Cap.17 Del amor al odio solo hay un chico

222 6 7

Así es, la vida hoy me regala nuevos horizontes. Simplemente una persona llega y miles de cosas cambian al instante.

-¿Que hiciste Nick? -pregunte algo desconcertada.

-Me pueden explicar ¿Que hacían las dos como unas completas locas psicópatas desadaptadas en una moto? -La ira era notable en su rostro y la exageración cada vez mas evidente desde que discute conmigo.

-¡Hey he hecho una pregunta! –Proteste.

-¡Hey! -imito. -Yo igual y quiero respuestas de esto y las quiero ya.

-No tengo porque darte explicaciones. -Intervino Sam levantando los hombros.

-¿Segura que no? ¿Crees que después de lo que paso con la policía papá va a querer enterase de que su hija esta saliendo en motocicletas a toda velocidad con su "mejor amiga"?- El chico hablo perdiendo totalmente la razón.

-Esperen. ¿Policía? -Pregunte de la nada. ¿De que me perdí? Además ¿Porque hacia comillas en "mejor amiga" es que acaso soy una desconocida o que?

-Fue antes de tu accidente. -Corto Nick fríamente.

-¿Ahora intentaras chantajearme? Valla, pero que bajo has caído Nicholas, sinceramente esperaba mas de ti siendo mi hermano. -Sam hablo en un todo algo decepcionado y del tipo cliché de las novelas.

Ante esto la mirada de Nick demostraba algo de ira, decepción y ¿Dolor?, era algo sumamente extraño, sus sentimientos encontrados irradiaban algo parecido a la desesperación.

-Bueno y es que ¿No van a contestar? –Hablo, Nick, de una forma seca y grosera la cual, debo decir, me ofendió un poco.

-Ya Sam lo dijo, no tenemos por qué darte explicaciones. En especial yo.  -Rete. –Y mucho menos con alguien tan desesperado como tu. ¡Ya párala! Me canse de que estés peleando y haciendo mala cara todo el tiempo por lo que hago y dejo de hacer.

Rápidamente me fui a la habitación de huéspedes sin darle tiempo para responder, "Démosle tiempo para que se le pase su enojo bipolar" Pensé, "Detesto que se comporte como si fuera de su propiedad". 

Cerré fuerte la puerta, me quite el maquillaje, la ropa y luego me prepare para ir a dormir.

Desperté temprano a falta de sueño pensando en cuando podría volver a casa, no sabia porque, pero el estar aquí no me hacia sentir bien.

Rápida y cautelosamente fui a la habitación de Sam ya con todas mis cosas listas.

-Sam, levántate. -Susurre dándole golpecitos para que se levantara.- Sam vamos, quiero irme de acá.

-Deja de fastidiar Nicholas. -Dijo entre dormida. -Ve a fastidiar a papá.

-¿Que? Nicholas... Sam soy yo Lina... Vamos levántate quiero que me lleves a casa.

-¿Que? ¿Quien es Lina? ¿Otra de tus novias?, Nick no me interesa. -Evidentemente ella aun estaba dormida.

-Vamos -Continúe, no quería tener que decirle a Nick. -Levántate.

Ella no volvió a hablar ni a moverse simplemente continuo con su sueño como si yo no existiera.

Frustrada tuve que dejar mi orgullo a un lado y decirle a el que me llevara a casa. Cada vez el sentimiento era menos agradable.

Suave y sigilosamente salí de la habitación de Sam y entre a la de Nick.

-Nicholas, levántate, me quiero ir a casa. -Le hable al oído para que se despertara pronto.

-¿Que? ¿Quien...? ¿Que pasa carolina? -Respondió algo aturdido.

- Quiero que me lleves a casa.

-¿Que hora es?

-No importa llévame.

-¿A que quieres ir a tu casa?

-¡Quiero irme!

-Esta bien.

Accedió y sin darle tiempo lo saque de su cuarto. Cuando estuvimos en la puerta se puso un abrigo y salimos. La mañana era bellísima, aun estaba amaneciendo y había un silencio tan pacifico y relajante.

-Y bien ¿Donde es? -Le apure, quería llegar a casa lo mas pronto posible.

-Es dos casas más allá. -Señalo una casa enorme del estilo moderno. -Nos vemos.

-¿Que? ¿No me vas a llevar?

-¡Tengo sueño!

-¡Vamos! ¡Deja de ser perezoso!

-No quiero.

-Esta bien. –Hice una mueca y acepte a regañadientes.

Camine lo mas rápido posible a casa, toque a la puerta y una mujer alta, elegante y con porte de extranjera abrió.

-Pero que tenemos aquí, pensé que no volverías. -Aquella mujer destilaba frialdad y la verdad me causo un poco de temor.

-¿Quien eres? -Pregunte ocultando mi timidez. –Vamos, ya no tienes que actuar mas, no creas que soy una estúpida, sé que estas haciendo esto para llamar la atención de todos.

Su respuesta me enfureció, ¿LLAMAR LA ATENCION?

-Mire quien quiera que sea usted, no tiene por qué llamarme a mi mentirosa y mucho menos decir que quiero llamar la atención porque lo que me paso fue grave y dure mucho tiempo en la...

-¡CALLATE! -Intervino gritando. -Lárgate para tu cuarto.

-¿Quien es usted para hablarme de esa manera? -Rete.

-Tu madre mocosa y si no entras ya y dejas toda esta pendejada te va a ir peor.

Sin darme cuenta, detuve su mano que venia directo a mi rostro a darme una bofetada, la tire y me di media vuelta para regresar a la casa de Nick. La mujer me tomo por el cabello me jalo hasta estar dentro de la casa sin permitirme hacer o decir algo. Al soltarme apreté los dientes reprimiendo mi furia, si lo que ella decía era verdad no era mucho lo que le podía hacer a mi “madre”.

Luego de esto, subí las escaleras y busque algo parecido a "mi habitación" supongo.

Entre en la primera habitación que vi en el pasillo.  Al entrar vi un mural lleno de fotos. Supuse que esa era mi habitación ya que yo salía en aquellas fotos, así que entre y me puse cómoda.

Luego de un rato me puse a “husmear” entre mis cosas. Era algo interesante lo que me gustaba o bueno gusta, supongo.

Al cabo de unas semanas me di cuenta de que esta casa era un infierno, lo único que me salvaba era salir con Jake o con Sam aunque era mas frecuente con Jake. Por cierto, las cosas con Jake iban excelentes, él era de ese tipo chico malo pero a la vez romántico, simplemente genial.

Luego de estar saliendo con Jake y dejar de hablar con Nick ocurrió algo que me desconcertó totalmente.

El Mundo Externo Y Yo.¡Lee esta historia GRATIS!