Salió del consultorio y enseguida entró una enfermera con la ropa de Jimin.

—Hoseok—llamó Yoongi—ve por la ropa de Jimin que dejé en el auto y lleva esa—el hombre asintió y la mujer le entregó la ropa, salió corriendo, la chica les sonrió y salió de ahí —¿Cómo te sientes?... has estado muy callado.

—Mejor, después de saber que el bebé está bien—Yoongi asintió y se acercó a él. Se sentó a su lado.

—¿Qué fue lo que pasó?

—Me dolió un poco el estómago y cuando me desperté sentí la cama húmeda, levanté las colchas y vi la sangre. Me asusté demasiado... f-fue horrible el pensar que tal vez el bebé ya no estaba.

—Me sentí igual ¿sabes?... tal vez yo no lo lleve dentro pero aun así lo amo.

Jimin asintió sintiéndose culpable, ni siquiera sabía el porqué del sentimiento. Hoseok llegó y le extendió la ropa.

—Vamos afuera, Hoseok. Deja que Jimin se cambie, no creo que quieras verlo desnudo... ya sabes, él esta embarazado y gordo.

Hoseok lo miró y Yoongi sintió que quería llorar, su esposo jamás la había visto así. Había desprecio en sus ojos, no estaba la calidez ni el amor que siempre le transmitían los orbes marrones. Se sentía vacía, como si fueran enemigos. Él había leído por ahí:

"Que llegue quien tenga que llegar, que se vaya quien se tenga que ir, que duela lo que tenga que doler... que pase lo que tenga que pasar".

Pero era tan difícil, ya lo había sentido pero ahora... ahora todo era diferente, es tan difícil olvidar a alguien que te dio tanto para recordar.

Él salió y Hoseok lo siguió.

—Espera a Jimin, me iré al auto—Hoseok le dio las llaves. En el carro él se permitió llorar.

Jimin salió cinco minutos después, los ojos de Hoseok se iluminaron. Lo abrazó con tanta fuerza, temiendo que el chico huyera.

—Dios, Jimin... me asustaste demasiado, bonito. ¿Cómo estás? ¿Cómo te sientes?

—Estoy bien, gracias. Aunque demasiado cansado, ¿podríamos irnos?

El cachetón no regresó el abrazo, Hoseok le miró confundido.

—¿Qué pasa, Jimin? ¿Qué tienes? ¿Hice algo mal?

—Estoy cansado y quiero dormir—Jimin se dio vuelta y Hoseok lo detuvo tomándolo por la muñeca—quiero irme, Hoseok.

—Vamos a hablar, me dirás que es lo que pasa porque no lo entiendo. Estuvimos bien este tiempo y llega Yoongi y te pones tan frío... me acostumbre a tu cariño tan rápido que me aterra, nunca sentí nada parecido a lo que siento cuando estoy contigo—se acerca y toma a Jimin por la mandíbula —¿Qué me hiciste?—junta sus frentes y cierra los ojos—Dime porque necesito saberlo... te has vuelto indispensable.

Jimin observa los párpados cerrados de Hoseok y se separa un poco, sus manos se cierran en el cuello del castaño y lo besa. Sus labios hacen movimientos lentos y pausados. Se separan con una pequeña sonrisa.

—Lo mismo te pregunto yo.

•••

Al día siguiente todo fue normal, Yoongi había salido muy temprano y Hoseok fue a su trabajo. Jimin llevó las sábanas a la basura, ni de chiste la sangre se iba a quitar. Estaba preparando la comida pues había invitado a Jungkook y YuNa, iba a contarles lo sucedido.

A las dos en punto llegó YuNa, platicaron un poco y media hora después llegó Jungkook con Seogkuk.

—Lo siento mucho, mi mamá no pudo cuidar a Seogkuk y estuvimos esperándola como una hora, ¡prefirió irse con sus amigas a estar con mi bebé!, esa mujer es la peor abuela—Cuando YuNa vio al pequeño gritó, Jungkook le miró con el ceño fruncido—ni lo toques, es mio.

¿Me prestas tu vientre? | Hopemin Yoonseok ~ M-preg¡Lee esta historia GRATIS!