Capítulo 58 | Minutos

283 44 24

Recordatorio de lo último: Sean y Lucy son atacados por sombras. Hay una invasión en la CDI. Huyen y se encuentran con los demás. Su plan era buscar a los que faltan. En el proceso se encuentran con Zac, el mestizo aliado con Axel. Zac ataca a Sean con intención de matarle pero es parado por Lucy. Él la ataca destruyendo sus órganos. Lucy muere en brazos de Sean. Jayden y April sigue vivos. Salen de su habitación en busca de los demás y se encuentran con Noah y Reese. En ese instante se topan con Axel.

 En ese instante se topan con Axel

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Narra Noah

Las cosas, de repente, se habían descontrolado más de lo que me esperaba.

Reese alzó su mano en mi dirección, y con una fuerza presente, pero no visible, me lanzó lo más lejos posible de ella, contra el frío y duro suelo.

El impacto me causó daño en el hombro y en la espalda, por no hablar del mareo repentino.

Tumbado boca abajo en el suelo, y sudando excesivamente, subí la mirada un poco, parpadeando varias veces. Reese repitió el mismo ataque, con April y Jayden.

No lograba entender nada. Se suponía que estaba de nuestro lado. Y lo que más temía, era la idea de que Axel se haya apoderado de su mente y la esté controlando en ese instante.

—No me esperaba eso, ¿Ya decidiste?

Reese suspiró mirándole fijamente y asintió con la cabeza.

—Lo he pensado. No confío en la CDI. No quiero que después de todo, me encierren aquí. He sufrido lo suficiente—hizo una pausa—. Acepto tu propuesta.

Mis ojos se abrieron de par en par ante sus palabras. ¿Propuesta?¿Le va a ayudar?¡¿En serio?!

Giré mi cabeza buscando con la mirada a Jayden y April. Ambos estaban tirados en el suelo, uno sujetando al otro en modo protector, y con la atención puesta en Reese.

—Reese, no—suplicó April e intentó levantarse, cosa que no logró, ya que se mareó de repente y Jayden tuvo que sostenerla.

El golpe de Reese, nos dejó aturdidos a todos. Y no solo me refiero al daño físico.

Axel soltó una risa hostil y cogió del brazo de Reese para acercársela a él, dejando unos centímetros de separación entre sus rostros.

Mi corazón latía a mil. La desesperación me invadió, causando miles de emociones en tan solo unos segundos, y entre ellos se encontraba la rabia y el temor.

No, no, no.

—Te puedo asegurar, que como me estés mintiendo, acabarás muerta—la amenazó en tono tranquilo.

INEFABLE ©Donde viven las historias. Descúbrelo ahora