Cap 13: ¿Avanzo?...

279 22 0


Siento que mi cuerpo está a punto de colapsar por tanto trabajo. Observe el reloj y noté que es media noche. Recogí todas mis cosas y me encamine a la salida, pero antes me volteé para decirle unas cosas a mi jefe.

—Nos vemos jefe Kim.

—No se te olvide prepararme lo que te pedí para mañana.

—Está bien ¿Pero está seguro de que quiere que consiga eso?

—Sí, creo que es algo sumamente necesario. Además que te ayudará.

—Bueno, de todos modos yo le aviso—hice una reverencia y salí de la oficina.

Ya en la vía, pensé mucho en lo que hice hoy y en las malas decisiones que estoy tomando en mí vida y rezó mucho, porque nadie se entere de nuestras jugadas sucias, de que la familia de Joon nunca lo sepa y que todo lo que él está planeando, salga a la perfección, ya que un movimiento en falso y todo se viene abajo, nos hundamos él, yo y toda la gente que nos está ayudando.

Al llegar, entré y nadie me recibió, la casa esta como si nadie viviera en ella y hay mucho silencio. Llame a algunas de las muchachas de servicio pero nada y es raro porque hoy no es su día libre. Me acerqué a la biblioteca, pero Joon Hyung no se encuentra aquí, entonces fui a su cuarto, al entrar lo primero que note fueron las latas de cervezas, más algunas de sojo.

— ¿Si no lo vas a soportar, entonces porque haces? —Suspire, encendí la luces de su habitación y no lo vi en la cama. Me acerqué al baño y lo vi vomitando. — Te has vuelto muy patético, bueno, más de lo que ya eres—lo ayude a levantarse, hice que se apoyará del lavamanos y lo ayude a limpiarse la boca.

—Lo siento— se lavó la boca que le apestaba a vómito y alcohol.

— ¿Crees que pedir lo siento basta? ¡Me hiciste firmar un contrato de cinco años para que ahora te estés lamentando! —Él agachó la cabeza.

— Para mí esto es difícil, ya te lo he dicho—las palabras apenas salieron de su boca.

— Como sea. Toma un baño y después ven para prepararte un café—él asintió y lo deje solo en el baño.

Fui a la cocina y prepare algo de agua caliente en una taza, saqué de la alacena una sobre de café instantáneo. Observé la hora en el reloj digital de la nevera y son un cuarto para las 1 de la mañana, me agilice a preparar el café, mientras él viene. Al terminar me senté a esperarlo, las cosas desde hace un tiempo se están tornando difícil para Joon y las recaídas que ha tenido, la cantidad de alcohol que ha bebido no es normal y no entiendo su razón de ser, yo quiero saber eso, si tanto daño le hace ¿Por qué no lo deja? Trato de darle vueltas al asunto, pero es difícil comprender qué es lo que él piensa, su mente es un lío total, en el cual yo de verdad no quiero ser parte, pero ya lo soy.

—Ya me bañe—él se acercó y le entregue su taza de Café—Gracias.

Hubo un poco de silencio mientras bebíamos café a media noche. El Silencio se volvió un incómodo, noté como él me quiere hablar, pero al mismo tiempo como que se corta de decirme alguna palabra, porque ya sé lo que me va a decir.

— ¿No vas a hablar? — Le pregunté.

Lo miré intensamente a los ojos, pero él rápidamente desvió la mirada para no verme.

— Yo no tengo nada que decir—se levantó de la silla—Gracias por el café, estaba delicioso. Nos vemos mañana—se fue dejándome solo.

— ¡Eres muy infantil! —Joon no dijo nada, solo se fue dejándome solo—es un idiota.

Agarré las tazas y lo lavé, me sequé las manos. Me fui a mi cuarto a ver si puedo descansar un poco. Al estar dentro, me tiré en la cama sin quitarme la ropa, estos últimos años, han sido realmente pesados, siento que todo es como una montaña rusa dando vueltas y vueltas, volviéndome loco.

Tal vez... No sea tan malo estar contigo.¡Lee esta historia GRATIS!