Cap 12: Ojos azules.

371 40 1

Todos los capítulos que estoy subiendo, los iré corrigiendo poco a poco, así que esperen por mí.

Narra Hyun Joon.

Al verlo por primera vez… Sentí como todo mi mundo se vino en pedazo

+********************+

Sé que soy una mierda de persona, eso nadie me lo tiene que decir; yo sí secuestre a alguien, yo si encerré a alguien, prive a una persona de su libertad y me convertí en un delincuente… Pero al verlo por primera vez sentí algo extraño dentro de mí, nunca me había sentido así y les voy a explicar porqué.

Soy hijo de una tercera generación de empresarios ricos y poderosos, solo tengo una hermana que ,para no soportar las cargas familiares, me tiro a la boca del lobo cuando yo estaba mucho más pequeño y huyó a Italia, donde se casó con un italiano al poco tiempo. Yo a una cierta edad sabía que me gustaban los chicos.

¡Rayos! Recordarlo me da escalofrío, ya que desde, más o menos entre los 12 y 14 años, comencé a experimentar con algunos compañeros de escuela (sé que los niños a esas edad no pueden hacer eso… pero que te puedo decir) yo en ese momento, juré, afirme, creí estar seguro de que solo era una etapa, de que yo no podía sentir algo así, que estaba súper confundió o que se yo. Pero la realidad era una muy distinta…

A los 16, un día de navidad, mis abuelos paternos y maternos, todos mis tíos y primos, incluso mi hermana con su esposo italiano y mis sobrinitos. El estómago me daba brincones esa noche, en esa reunión familiar, me acuerdo  con sumo detalle que estaba sentado en el mueble, en mis brazos se encontraba mi sobrino menor, que en ese momento solo tenía 9 meses. Con cuidado lo deje en el mueble al lado mío, me levanté, los mire a todos y con todas mis fuerzas grite para que me escucharan fuerte y claro.

—“¡Me gustan los hombres! ¡Yo soy gay!”

Realmente fui muy impulsivo, tengo que admitirlo, pero es que en ese momento fue gracioso, ya que las caras de todos reflejaban, terror, sorpresa y hasta se quedaron en shock por la noticia… Pero al fin y al cabo no les importo, lo tomaron como una broma adolescente y no me dijeron nada; pero eso sí, la que nunca lo tomo como una simple broma, fue una de mis primas que comenzó a regar el chisme rápidamente por todos lados. Hay fue fue cuando verdaderamente la olla explotó.

Psicólogos, consejeros, ayuda médica, mis padres trataron de curar mi “Problema” ya que eso era muy feo y pues, como en ese tiempo me dijo mi padre: “¡Él heredero de nuestra compañía no puede ser un homosexual! ¿Cómo quedaría el nombre de nosotros? Estaríamos manchados de por vida ¡No lo acepto!” eso me dolió mucho, pero al poco tiempo de morir mi papá al verse enfermo, él fue el que más me apoyo de todos, él me acepto aunque solo lo hizo por su enfermedad, por lo menos él me abrazó y me dio un fuerte abrazo.

Mi madre al yo cumplir los 20 años y como vio que yo no iba a cambiar (tampoco tenía porque hacerlo) decidió enviarme a Boston, donde más que arreglar mi vida me hizo un gran favor. Conocí a mucha gente de la comunidad, gente hermosa que me apoyó mucho al poco tiempo que estuve estudiando ahí antes de irme a el estado de California, más precisamente a los Ángeles, donde vivir ahí fue lo mejor que me pudo pasar en la vida, donde mire cosas increíbles, donde experimente diferentes tipos de sensaciones, donde mira a Andrew por primera vez.

Sus ojos azules, solo me miraron por un breve instante para después desaparecer… dejándome sumergido en un profundo mar azul de sentimientos y nuevas emociones. Sentí como si estuviera en un drama y eso fue algo gracioso, ya que a mis 26 años de edad en ese momento, vivir por primera vez el amor de verdad me hizo convertirme en un completo estúpido.

Tal vez... No sea tan malo estar contigo.¡Lee esta historia GRATIS!