Capítulo final

3.3K 745 25

Finales de 1847. Chatsworth House, Ducado de Devonshire

En el salón dorado.

  — Jamás imaginé que Karen se pondría de parto en nuestra propia casa — repitió por tercera vez Audrey tratando de disimular la emoción que la invadía al saber que nacería uno de sus sobrinos en Chatsworth House. 

— Lo cierto es que estaba muy avanzada en su gestación, no debería haber viajado — refunfuñó la Baronesa Viuda sentada en uno de los divanes principales y apoyando sus dos manos en el viejo bastón que la acompañaba desde hacía años. 

— No hay de qué preocuparse, Karen es fuerte, estoy segura de que sería capaz de dar a luz ella sola y en medio de un bosque — recordó Gigi empujando el carricoche triple que Thomas había mandado a hacer expresamente para las tres joyas de Norfolk. 

    — A penas está gritando, tan sólo se escucha de vez en cuando... lo que no entiendo es por qué no quiere que entremos con ella... — se lamentó Bethy bajando el mentón para enfocar su Áurea, la cual estaba sentada en su regazo.

    — Porqué la ponemos nerviosa. Sí, exactamente esas han sido sus palabras. "Salid de aquí que me ponéis nerviosa" — repitió a modo de sorna su melliza. 

— Esta niña...ni siendo madre de tres criaturas cambiará... — musitó la Señora Royne entre el fastidio y el cariño, negando con la cabeza. 

  — Vamos Baronesa, no se enfurruñe...— la abrazó Bethy que siempre le había profesado un especial apego. 

— Bueno, ahora con estas tres joyitas delante de mí, me sería imposible hacerlo...—  esbozó una sonrisa de satisfacción  al ver como tres bebés la miraban a la vez.  

Al otro salón, al contiguo al de las damas, se encontraban los varones fumando y con las copas respectivas y pertinentes al gusto de cada uno. 

— Otra vez padre, ¿será niño? 

— No lo sé Seymour, según Karen sí —  repicó el brandy preso de esos nervios de un hombre que va a ser padre, sin importar las veces que pasara por ese momento. 

— Puede que sean más de uno  —  removió el drambuie Robert recordando la herencia genética de su família política.

— No lo creo, el vientre no estaba tan abultado y Karen no es una mujer entrada en carnes como para no notar las dimensiones de su preñez    — agregó Thomas que siendo familiar de la parturienta había preferido que el médico de la familia, el Doctor Mellison, tomara el control del asunto.

    —¡Ya está!¡Ya está aquí! — los gritos de la Señorita Murray, la doncella de Audrey alertaron a los familiares del bebé recién nacido. Asher ascendió la gran escalinata de dos en dos para ser el primero en ver a su hijo, aunque la tarea se le hacía díficil cuando vio a tres damas con vestidos pesados cogerle los talones. "Estas Cavendish" 

    — ¿Qué es? ¿Qué es? — demandó el padre a la puerta de la alcoba dispuesto a entrar.

— ¡Un niño!

— Y al final ha resultado que tenia razón — convino Audrey en un susurro para que nadie apreciara la competición interior que había llevado con su hermana menor en cuanto a conocer el sexo del bebé. 

— ¡John! ¡John ya está aquí! —  se escuchó una mezzosoprano anunciar dando paso a los presentes para dar la bienvenida al nuevo miembro de la familia. 

William y Anne fueron acercados de inmediato por Asher para que vieran a su nuevo hermano, así como la larga lista de primos también le dieron el visto bueno. Tíos y tías se maravillaron con John hasta que Gigi preguntó por Liza.

Manto del firmamento ( IV Saga de los Devonshire)©¡Lee esta historia GRATIS!