Capítulo 59 | Apoyo

419 45 45

IMPORTANTE: poneros auriculares para el vídeo de arriba. Está en 8d y la experiencia es mucho mejor con ellos.

-¿Qué tal te encuentras, Reese?

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

-¿Qué tal te encuentras, Reese?

-Mal, tenemos que buscar a los otros sombras-contesté de inmediato tratando de levantarme.

April me ayudó sin dejar de sostenerme.

-Espera, ¿En serio?-Jayden alzó una ceja confundido.

-¿Por qué lo dices?-cuestionó April.

Cogí una bocanada de aire.

-Los sombras son seres pacíficos, estuvieron controlados todo el tiempo-expliqué de la forma más sencilla posible. Quería dar más explicaciones, pero cuando nos reuniéramos con los demás.

-¿Exen no era el único?

-No, Noah.

-Un momento, ¿Cómo lo sabes?-insistió Jayden.

-Exen-susurró April con rabia-. Él fue quien intentó matarnos.

-No era su intención, su hermano era el líder y él no tenía ni voz ni voto-aclaró Noah.

Jayden se levantó del suelo también, junto a Noah, rodeando con su brazo su hombro. Me dolió recordar que Axel le había torcido el tobillo y él estaba cojeando.

-¿Sin intención?¡Oh señor Exen! Te disculpo el acto de intentar matarnos porque fue sin querer. En verdad lo que quería era darnos un abrazo, y al ser potencialmente peligroso y poderoso, le salió mal. Pobrecito.

Noah le fulminó con la mirada a Jayden por su sarcasmo.

Rodé mis ojos.

-Lo explicaré mejor cuando nos reunamos con los demás-hice una pausa antes de tratar de caminar junto a mi amiga-. Y aclaro, Exen está muerto y nos salvó la vida a ambos.

Sin oír y decir nada más, me dispuse a caminar con las manos de la pelirroja en mi brazo y en mi cadera, y con ambos chicos a nuestro lado.

El silencio nos acompañó en todo momento mientras caminábamos por los pasillos. Y no me refiero a nuestro silencio, ya que Noah nos estaba poniendo al tanto de la situación de los demás, usando su telepatía. Sino al del lugar en sí. Objetos destrozados, suciedad, sangre, cuerpos sin vida. No había ni un solo ruido. Era demasiado triste ver aquello.

En cuanto la presencia de un cabello rubio se cruzó ante mi mirada, reconociéndole al momento, sonreí abiertamente. Malcom.

INEFABLE ©Donde viven las historias. Descúbrelo ahora