa de su talla, consigue algo de comida y deja de quejarte.

Magnus le brindó una mirada ofendida mientras hacía lo que estaba pidiendo. Presidente Miau se acomodó en alguno de los sillones mirando con atención al brujo que murmuraba en voz baja algunas tonterías. Quejas sin mucho sentido sobre cómo Alexander lo estaba sacando de su sala, en su propio apartamento. El asustadizo gato parecía sonreír con burla ante los ojos del gran brujo de Brooklyn. Porque este sólo se encontraba ronroneando y disfrutando de ver a su amo trabajar ante los mandatos de otro ser viviente.

Alec desnudo al chico sin mucha importancia de verlo, era algo que había hecho alguna vez con Max, su hermano menor; al no poder cambiarse solo. Reviso entre las manchas de tierra y sangre seca buscando alguna evidencia de lo que estaba imaginandose. Entonces lo encontró la marca de la mordida en el pálido cuello del chico.

—Necesitaremos sangre—exclamó él de ojos azules en voz alta y de resignación.

Magnus apareció por el pasillo con un par de mantas y con un chasquido de dedos dejo al adolescente como nuevo, nada de tierra en las manos. Cabello limpio y perfectamente peinado. No había rastro de sangre, le puso ropa nueva, desde los boxers. Dándole una camisa vieja de Alec y unos pantalones que tuvo que arreglar a su medida.

—No creo que la necesite, no parecía herido.

—Es un vampiro novato Mags—camino hasta él brujo tomando las mantas—esperemos que no haya lastimado a algún mundano.

Magnus asintió pensativo. Alec suspiro arropando al chico y tomando la mano de su novio para ir a preparar algo de comida decente. Aunque estaba consciente que a mí ninguno de los dos se les daba muy bien la comida. Lo suyo no era realmente la cocina.

—¿Cómo no te diste cuenta que era un vampiro?—interrogó.

—Bueno, lo encontré cuando el sol se estaba ocultando—se recargo en el umbral de la puerta de la cocina—venía murmurando incoherencias, primero pensé que estaba ebrio. Pero termino sentándose contra una pared y cuando estuve más cerca pude ver la sangre, tierra que lo estaba cubriendo.

—¿Cuando el sol se estaba  ocultando?—miro incrédulo dejando lo que hacía a un lado—entonces no fue un vampiro quien lo revivió. Pero un subterráneo no se atrevería a meterse en los asunto de vampiros.

—¿Y un cazador de sombras?

—No creo que se arriesguen a romper las reglas—reflexiono mirando con ojos calculadores donde se encontraba él—aunque no puedo asegurarlo. Hay muchos que se arriesgarían para obtener algo. Y más si Raphael está en la ecuación.

Ante la mención del vampiro Magnus tomo una postura más seria, bajo los brazos posicionando las a los lados y evitó torcer la boca ante la sola idea de que él chico involucrado en medio de los conflictos de los tontos cazadores de sombras; bueno, menos Alec que era uno de los mejores entre las filas.

—¿Por qué Raphael tendría que estar involucrado?—cerro los puños intentando no usar su magia.

—Es él líder del clan, piénsalo un momento—se acerco al azabache y tomo sus manos con cariño intentando calmarlo—sí alguno de sus vampiros convirtió a un mundano. En especial después de todo lo que ha pasado con Camille, podrían pedirle algo incluso extorsionarlo.

—Oh, no. Alexander mataré a cualquiera de tus amigos que lo intenten—amenazo dejando ver sus ojos de gato, esos hermosos ojos que Alec tanto amaba.

Sonrió con cariño, depósito un beso en su mejilla mientras con su pulgar acariciaba el torso de su mano.

—Esta bien, se cuánto aprecias realmente a Raphael—suspiro enternecido por la actitud paternal de su novio—no voy a detenerte si alguien le hace daño. Aunque por favor, se lo más discreto posible.

Magnus se quedó con la palabra en la boca cuando escucho una voz extra que provenía de su invitado.
Sonaba aterrado, confundido y perdió en cuanto a todo lo que estaba sucediendo a su alrededor.

Esta historia es un regalo muy particular para mi beta. Sí, ella me ayudó con esta idea cuando se estaba formando. :"V iba a estar para el 24 pero luego pasaron algunas cosas y no pude subirme. Es un Au, totalmente. Simon es más joven y puede que haya o no pasado algunas cosas de la historia original. Después de todo es un fic de un mundo alterno. Dedicado a Jun-Asai.

Simon Lightwood-Bane.¡Lee esta historia GRATIS!