El acertijo de los 7 laberintos

94 2 0

Aaina se encontraba enfrente del cuerpo de Sahasya Kanvar, acababa de quedar inconciente –tengo que hacer algo- dijo para si misma.

Se acercó lentamente al cuerpo de Sahasya, con su mano estirada decidió tocar a el cuerpo.

– yo no aria eso larakï, no permitiré que arruines mis planes, pronto Dovack se fundirá con Ether y yo tomare el control de todo, solo te traje aquí para que vieras de lo que soy capaz, y por que disfruto de tu frustración- dijo Said en un tono burlón.

-no es justo, tú no tienes derecho- contestó Aaina enojada.

-no, no lo tengo, pero así es el libre albedrío de la vida, ya sabes que adoro a Darwin, sobrevive el mas apto e inteligente, y también es la hora de evolucionar, el hombre será el eslabón perdido de mi nueva raza, cuando Dovack y Ether se fusionen, tendré el control de esa maravillosa mente, formare mi ejercito para vencer a todos los Somniaters, el somnium 9 estará en mi poder y después formare mi nuevo mundo donde meteré ideas a la humanidad desde sus sueños-

-tu sabes que eso no será posible- contestó Aaina enfurecida

- sea posible o no, eso no depende de ti, ¡llévensela muchachos!- contestó Said mientras miraba a sus secuaces.

Los secuaces la tomaron a la fuerza y la encerraron en una habitación.

En la casa de Aishwara todos se preparaban para comer, había sido un extraño día y Ether no había hablado con nadie desde la noche anterior.

Novem hizo una oración y al terminar dijo -pueden comenzar a cenar.

– ¡Ataquen los indios!- dijo Edgar en voz alta como si la comida fuera una presa.

Alex se carcajeo de la inesperada broma pero a los encapuchados AdIX no parecía darles gracia y solo lo observaron.

Edgar dijo -¿Qué, los ofendí? No me refería a los indios de La india, me refería a los nativos americanos que así decían cuando atacaban, perdón si los ofendí,  ¿es que por que se llaman casi igual?-

Novem comenzó a reír y después los demás, la cena inicio y todos comían felizmente a excepción de Azul que cuidaba de Ether en la habitación, de pronto Alex preguntó a Aishwara –señora ¿como era mi padre cuando lo conoció?-

-          el era todo un caballero, fue del único hombre que me enamoró, a el le entregue mi dila (corazón).

-lastima que conmigo no fue así, el se preocupaba mas por sus investigaciones y nunca estaba en casa- Contestó Alex con decepción

-          tu no debes lamentarte, tu vive tu vida, yo estoy segura que el te ama, cuando estaba con el, todo el tiempo hablaba de ti, cuando escribió el libro circulorum lo hacia pensando en ti, decía que era su legado y que algún día tu lo perfeccionarías, y ve tu solo usando su viejo diario creaste una maquina, ningún Somniater ni científico a hecho algo asi-

Septem se encontraba atento en la platica y le dijo a Alex – si muchacho, yo nunca hubiera podido crear semejante maquina, yo estudié en Cambridge y ni con todos mis títulos lo logré, los Somniaters pueden entrar a los sueños ajenos solo con tocar a la persona de su muñeca, pero tu encontraste la forma de hacerlo artificialmente, por eso Oracus te nombró “el primer Somniater artificial”, jaja, pondría ser una nueva categoría si yo fuera tu padre estaría orgulloso de ti-

Alex miro a Septem –si señor, no se ofenda pero usted no lo es, eso no me sirve de nada, además un hombre murió y yo me e sentido culpable, mi padre nunca me explicó nada.

Novem le dijo a Alex – A veces las apariencias engañan, y los padres hacen cosas para proteger a sus hijos.

Alex retomando lo que decía -lo se señor, pero ustedes ni han de tener hijos, son como una especie de monjes, no saben lo que es ser padres ni de lo que hablan-

La musa desvanecida¡Lee esta historia GRATIS!