Narras tú

Se veía tan bella, parecía un ángel, los mechones de cabello caían por su cara y se pegaban a su frente por el sudor; su respiración era tranquila y de vez en cuando arrugaba la nariz haciéndola parecer más tierna de lo que ya era. Eran las 11:00 am y Demi aun seguía durmiendo.

Yo me había despertado hacia mas u menos una hora, pero no quería levantarme y me contente con ver a Demi dormir, no me cansaba de admirar su belleza, era simplemente perfecta, sus facciones eran suaves, parecían talladas por el mas experto escultor.

Se movió un poco, estiro sus brazos y abrió lentamente sus ojos.

-¿Qué horas son? Pregunto con voz ronca

-¿Buenos días, no?

-Lo siento, buenos días ¿Cómo dormiste?, pregunto

-Bien gracias ¿y tú?

-Estupendamente, ahora si ¿Qué horas son?

-Las 11 am

-¿Qué? Se levanto de un brinco de la cama, Dios se me hizo tarde

-¿Tarde para qué? Pregunte curiosa

-Una entrevista, dijo buscando en los armarios algo

-Ah, por un momento había olvidado que Demi era alguien con mucha fama, con una vida ocupada y por suerte, había podido estar conmigo estos últimos días.

-Ayúdame a buscar algo de ropa mientras me baño, por favor, dijo apresuradamente

Asentí.

-Gracias y entro al baño

Abrí su enorme armario y empecé a buscar. Durante esos días había aprendido que Demi tenía un gusto muy grande por el color negro y las camisas de bandas de rock. así que empecé a buscar ropa de este tipo, saque un pantalón negro con brillos, un bléiser a cuadros, una camisa blanca con una imagen en ella y unos zapatos negros.

En menos de 5 minutos Demi salió de la ducha. Salió envuelta en una toalla blanca, su pelo mojado se escurría por sus hombros, estaba sin maquillaje, con su cara limpia, se veía tan hermosa.

-¡Wow! ¡Que lindo atuendo!, dijo acercándose a mí,  muchas gracias ____ (tu apodo)

-De nada

Sonrió, y empezó a quitarse la toalla; mi cuerpo se estremeció de tan solo pensar en verla desnuda, pero pude ver que ya llevaba un sostén y bragas de encaje purpura. Ignoró mi presencia y empezó a vestirse, se vistió en tiempo record. Se acerco al espejo, cepillo su cabello, y se maquillo rápidamente.

-Quedaste muy linda, le dije una vez término

-Gracias, sonrió

La puerta se abrió, asustándome; Dianna asomo la cabeza por el umbral de la puerta.

-Buenos días, saludo

-Hola mama, ¿como estas?, respondió Demi

-Buenos días señora De La Garza.

-Hola hija, hola ____ (tn) saludo, ¿Cómo durmieron?

-Excelentemente, respondió Demi

-Muy bien, respondí

-Me alegro, ya pueden bajar el desayuno ya está listo

-Gracias, respondimos Demi y yo en unisonó

-Demi cariño, se dirigió a la peli azul, deberías apurarte, vas tarde

-Lo sé mama, espeto

Dianna desapareció y Demi y yo fuimos tras ella. El desayuno fue rápido, charlamos un poco y Demi comentos sus planes para su tour. Me asusto la idea de no tenerla cerca por tanto tiempo, de tan solo imaginarlo me daban ganas de llorar, yo quería que se quedara conmigo, para siempre, pero sabía que eso no era posible. Antes de conocerme ella ya tenía toda su vida hecha, llena de planes y cosas por hacer, en cambio, yo no; en ese momento lo único que veía en mi futuro era alejarme de mi padre.

Two Worlds Collide¡Lee esta historia GRATIS!