Capítulo 3: Un día en la guardia de Eel.

48 4 0

Lena se despertó a la mañana siguiente, por los sonidos de la puerta de su cuarto siendo tocada, se levantó de la cama, vistiéndose rápidamente, con una blusa blanca, pantalón de mezclilla negro con parches y unos zapatos bajos, se recogió el cabello en una coleta y abrió la puerta. Afuera se encontraba Nevra, que iba vestido todo de negro como siempre y portaba su típica sonrisa.

- Buenos días, Lena- saludo- ¿Qué tal dormiste?-

- Muy bien, gracias- respondió la castaña.

- Me alegra, bueno vamos a desayunar ¿no?-

- Está bien- dijo la chica, saliendo de su cuarto, cerró la puerta con llave y siguió a Nevra hasta la cantina de la guardia. En el lugar se veía a muchas criaturas diferentes desayunando, al llegar Lena con Nevra sintió las miradas sobre ella y varios murmullos se comenzaron a escuchar por el lugar, la chica bajo la cabeza tratando de ignorarlos, esperaba que sucediera algo así, estaba acostumbrada. Nevra le guio a una mesa vacía y se sentaron a esperar la comida, entonces una chica muy atractiva se acercó a ellos, era de un tono de piel blanco como el mármol, de cabello negro lacio debajo de los hombros, con unos enormes ojos color rojo carmesí e iba vestida con un vestido rojo fuego, pegado y unos tacones altos color negro.

- Buen día, Nevra- saludo, con una voz aterciopelada y cantarina.

- Hola, Reika- dijo el vampiro.

- ¿Quién es tu compañía?- pregunto, tomando asiento a la mesa.

- Se llama Lena, es la bailarina que dará el espectáculo para el embajador que vendrá a Eel- explico el chico. Reika observo a Lena con ojos inquisitivos, mirándole de arriba abajo.

- Es una humana- dijo la pelinegra.

- Si lo es, pero es una invitada, así que se amable, por favor-

- Lo intentare- comento la chica, sonriendo, mostrando sus colmillos. Lena sintió un escalofrió recorrer su cuerpo, percibía que no le agradaba a esa chica, podía verlo en sus ojos.

- Nevra- hablo Lena- creo que es mejor que venga a desayunar, cuando haya menos gente-

- De que hablas, ya estamos aquí, hay que aprovechar-

- Está bien- dijo la castaña y se quedó callada. Nevra y Reika empezaron a hablar acerca de la guardia y misiones que habían tenido, Lena simplemente los escuchaba en silencio, finalmente la comida llego y la chica empezó a comer con ánimo, todo le parecía delicioso. Al terminar Nevra y Lena se levantaron de la mesa, despidiéndose de Reika, ambos se retiraron del lugar y mientras Lena caminaba, sentía la mirada de la vampira en su espalda.

- ¿Y qué piensas hacer hoy?- le pregunto Nevra.

- Iba a regresar a mi campamento-

- Que aburrida, ¿no quieres acompañarme hoy?-

- ¿Por qué quieres que te acompañe?-

- No lo sé, ¿no te da curiosidad la guardia?-

- Tal vez un poco, siempre me he preguntado qué es lo que hacen-

- Por las mañanas casi siempre entrenamos, para estar en forma para alguna misión- explico el chico.

- Ya veo, me gustaría ver eso-

- Acompáñame- dijo el pelinegro, guio a Lena fuera del cuartel general a una instalación adyacente cerca de las viviendas, parecía un coliseo, dentro había armas, blancos para practicar, una arena donde pelear y más cosas.

Sangre de gitanaWhere stories live. Discover now