Primera base: Historia.

190 45 5


Diez años después.

Distrito S2.

12 horas, territorio militar.

04062088

—Y esta tierra, liderada por los ángeles, será bendecida con su canto y el toque de las trompetas. Demos gracias por su eterna protección y que sus predecesores nos cuiden de los caídos que guiados por el pecado y la avaricia atenta contra las almas inocentes, cometiendo atroces crímenes que Dios, nuestro salvador, castigara con las espadas de justicia. Oremos, pues, hermanos míos y demos gracias a estas tierras benditas. Que el arcángel Miguel, así como sus predecesores, cuiden de este lugar sagrado. Porque fue él quien con su espada, nombrado príncipe, derroto a Satanás en la guerra santa.

—Oramos ante Miguel.

—Amen, hermanos míos.

—Amen.

»Arcángel Miguel«

—Es una herida bastante fea. ¿A quién intentaste defender?

—Caí de un edificio cuando una de esas criaturas ataco a mi escuadrón.

Hanji suturo la herida con cuidado, corto el hilo con unas pequeñas tijeras y después miro el trabajo realizado, quizás necesitaría acudir a algo más que a una simple suturación de ese tipo. La herida aún estaba algo sangrante y palpitante.

—Usaré el láser para sellar la herida, si sigue molestando o sangrando debes venir cuanto antes. ¿Entiendes, Levi?

El hombre sobre la camilla asintió con un suspiro, la herida dolía, se tocó el torso vendado e hizo una mueca, se había roto una costilla la semana pasada y no la había dejado sanar correctamente porque aun tenia servicio así que había tenido que acudir de inmediato a atender su deber luego del anuncio de que una de las criaturas de los caídos había amenazado uno de los distritos sobresalientes.

—Debiste avisarle a Erwin de tus costillas, él hubiera entendido y enviado a Mike en tu lugar. Si te lastimas, la regeneración no podría ayudarte en esta ocasión. Ni Azrael se apiadará de ti.

Levi bufo.

—Mi ubicación y la de Mike era diferente, además de que fue un llamado de emergencia.

La mujer se colocó una máscara obscura de protección ante la cercanía del láser y encendió el aparato morado en su mano y suspiro, Levi miro la cosa con algo de nervios, en realidad usar los laser en heridas era por últimas opciones.

—Por cierto... ¿Regresaras al servicio? —pregunto él mientras cerraba los ojos mientras Hanji laceraba la herida.

—No, al menos no por el momento. Debo admitir que me encantaría estirar las piernas fuera de la consulta, pero... tengo cosas importantes que hacer en este sitio. —Hanji alzo la máscara de sus ojos para mirar la herida. —Mejor.

—¿Sigues con la investigación? —Levi se acomodó en la camilla.

—Sí, no puedo creer que luego de diez años hayan cancelado la investigación sobre la Depuración. Solo porque ya no hay pruebas que contraríen que fueron los Delta quienes lideraron esa catástrofe. Es una reverenda estupidez. ¿Tú les crees? Yo no, no solo fue una raza, culpar a los Deltas de eso me parece desobligado, estoy segura de que pudo haber Alfas, Betas o incluso Gammas metidos en esto.

—Culpar a los Alfas de eso puede causarte problemas.

—Lo sé. Más por ser una Alfa. Ir en contra de mi casta es casi un pecado. —Hanji dejo el aparato sobre una canastilla y suspiro. —Los pocos Omegas sobrevivientes no pueden hablar sobre lo que paso, si acaso hay uno o dos registros de algunos que pudieron hacerlo. Les ocurrieron cosas terribles, realmente horribles. Nadie debe ser tratado de esa manera. Experimentaron con ellos, los torturaron, los hicieron sufrir hasta morir. Los cuerpos encontrados en las cloacas tenían graves heridas y marcas de torturas, algunas ni siquiera sé cómo es que pudieron ser hechas.

Mi nombre no es un problema.Read this story for FREE!