Capitulo 20

198 10 1

- Estás loco.

- Si­.la atrajo aún mas-. Di la palabra para más, Lisa.

- Rebota.

- Otra vez.

- Rebota.

Sus labios rozaron los de ella y en ese instante, Lisa supo que el mundo que habia conocido habia dejado de existir. Porque ahora estaba besando de verdad a Harry y nada volvera a ser lo mismo.

Lisa habia sido la fruta prohibida tanto tiempo que cuando Harry puso los labios sobre los de ella, casi esperaba que un relámpago rasgara el cielo. En vez de eso, sus labios aterciopelados lo recibieron de una forma tan completa, que lo echa para atrás con el corazón desbocado. Maldición, aquello iba a estar muy bien. Demasiado bien. Un hombre podria perderse con un beso asi­.

- ¿Harry? -susurró ella-: ¿Pasa algo?

Con un gemido, él volvio a su boca concentrandose en el beso y al diablo con las consecuencias. Pero tenia la inquietante sensación de que aquello le costara más de lo que nunca hubiera imaginado.

Porque su boca encaja en la de él a la perfección. No tuvo que pensar en que estaba besando a Lisa, porque fue tan sencillo como respirar. Ella se abria a él como si lo hubieran estado haciendo durante años. Y él acepta su invitación sin vacilar, paladeando su sabor, su calor y su deseo.

La alegria lo llena cuando ella respondia apretándose más contra él y gimiendo con suavidad mientras le hacia el amor a sus labios. Harry pensó en los años que habia perdido. Pero alli la tenia ahora, viva y cálida en sus brazos y dispuesta...

Muy dispuesta. Cuando se amolda contra él, Harry pudo sentir sus pezones, erectos y excitados, contra su pecho. Su propia erección le tensaba los pantalones. Si no paraba enseguida, violaria los términos del acuerdo de esa noche y le haria el amor alli mismo en el suelo del desierto.

Con gran esfuerzo, se aparta con la respiración jadeante. El sol ya habia caído y apenas podia ver la cara de Lisa. Le hubiera gustado poder ver el deseo dibujado en su cara, pero quizás fuera mejor asi­.

- Me ha... gustado eso -susurra ella con la respiración tan jadeante como la de él.

- Si-.le frotó la espalda mientras los grillos empezaban su canto-. A mi tambien.

Lisa enrosca los brazos alrededor de su cuello y se apoya contra él.

- ¡Estás excitado de nuevo! Lo noto en tu voz.

- Cualquier hombre se excitaria si lo besaras asi­.

- ¿He sido demasiado... atrevida? -Pregunta ella preocupada

- Dios, no. Has estado estupenda.

- Me lo preguntaba porque normalmente no me excito tanto...

A Harry le encanta oír aquello.

- ¿De verdad?

- No me suele pasar la primera vez que beso a alguien. Eres... hum... muy bueno en este asunto de besar. Supongo que será la práctica lo que te da la técnica.

- Eso no ha sido técnica-.le encantaba deslizar los dedos por su pelo-. Ha sido... no lo sé. Me has inspirado, supongo.

- ¡Oh! -exclamo ella con satisfacción.

Harry empieza a desear besarla de nuevo y, aunque sabia que no llegarian hasta el final, su entusiasmo por el siguiente paso no decaia.

- ¿Lista para subir a la parte trasera?

Dulce Tentación || Parada¡Lee esta historia GRATIS!