CAPÍTULO VII

354 44 4


Ante la insistencia de Michelle para que la tomara en brazos, Lauren sintió que el corazón se le paraba para a continuación pasar a latir aceleradamente. Era la primera vez que su hija quería que la agarrara y no estaba dispuesta a dejar pasar la oportunidad. El problema era que no podía utilizar el brazo izquierdo y tenía a David sujeto con el derecho. Tendría que dejar a su sobrino de tres años en el suelo para poder agarrar a su hija y temía que eso hiriera los sentimientos del pequeño, algo que no quería hacer bajo ningún concepto. Como si le hubiera leído el pensamiento, su hermano Christopher lo ayudó.

Christopher: Ya me hago cargo yo de David - anunció.

Lauren: Gracias - contestó pasándole el niño a su padre. Lauren se agachó y tomó a su hija en brazos, la niña le pasó los bracitos por el cuello y miró a su primo.

Michelle: Mía mamá -declaró.

Lauren sintió que se henchía de orgullo y que se le hacía un nudo en la garganta. El sentimiento de tener por fin a su hija en brazos, de saber que por fin la niña la había aceptado» era increíble. Sintió a Camila cerca y con cuidado de no forzar el hombro le pasó el brazo izquierdo por la cintura. La miró y de repente sintió que tenía todo lo que había deseado en la vida. Aquello debería haberle dado pánico, pero lo cierto fue que se sintió la mujer más realizada del mundo. Sin ser consciente de que le acababa de proporcionar a su madre un momento que jamás olvidaría, Michelle comenzó a señalar su sombrero.

Michelle: Yo, yo. - Lauren se quitó el Resistol y se lo puso en la cabeza con cuidado para que no le cubriera los ojos.

Lauren: Ya está, ratoncito.

Gigi: Me parece que Michelle va a tener debilidad por su mamá - comentó secándose una lágrima.

Keana: A mí también me lo parece - contestó. Entonces, chris levantó los brazos hacia su madre. - Perdón por ser una aguafiestas, pero me parece que los niños se quieren ir a casa -dijo. Gigi asintió.

Gigi: Sí, Zyan y yo también nos vamos a ir. Hay que acostar a Mark.

Zyan: Vamos, socio - dijo poniéndose a su hijo en los hombros -. Mamá dice que nos vamos a casa. - Lauren, con Michelle en brazos y Camila a su lado, acompañó a sus hermanos y a sus familias hasta la puerta.

Lauren: Gracias por haber cuidado a Michelle.

Keana: De nada, ha sido un placer - contestó dándole un beso a Michelle en la mejilla -. Adiós, Michelle.

Michelle le dijo adiós con la mano y, a continuación, apoyó la cabeza en el hombro de Lauren. Aquel gesto denotaba confianza y Lauren sintió que el corazón le estallaba de amor.

Christopher: Tienes una hija que es una delicia, Lauren - se despidió -. Si esta chica te da algún problema, no dudes en llamarme. La enderezaré en un momento -añadió mirando a Camila.

Zyan: Y si no puedes contactar con Christopher, me llamas a mí - sonrió.

Lauren: Gracias a los dos por su voto de confianza - gruñó mientras Camila abrazaba a sus dos hermanos.

Gigi: Te llamaré mañana por la tarde para ir al centro comercial, Camila - dijo y mirando a Lauren sonriente.

¿Qué estaba ocurriendo allí? Lauren se había dado cuenta de que sus dos hermanos y sus mujeres se miraban divertidos cada vez que se mencionaba ir al centro comercial, pero no le dio tiempo a preguntar nada pues Gigi se despidió de ellos y salió corriendo. Cuando cerró la puerta, se giró hacia Camila, que la estaba mirando. Parecía un poco indecisa y Lauren sabía que estaba reflexionando sobre lo que ella había dicho de ir despacio.

Una Noche Junto a Ti - Camren G!PRead this story for FREE!