For every story tagged #WattPride this month, Wattpad will donate $1 to the ILGA
Pen Your Pride

6: Partido de fútbol.

96.3K 4.1K 407


[Historia en papel publicada por Editorial Planeta, puede encontrar el libro en todas las librerías de Chile] 

 

6

Partido de fútbol

Grandes gotas caían e inundaban todo la cancha. Diecinueve jugadores corrían por el césped mojado detrás de una pelota descontrolada por la lluvia. El partido de fútbol cada vez era más intenso, más agresivo y los tres jugadores ya expulsados daban cuenta de ello. Las gradas estaban prácticamente vacías, casi la mayoría de los alumnos del internado se habían negado a asistir al partido por la primera lluvia del año. Solo unos pocos chicos, cubiertos por paraguas, alentaban a nuestro equipo que era local. Y yo, muy campante, sin nada cubriéndome, era la única chica que observaba cómo el otro equipo nos daba goleada.

Sinceramente, no sabía qué hacía en ese lugar. O sea, no había nadie, no eran más que un par de pelagatos aficionados al fútbol, yo estaba congelada y ya sentía el resfriado acercarse. Pero ahí me encontraba, contemplando con ojos NO anhelantes al delantero con la camiseta número siete, a pesar de que debería estar estudiando para una prueba que rendía mañana.

Di un largo suspiro... algunas veces me sorprendía mi estupidez.

Crucé los brazos en un intento desesperado por juntar calor. Mínimo podría haber ido a buscar un paraguas, pero ya no lo había hecho y no lo haría ahora cuando faltaban diez minutos para el término del partido.

Sacudí la cabeza. Mi cabello mojado chocó contra los costados de mi rostro y cayó de nuevo, chorreando; lo aparté con una de mis heladas manos.

Iba a morir en ese lugar, lo haría, y todo por lujuriosa. Debía admitir que la verdadera razón por la que me estaba muriendo de frío en ese sitio, eran los pantalones de O'Connor. No sabía qué tenían de especial los shorts del uniforme de fútbol, pero hacían que el trasero de O'Connor resaltara en todo su esplendor. Y ese era un espectáculo que jamás me había perdido; un poco de agua no le hacía mal a nadie..., exceptuándome, porque me estaba muriendo como el día anterior cuando casi había perecido por ahogamiento, hasta que mi ángel (de la muerte) me había rescatado.

Lo irónico de todo, era que la persona que me había salvado había sido O'Connor, por supuesto. Bella me lo había contado tras llevarme a la enfermería para hacerme un chequeo completo. Según ella, realmente había estado a unos segundos de "estirar la pata" y pasar al patio de los callados, ya que el profesor se encontraba demasiado ocupado con los demás alumnos como para fijarse en que una alumna retardada aún no sabía nadar y se había quedado en la línea de partida.

Así que le debía la vida al maldito estúpido de O'Connor y le pagaba la deuda observándolo jugar a la pelota (técnicamente siempre venía), a pesar de que él no tenía idea de que yo estaba ahí, y no lo sabría nunca. Eso era algo que no le había contado a nadie, ni siquiera a Bella, la que pensaba que estaba encerrada en la biblioteca estudiando.

Suspiré, deseando que pronto terminara el partido para ir a darme una deliciosa y larga, larga, larga ducha.

El sonido de los pocos hombres en la galería gritando, me hicieron salir nuevamente de una ensoñación. No hacía más que vivir en nubes plagadas de O'Connor en bañador que me hacían un sensual baile de caderas.

Me centré en el partido. Los jugadores se desparramaron frente al arco: se iba a lanzar un tiro de esquina. O'Connor estaba siendo empujado por un chico del equipo contrario, y él devolvía la agresión; luego saltó junto con el agresivo para golpear la pelota con la cabeza.

[En librerías] Mi vida es un desastre (Leah es un desastre #1)¡Lee esta historia GRATIS!