Capítulo 2; Espejito Espejito.

497 28 0

El metalizado sabor a sangre corría por su garganta, estaba arropada en un mar viscoso con olores de putrefacción. Todo su cuerpo estaba helado, se sentía muerta, sin respiración, entonces posándose ligeramente, como una pluma, unos labios familiares acariciaron los suyos, haciéndola sentir calor y escuchar una suave melodía que iba creciendo mas y mas...

Entonces se dio cuenta; "wake me up inside" Evanescence, "save me, call my name and save me from the dark" . Abrió los ojos con fuerza, su música matutina para despertarla producía sueños raros en ella.

Se aproximó a la mesa de noche y pulso "rechazar alarma". Se levantó de la cama y miro la habitación, recargada decorada con posters de Green Day y Avenged Sevenfold que se ceñian a las blancas paredes, pero esta vez había algo nuevo en su cuarto, algo que le quito protagonismo a la gran imagen de Gerad Way.
Había un nuevo cuadro colgado en la pared junto a las fotos de ella y sus hermanos. El cuadro de Nate. Mas bien el cuadro de ella que le hizo Nate.

Se levanto de la cama de un salto tiñendo su vista en negro, como solia verse todo cuando hacia movimientos bruscos o se mareaba fuertemente al borde del desmayo.
Cogiendo sus fuerzas matutinas mantuvo el equilibrio y sin margen de elegancia fue hacia la pintura de ceras pastel.

Realmente se veía preciosa, ella miraba el cuadro como si se tratara de su propio reflejo.
Sujeto el cuadro en su pecho durante un largo momento, luego lo apartó con delicadeza como si sostuviera un bebe y lo alzó para contemplarse;

-Oh Espejito Espejito, ¿A quién has hecho bella en su ausencia? Oh espejito Ahora sabe ella que es bella.- Se abrió la puerta de la habitación de repente provocando un brinco en ella, se apresuró a dejar el cuadro en la pared y se sentó en su cama de golpe a una velocidad ninja que solo obtenía cuando se asustaba.

La figura que se alzaba en la puerta era su hermana.

-Oh, Lyl... ya me despertaba...

-Mueve el culo que hoy no esta el peque y hay que comprar los regalos de Navidad.

-¿Cuánto tiempo estará con su padre estas Navidades?

-No estara aqui hasta año nuevo, cosas del divorcio Wendy, ahora arriba que hay que desayunar...- Antes de que Lyl terminara de desaparecer por la estrecha puerta, Wendy se apresuro a chillar;

-¿¡Qué hay hoy!?

-Pan con mermelada.

-¿O?

-Mermelada con pan, tu decides.- Mientras la pequeña silueta de su hermana desaparecía, ahora por completo, Wendy se apresuro a darse una ducha rápida, bueno rápida para ella significaban dos canciones de unos 8minutos de media, cada una.
Finalmente se ajusto en sus jeans azules y se puso su camiseta con el logo de League of Leyens, se calzo sus zapatillas negras y se miro en el espejo acomodándose el desaliñado pelo negro que se enredaba rebeldemente.
Tras pelearse con su pelo durante largos minutos, se miro nuevamente "preciosa, ¿eh? Ojalá... Ojalá pudiera dibujarlo en todos los espejos..."

-Wendyyyy-Sonó una voz cariñosa.

-¿Mamá?-. Su madre era la única que empleaba tanta dulzura alargando su nombre, acababa de llegar a casa, en una hora desconocida y sin aviso alguno, Wendy no comprendía como su madre aguantaba trabajar tanto.

-Voy ahora mismo.- Se paso por última vez el cepillo y dando rápidas zancadas, sin mirar atrás lanzo el cepillo al escritorio provocando un fuerte ruido que sonaba a cristales rotos; Wendy se precipitó y volvió lenta y temerosamente la cabeza para contemplar su espejo hecho añicos, una vez mas, rompía lo que tocaba...

Cartas a Peter Pan¡Lee esta historia GRATIS!