Capítulo 8 / Inquietud de Hermana

18 0 0
                                                  

Antes de comenzar


NOTA 1: Antes que nada, quiero pedir una disculpa por no haber publicado esta historia en la fecha programada para ello. Esto fue debido a que tuve un problema personal de causa mayor y ello impidió que pudiera utilizar la computadora la mayor parte del tiempo para darle avance a esta historia. Pero, dado que ya pude resolver mi problema, prometo ponerme al día y publicar los capítulo en las fechas prometidas. Sin más por el momento, presento el esperado capítulo 8, el cual estoy seguro le gustará. Y a partir del 16 de noviembre no te pierdas el capítulo 9, el cual marcará la siguiente pauta en el avance de esta novela.

NOTA 2: Antes de comenzar a leer este capítulo, he de advertir que, a partir de aquí, y en capítulos posteriores, algunas partes podrían afectar la sensibilidad y criterios de algunas personas. Por lo que recomiendo discreción y abstención de posibles comentarios negativos al respecto.

NOTA 3: No te olvides dejar tus comentarios, sugerencias y correcciones respecto al contenido de la novela. Esto, además de motivarme a seguir publicando más capítulos y más historias, me ayuda también a mejorar como escritor y así hacer de mis historias cada vez más mejores e interesantes.

NOTA 4: No te olvides visitar mi sitio web www.harmonycreativa.tk, sitio donde publico, antes que en ningún otro lugar, mis publicaciones más recientes. También puedes visitar mi perfil y checar mis últimas novedades hasta ahora publicadas en Wattpad.

NOTA 5: Sin más preámbulos, comencemos con el capítulo 8.



Capítulo 8 / Inquietud de hermana

Al día siguiente

Ania de la Rosa se encontraba despierta, aunque eso sí, no podía moverse mucho, en parte al hecho de que no debía hacer muchos esfuerzos, y, por otra parte, a que, de hacerlo continuadamente, podría experimentar desde mareos ligeros e incluso sofocos. De momento, no se sentía mal. Eso ya marcaba algo bueno.

Se tomó toda la mañana en conocer a su nueva familia, con la que tendrá que convivir por el resto de su vida, a partir de aquel instante. A su nueva madre, su nuevo padre, y a su hermana menor Clarissa.

No obstante, la que más llamó su atención fue su hermana menor. Por lo que comenzó por saber algunas cosas de ella. Y en todo el rato que estuvo con ella, comenzó a experimentar un tremendo cariño y afecto hacia la misma. Fue tanto así, que se encariñó muy rápido con Clarissa y prefirió estar con ella todo lo que restó del día.

Era como si se hubiese cumplido un anhelo de ella cuando era todavía Alfonso en su vida pasada. Muy en el fondo deseaba tener una hermana menor a la cual guiar y regañar a dientes, aunque sea de vez en cuando. Y vaya que se le hizo, aunque no precisamente como lo hubiera querido.

Ya en la noche, cenaron juntas en el cuarto de Ania y después se pusieron a ver televisión allí mismo y hablar de todo un poco, abarcando temas muy propios de adolescentes.

Y precisamente es allí donde Clarissa aprovechó para exponerle a su hermana de todo un poco sobre ella, incluso de sus peores inquietudes. Incluso le expuso algo que a ella le incomodaba desde hace un tiempo.

— Me la pasé mucho mejor contigo hoy que en otros días— decía Clarissa—. Porque otras veces, no es por nada, pero me ha dado la impresión de que...

— ¿De qué, hermanita? —preguntaba Ania, curiosa por saber lo que su hermana le iba a decir.

— De que... como decirlo...

La pasión de Ania (Versión Corta)Donde viven las historias. Descúbrelo ahora