La verdad es que descubrí que este "joven rebelde" fue empleado de medio tiempo de panadería, le encantan The Beatles y Coldplay, formó varias bandas musicales antes de ser convocado para One Direction, declara que aunque la música le gustó desde pequeño, también le hubiera gustado ser abogado. Mantiene contacto con sus amigos de la infancia y que, pese a ser hijo de divorciados, ha contado con el apoyo incondicional de su madre durante toda su vida.

Lo de tipo problemático y psicológicamente lastimado comenzaba a no tener sustento, así que volví a leer las reseñas y presté atención a que todas ponen "basado libremente en Harry Styles" ¿tan libremente? ¿en qué está basado? ¿en el color del pelo? ¿en la altura? En lo que respecta a las reseñas, con esa definición de libertad, podrían decir que el personaje de Hardin está "basado libremente en Terminator", en lo que a mí respecta, la autora ha usado la palabra "libremente" con una total y flexible libertad. Valgan los juegos de palabras.

Posteriormente encontré una entrevista donde la autora dice que se basó en "la imagen de física de Harry Styles" para crear a su Hardin Scott. A ver ¿imagen física? Esa es la definición de «basado libremente». La mayoría de los autores tenemos un actor conocido en mente cuando definimos un personaje en nuestra ficción, nos resulta más fácil describir ciertas escenas. Pero no vamos diciendo por ahí eso de "basado libremente en...".

Investigando un poco, parece ser que en este nuevo género "young adult", lo mismo que en los fanfics, es común la práctica de indicar en qué persona de carne y hueso está basado el personaje de la ficción. Será eso.

Salvando la inconsistencia de que Hardin es problemático, rebelde, violento y psicológicamente lastimado y que muchas reseñas dicen que está basado en Harry, que no parece ser ni problemático, ni rebelde, ni violento ni estar psicológicamente lastimado, creo que sería bueno aclarar que la única relación entre Hardin y Harry es que la autora miraba una foto de este último mientras escribía.

Vamos al personaje femenino.

Tessa Young. Una joya. ¿Alguna vez hablamos de clichés? Joven universitaria, controladora, disciplinada, dulce y virgen. El paquete completo. ¡ah, no! Hay más.

Fue criada por su madre para triunfar, tiene acné y parece excesivamente ingenua según otras reseñas. ¿Con qué me quedo? Controladora y disciplinada pero excesivamente ingenua. ¿Cómo será esta chica?

Avanzamos un poco en las reseñas.

Al entrar a la universidad descubre un mundo desconocido para ella, se enamora del chico malo, cuya vida está basada en la vida de un chico que no es malo, y de su mano entra en una nueva dimensión de la existencia. Vamos, que pierde o entrega su virginidad (no sé por qué seguimos en pleno siglo XXI con esto de la virginidad y la universidad... pero bueno, será cosa de norteamericanos) y que, totalmente enamorada, cae en una relación tóxica con el malo, al cual le perdona todo porque tiene un pasado ultra complicado, por supuesto, basado en la vida del muchacho que tiene un pasado ultra normal.

Aquí la inconsistencia no sé si es culpa de las reseñas o de la propia obra, por lo pronto, una chica controladora, disciplinada y dulce no espera a encontrar al malo de la universidad para entregar su virginidad.  Es difícil imaginarse al personaje femenino solo leyendo las reseñas. Mea culpa.

La propia autora nos comenta en una entrevista que leí por la web que "la historia está llena de clichés al principio y que, de hecho, parece una historia que hemos leído muchas veces" (¡por Dios! Es el antimarketing...) aunque también declara que luego la "historia evoluciona". ¿En qué? me pregunté ¿en qué dirección? ¿en qué sentido?

La verdad es que no sé en qué... pero dado el planteamiento inicial y las reseñas que he leído, no parece que tenga mucho juego para evolucionar a algo distinto, en realidad apostaría a que lo único que hace es enredarse en más de lo mismo. Pero para eso debería preguntarle a Anna Todd cuál es su concepto de "evolucionar". 

Wattpad: es asi¡Lee esta historia GRATIS!