Veintinueve

856 187 45

Yoongi miraba el papel frente a él, su abogada estaba a un lado suyo.

Los recuerdos le estaban atacando la mente, su primer beso con Hoseok, su primera vez, cuando se enteraron que serían padres...

—Señor—la voz del juez frente a él la traen a la realidad.

—Vamos, Yoongi—su abogada susurró en su oído.

—Y-yo... nosotros íbamos a tener un hijo—dice, las lágrimas se acumulan en sus ojos y mira al juez.

Hoseok suspira y se deja caer en la silla, él había solicitado un divorcio exprés. Kyungo, su abogado, le había dicho que no tardaría mucho, tres semanas a lo máximo; pero ellos llevaban un mes.
Todo se debía a que Yoongi peleaba por la custodia del bebé.

—Señor Juez—dice Kyungo—este tema ya se discutió, el bebé no lleva material genético del señor Min.

—Pero hicieron un trato—intervino Choi—mi cliente estuvo a punto de sufrir una crisis psicótica. El señor Jung le está causando daño a Yoongi.

—Abogada, no hay un contrato de por medio. Pensé que eso ya había quedado claro, la señora Min no tiene ningún derecho sobre esa vida.

—¡Pero es mi hija!—grita Yoongi.

—Le pido, abogada, que controle a su cliente por favor.

Yoongi niega con la cabeza y llora, Choi le aprieta el hombro en forma de consuelo.

—El señor Jung necesita salir de este matrimonio, ¿qué hay de él? ¿Solo por ser el esposo no vale lo que él sienta?

—Señor Min—llama el juez—¿necesita agua?

El pelinegro niega y limpia su cara, su mirada se dirige a Hoseok. Hay tanto odio en él, es una mirada tan fría, tiene además resentimiento, el menor solo lo ignora.

Aprieta su mandíbula y toma la pluma, ya estaba la firma de Hoseok ahí. Su mano se mueve con rabia y después toma el documento entre sus manos, se levanta y se lo avienta a Hoseok en la cara.

—Espero que no te arrepientas de esto, Hoseok— él camina a la puerta y antes de salir suelta una risa seca—y también espero que tú y Jimin no sean felices.


°°°

El menor reía a causa de las caricias de Hoseok en su abultado estómago.

Tenía 5 meses y medio, los pies hinchados, el hambre por las nubes y estaba demasiado sensible.

—Mañana sabremos si eres niño o niña, mi amor—Hoseok susurra, da un beso en la suave piel de Jimin y el castaño le acaricia el cabello—te amo tanto, frijol. Ya queremos tenerte aquí y llenarte de besos y abrazos y de regalos, serás la persona más consentida del mundo—Hoseok levanta su mirada y observa a Jimin, tiene una mirada perdida y eso causa confusión en Hoseok—¿Qué pasa, Jimin?

Él se ha cuestionado tantas veces la idea de ser padre, tenía 25 años y el deseo por ser padre jamás se había hecho presente. Él había accedido a ayudarle a Hoseok y Yoongi pero ahora todo había cambiado. Hoseok quería criar al bebé con él. Jimin no está realmente preparado para eso, siente que lo hará mal, ama a los niños pero tener uno propio es diferente.

—Y-yo... no sé si pueda hacerlo.

Hoseok frunce el ceño y muerde el interior de su mejilla, su cabeza maquinando una idea. Aun así decide preguntar.

—¿A qué te refieres, Jimin?

—H-Hoseok—Jimin respira hondo y habla—y-yo no sé nada de bebés, no sé qué haré cuando él ya no esté dentro de mí, ahora puedo cuidarlo pero ¿y si lo hago sufrir?... siento que él no me querrá, que lo haré mal, q-que lo dejaré caer... n-no sé, Hobi.

¿Me prestas tu vientre? | Hopemin Yoonseok ~ M-preg¡Lee esta historia GRATIS!