Episodio 4: Nishinoya Yuu

84 14 96

Shenanigans

"Una parvada de cuervos se llama crimen"


。・:*:・゚★,。・:*:・゚☆ 。・:*:・゚★,。・:*:・゚☆

Mecha corta

#4, Líbero, Nishinoya Yuu

Summary: El guardián que cuida del equipo... pero ¿quién cuida de él?

。・:*:・゚★,。・:*:・゚☆ 。・:*:・゚★,。・:*:・゚☆


Quien diga que Nishinoya Yuu no es un genio en el vóleibol y la persona más genial en la tierra, debe prepararse para afrontar a un equipo entero totalmente listo para explicar por qué esta persona está equivocada, sea por las buenas o por las malas.

Es una realidad sencilla que todos aceptan dentro del equipo. Nishinoya es genial, punto. Carga con el futuro del equipo en sus hombros con una sonrisa, se tira al suelo, y rueda y salta por salvar un balón. Y, fuera de la cancha también, es genial -pero de una forma totalmente diferente. Ruidoso, te hace sonreír así no quieras hacerlo, y quiere hacerse amigo de todos, así diga que va a luchar contra el mundo entero. Posiblemente podría ver a los ojos de la muerte e invitarle un helado, porque es así de majo.

Ruidoso, calmado. Temperamental, paciente. Lo conocen como la ambivalencia fuera y dentro de la cancha.

Pero, donde sea que esté parado, Nishinoya siempre protegerá a sus amigos. Les cubrirá las espaldas, para que puedan mirar hacia adelante.

Yo cuidaré de ustedes...

。・:*:・゚★,。・:*:・゚☆ 。・:*:・゚★,。・:*:・゚☆

Entre los gajes del oficio, Yuu puede mencionar que se lesiona demasiado, y que su mamá está harta de verlo con la ropa sucia y todo amoratado. No importa lo que le diga, no dejará de jugar muy pronto, después de todo ama el vóleibol más que cualquier otra cosa -excepto quizás, los helados de soda.

Pero, sabe que tiene que ser cuidadoso con su forma de juego, después de todo, el equipo tiene un solo líbero, y el resto del equipo con las recepciones es... regular tirando a mal, con excepción a Daichi.

A él le gusta hacer travesuras, es lo que respira. Tener que controlarse resulta ser un reto de titanes, pero se las arregla.

Por eso, cuando se lesiona, y ni siquiera es culpa suya, todo se le va de las manos. El temperamento, la paciencia, todo.


—Estás más feo que de costumbre ¿qué coño te pasó? —se le acercó Ryu todo sonrisas a la hora del almuerzo, esperando alguna historia épica de cómo había rescatado al gato callejero que ronda por los terrenos del colegio.

No es tu puto problema.

。・:*:・゚★,。・:*:・゚☆ 。・:*:・゚★,。・:*:・゚☆

Se había lesionado.

No era grave -un maldito esguince, pero aún así sabía que le iba a tirar la práctica por el suelo, y estaba hecho un culo, básicamente. Ni siquiera había sido su maldita culpa.

A ciertas personas- malditos payazos, opina el líbero, que les gusta hacer gracia de él. De otros. Ha sido así desde que tiene memoria, porque su estatura y actitud es imán para estos comentarios.

»SHENANIGANS¡Lee esta historia GRATIS!