Capítulo 16

94 3 0

No ha salido el Sol en toda la tarde y la casa es tan oscura... Una enredadera cubre las ventanas de la casa y las velas se consumen rápidamente. Escribir esta historia ha sido más difícil de lo que creía. Los recuerdos me invaden y me hieren.

No he comido en horas y tampoco he podido dormir. Debo terminar de escribir lo que me contó y esconderlo en algún lugar del cuarto. He pensado en poner el cuaderno bajo las cajas del armario, pero podría ser demasiado evidente.

Además, lo escucho rondar en el pasillo. Sé que me vigila y tal vez me vea desde algún lugar. No entiendo por qué me mantiene viva, pero debo aprovechar el tiempo que me queda e intentar escapar. Yo viví en esta ciudad. Según el trato, todos debimos morir, por eso me quiere, pero ¿por qué no matarme? ¿Por qué contarme la historia? Aún considerando que tenga sentido del humor, mi estancia aquí no tendrá sentido por mucho tiempo. También puede deberse a su crueldad. Tal vez quiere jugar conmigo, como los gatos con sus presas.

Esperaré a que baje el Sol y se acabe la luz de las velas. Por ahora, él solo sabe que escribo y no sospecha nada. Cuando la oscuridad sea absoluta, intentaré escapar y llevar mi cuaderno hasta algún lugar seguro. Yo me quedaré con la cinta, por si logro escapar.

Solo tengo una oportunidad.

Ciudades Hermanas¡Lee esta historia GRATIS!