La Otra Cara Del Eclipse

27 6 12

Enredados entre las sábanas en silencio, Kol acaricia la cabeza de la ojigris. La cual descansa sobre su pecho. Mientras ella observa las dos copas sobre la mesita con restos de vino en el interior. Sus párpados se hacen más y más pesados cada segundo que pasa. Las olas de morfeo ahora vapulean contra la orilla de cada uno de sus músculos. Marea que amenza con arrastrarle a lo más profundo del misterioso océano del subconsciente. Donde los colores son más brillantes y la realidad no existe.

Escucha risas, una y otra vez. Mueve su cabeza, sus ojos se abren un poco. Las sombras de todo en se derredor parecen bloquear su visión. Fuerza un poco la misma y logra ver a los pies de la cama dos siluetas casi transparentes en medio de la oscuridad de la habitación. Termina por abrir sus ojos por completo y ve que estos dos seres se mueven hacia una de las ventanas de la habitación. El resplandor de la luna se cuela entre las cortinas. Detalle que le ayuda a ver un poco mejor a las dos siluetas.

 Detalle que le ayuda a ver un poco mejor a las dos siluetas

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Nota que hablan entre ellos en un tono bajo. Luego escucha nuevamente las risas. Dándose cuenta esta vez de que las mismas eran de una fémina. Scarlette frunce el ceño y se pone de pies. Temiendo haber despertado a Kol echa un vistazo a la cama. A continuación lo que vio le dejó perpleja. Se vio a si misma durmiendo plácidamente y a Kol de igual manera, con sus brazos rodeandola. Scarlette suspiró un tanto asustada, comprendiendo muy bien lo que le estaba sucediendo.

Regresando la vista a los dos seres, avanzó varios pasos e hizo una pausa cerca de ellos. Un hombre alto, de hermoso parecer besaba la frente de la chica que tenía frente a él. Ambos sonreían mirandose fijo a los ojos. Scarlette ladeo la cabeza tratando de adivinar quienes eran ellos dos y porqué estaban allí. La bonita chica gira para mirar a la bruja. El rostro de la ojigris palidece ante su acción. En eso ve que la fémina lleva puesto un bonito vestido egipcio propio de otra época.

El hombre frente a ella tenía puesto un shenti

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

El hombre frente a ella tenía puesto un shenti.

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.
Two Moons: City of WarDonde viven las historias. Descúbrelo ahora