Capítulo 36

2.2K 380 112


Harry se encontraba en su oficina. Usaba un traje y su cabello estaba muy bien peinado.

La situación ameritaba lo formal.

Se había levantado muy temprano para partir del departamento de Louis a su hogar para poder vestirse, pues había querido pasar la noche con el castaño después de lo duro que había sido el día anterior para él. Ver cómo Louis parecía estar en otro mundo cuando volvieron del juzgado de verdad había sido un martirio para Harry. Trató de explicarle que ya todo estaba casi solucionado, pero... ¿Cómo se solucionaba el saber que su propia madre había querido hacerle un mal tan grande apoyando a Zayn para que le quitara a su bebé? Sabía que eso no era fácil de superar, lo único que podía hacer era abrazar a Louis y ver como día con día sus hermosos ojos iban perdiendo brillo.

Acomodó unos papeles encima del escritorio y miró al suelo pensativo.

"—Eres tan fuerte cariño... Todo esto terminará pronto, cómo te lo prometí. Todo estará bien. —dijo Harry por lo bajo, notando como en el rostro de Louis había un gran aire de tristeza pura.

—Lo sé... Es sólo que... —intentó decir. Su voz había salido muy baja.

—Un poco más Lou, esfuerzate un poco más como lo has hecho siempre. Saldremos de esto, yo no voy a dejarte, ni a ti ni a Ethan.

Los hermosos ojos azules de Louis encontraron los verdes de Harry. Había tanta tristeza en esos zafiros, el más bajo sólo atinó a asentir.

—Sí. Lo haré... Intentaré.

Harry lo abrazó contra su pecho, sintiendo su propia tristeza consumirlo. Él sabía lo que era quedarse solo, lo que ers perder aquello que amó. Lo que era injusto e inhumado. Él más que nadie conocía el dolor. Le ponía muy mal saber que Louis se estaba sintiendo de la misma forma que él se había sentido durante algunos años.

—No voy a dejarte. Estoy aquí contigo, con Ethan. Estamos juntos en esto, ahora tú eres mi familia."

La puerta de su despacho fue tocada con suavidad. Acomodó su sacó con elegancia y caminó hasta estar frente a ella, tomó la perilla y la giró abriendo la puerta unos instantes después.

Allí estaba Roberto, quien le miró en complicidad—. La abogada Gigi Hadid y su cliente ya están aquí. ¿Los hago pasar?

Harry miró sobre el hombro de Roberto, allí estaban las dos personas que esperaba.

—Sí, —Roberto se apartó y Harry se dirigió a los otros—. Adelante por favor.

Se hizo a un lado y ambas personas entraron en silencio, Zayn detrás de la joven. Harry volvió a mirar a Roberto y asintió, cerrando la puerta después.

—Pueden sentarse —ofreció yendo directo a su escritorio.

Gigi tomó asiento, Zayn esperó un poco apartado de ellos. Estaba tan molesto, su incomodidad podía notarse mucho en su rostro. La persona que se creía dueño de su propio hijo estaba allí, haciéndole firmar un estúpido documento que le apartaría de la mayoria de sus derechos como padre. Lo odiaba, mucho. Toda esa situación era mierda, más también lo hacía por Gigi. La joven se había portado demasiado bien con él, en todo momento quizo ayudarlo y ambos planeaban llevar lo suyo más allá.

Zayn quería seguir con su vida. Así como Louis lo hizo.

—Estos son los documentos abogada Hadid —Harry abrió la carpeta frente a la chica y le miró—. Es todo lo que necesitamos para que usted se libre de todo lo que tengo para inculparla. —empujó con suavidad un cajón que estaba de su lado del escritorio, pareciendo indiferente.

Take the Pressure • Larry Stylinson¡Lee esta historia GRATIS!