Chan chan ¡¡sorpresa!! Sigo de vacaciones en la playa pero he podido escribir asi que traigo un nuevo capi   y voy a intentar responder los comentarios que me dé tiempo, si me dejo uno sin contestar es o por el tiempo o por que se me ha pasado sin querer.

Sobre la encuesta de la portada está reñida la cosa, en total... ¡2 votos!XD 1 a favor de la de Maddie y otro a la del palacio asi que sigo  sin saber cual es mejor xD

Muchisimas gracias a todos por leer y a mis fans y gente que me ha dejado comentarios qué decir, que de verdad lo agradezco muchisimo!! 

Ojalá os guste que el capi aunque volvemos a Adri, Maddie, etc  :P

Este capi va dedicado a  

l0l0l0lpewpewl0l0l0l por atreverse a teorizar sobre la historia xD (vaya nick, ¿no podrías hacer como el Joker y  haber elegido uno más sencillo como Pet?XDD)

-------------------------------


"Me siento abrumada. Otro día que debería haber sido muy feliz para mí, ha acabado oprimiéndome mis últimas esperanzas.

Al bautizo de Idril asistieron las familias más nobles de la realeza de muchas razas, entre ellas la actual Reina de los feéricos oscuros, Raissa. Sentía curiosidad por conocer a la infame reina, la cual había sido rechazada por Dereth.

Al comprobar que realmente era hermosa con su cabello rosado y sus enormes ojos verdes resaltando sobre su oscura tez, me sentí bien por dentro, ¿sabes? Aunque me avergüenza pensar así, pero el saber que me prefirió a mí aunque no debería alegrarme... En fin, no quiero hablar hoy de él, no tengo ánimos ni energías para ello.

Quiero que mi hijo salve el Mundo, lo anhelo con todas mis fuerzas, esa idea es la que me ha dado fuerzas hasta ahora, pero Raissa tras acercarse a su cuna y contemplarlo, me llevó con aspereza hasta un lugar a solas para hablar. Ella conoce la profecía, pero está convencida de que Idril destruirá el Mundo. Según hablaba temí por la vida de mi hijo, quería matarlo y al final conseguí persuadirla, pero me dejó muy claro que si yo no ponía fin a su existencia, el Mundo lo iba a pagar muy caro. ¿Y qué hago yo ahora? ¿Cómo voy a hacer algo así?"

Diario de Ellette


PALACIO DE LOS ESPEJOS. GRAN SALÓN. 22:50.

ADRIÁN

Cuando llevas mucho tiempo conviviendo con alguien, de cierta forma se te forma la idea de que debes protegerla, sobretodo si esa persona te salvó la vida una vez. Dejar a la loca de Maddie con Gelsey no me resultó fácil, todavía sentía impulsos de dar media vuelta y regresar al balcón. Decidí contra mis propios sentimientos que confiaría en ella, era su momento, el que llevaba aguardando por tanto tiempo y, aunque yo me consideraba un ser egoísta que hacía lo que se le antojaba, intenté concentrarme en la fiesta.

No me sorprendió encontrarme rodeado de putitas, cada cual se me hacía más patética enfundadas en sus trajes aparatosos y fingiendo indiferencia, cuando estaban atentísimas a cualquier hombre que reposara su mirada en ellas. Eran miradas codiciosas, de superioridad y envidiando a todo aquel que ostentara un título superior o que poseyera una joya de mayor valor. Lo que más curioso se me hacía era la cantidad de doncellas que se apoyaban sobre una columna con gesto aburrido y sujetando una copa de vino de la que ni siquiera estaban interesadas en beber por hacerse más interesantes. ¿Cuántas de ellas se sentían en el fondo cautivas, atrapadas en la red de la sociedad y deseaban desesperadamente que se les acercara alguien para salvarlas? Ésas eran las mejores presas, nada tenían que perder, por lo que se entregaban de brazos abiertos a su propia perdición. Podía haberme alimentado de ellas perfectamente, en aquel lugar tan enviciado podía pegarme un festín en condiciones sin haber tenido que abusar de Maddie una vez más, pero albergaba esperanzas de que nuestro reciente polvo la ayudara a resistirse mejor a Campanillo... Esperanzas muy vagas todo fuese dicho, pero poco más podía hacer al respecto.

Léiriú I: La rebelión¡Lee esta historia GRATIS!