Capitulo 28 - Jack

199 2 0

Diecisiete días después...

-Bueno, Adiós -dijo Layla, despidiéndose de Jorge.

-Si, cuídate -se despidió el, para después irse.

Layla dio media vuela, se metería a su casa, cuando alguien la detuvo.

-Espera, hija, no te metas -Dijo Ernest.

-¿Que quieres? -Preguntó Layla.

-Tu amigo, Jahir, me comentó que tienes cáncer, de nuevo -Dijo Ernest.

-Ah! Si, espera, deja te busco el primer vuelo que salga a cualquier país, porque quieres huir ¿no? -Preguntó Layla.

-No, esta vez no, ahora te quiero apoyar -Dijo Ernest.

-Ah! Si y yo vuelo ¿no?

-Layla, yo aprendí que lo que hice estuvo mal.

-Y creo que muy tarde -Dijo Layla.

-No, nunca es tarde para arrepentirse -Dijo Jorge - Layla, desde la muerte de Jack, yo ya no le hice daño a tu mamá y cuando tu tuviste cáncer tuve el miedo de perderte a ti también y por eso huí.

-¿Jack? ¿Quien es el? -Preguntó Layla.

-Jack... es...

-Jack era tu hermano Layla -Dijo Antonia saliendo de la casa.

-¿Murió? -Preguntó Layla.

Ernest asintió.

-Layla, meses antes de que te diagnosticaran cáncer, Ernest... me golpeó, yo estaba embarazada -Dijo Amanda - y comencé a sangrar, ahí me dí cuenta de que acababa de perder a tu hermano. -Dijo Amanda, mientras una lágrima resbalaba por la mejilla de Ernest - El, se fué a casa de su madre y me dejo a mi sola, contigo y sangrando, yo no sabía que hacer, así que comencé a gritar. No me podía parar, el dolor no me dejaba y...

-Ya basta -Dijo Ernest.

-No, Ernest, esta vez no me quedaré callada -Dijo Antonia, para después seguir hablando - El vecino llegó, tiró la puerta principal y entró, me cargó y su esposa te cargó a ti, me llevaron al hospital, y me dijeron que acababa de perder a mi hijo, a Jack.

-¿Que? -Preguntó Layla - ¿Y aún así huiste?

-Ya te dije que tenía miedo de perderte a ti también -Dijo Ernest.

-Ah! Si, como mataste a tu otro hijo, ¿verdad? -Preguntó Layla cruelmente.

-Yo no quería...

-¿No querías? -Preguntó Antonia - Entonces, si no querías, ¿Por qué me golpeaste? ¿Eh? Sabiendo que yo esperaba un hijo tuyo.

-Yo no creía que lo podías perder -Dijo Ernest.

-Ah! Si ya veo que mis sospechas eran ciertas -Dijo Antonia - Eres estúpido.

-Ernest, váyase -Dijo Layla.

-Layla...

-No, no lo quiero ver -Layla interrumpió.

-Está bien, me voy -Dijo Ernest, dio media vuelta y se fue.

Layla y Antonia se metieron a la casa, y se dirigieron inmediatamente al cuarto.

-Mamá, no lo puedo creer -Dijo Layla -Ahora me arrepiento de como te traté todo ese tiempo.

Antonia abrazó a Layla.

-Tu no sabías nada -Dijo Antonia.

-¿Y por qué no me lo dijiste? -Preguntó Layla.

-No lo sé -Contestó Antonia -No soy demasiado fuerte.

-Mamá, siempre lo haz sido -Dijo Layla - Me mantuviste junto a ti todo este tiempo, y ahora que tengo leucemia estás conmigo. Tu no huiste esa vez, tu me cuidaste.

A Antonia se le cristalizaron sus ojos, y le sonrió a Layla

-Gracias -Dijo deshaciendo el abrazo.

-Gracias a ti, mamá -Dijo Layla.

-Ok, voy a ir a abajo, hablaré con Paula -Dijo Antonia, para después irse.

-Layla fue a la terraza, después entró Jahir.

-¿Que pasa? -Preguntó.

-¿Quien te dejo entrar? -Preguntó Layla.

-Antonia -Contestó Jahir - Pero aún no me haz contestado ¿Te pasa algo? Estás llorando.

Layla le habló de lo sucedido.

-No lo puedo creer -Dijo Jahir dándole un abrazo.

-Ni yo, siempre me sentí sola -Dijo Layla - Si Jack hubiera estado ahí, nunca me hubiera sentido así.

Jahir la abrazó más fuerte, el no decía nada, solo la escuchaba, Layla seguía hablando.

Positive vibe...¡Lee esta historia GRATIS!